Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Y nadie nos quitara lo pirateado (14)

Articulo

abril 19th, 2010piratería, UncategorizedMildemonios 26 Comments

cards

A continuación les reproduzco un email que mandé a los participantes de un conversatorio que hubo sobre derechos de propiedad intelectual.  Luego del evento uno de los que atendieron que no pudo hablar por temas de tiempo, mandó un correo electrónico a todos los que habían ido.  A ése respondió otro causa y a eso respondí yo con el siguiente texto.  Se los reproduzco porque toca varios de los puntos que típicamente menciono aquí cuando entro al tema de la piratería.

Amigos.

Yo también opino que ocasiones como las de anoche son en extremo útiles. Y de hecho he tomado nota de mucha información útil que se presentó.  Agradezco a los organizadores por haberme invitado.

En los años que llevo discutiendo éste y temas relacionados hay una serie de ideas que se repiten y que me preocupa que no se reten.  Por ejemplo, el que la lógica de la protección a la Propiedad Intelectual haya nacido en siglos pasados no es argumento por sí solo para eliminarlos.  En ese caso también deberíamos abolir el dinero y otros conceptos aún más antiguos.  Lo que tenemos que pensar es que si a ciertos grupos les incomoda la maquinaria que existe detrás de la protección a la Propiedad Intelectual, qué otra alternativa tenemos y si los costos de pasar a ese sistema no superan a los beneficios que le traería a la sociedad. Pero por sí sola, el hecho de que el copyright haya cumplido 300 años a mí por lo menos no me dice nada con respecto a una urgencia por cambiarlo.  Por ejemplo, -dado que ayer se le salió lo marxista a alguien- la primera vez que oficialmente se reconoció legalmente el derecho a la unión, que a su vez dió origen a los sindicatos, fue hace dos siglos. ¿Quiere eso decir que próximamente van a proponer abolir el derecho al sindicato también?

Otra idea retable.  Es cierto que ahora el costo de la copia tiende a cero (no es cero!).  Pero eso no es justificación para que el contenido valga cero, porque la generación misma del contenido tiene un costo.  Alguien ha invertido tiempo y/o dinero por la producción que se está copiando y eso tiene que ser compensado de alguna manera.  No digo que el disco de música siga valiendo los 20 dólares que vale hoy en día.  Pero esa discusión de bajar el precio es un debate que tenemos que llevar a las empresas que las ofrecen a tanta plata y convencerlos de que es buen negocio reducir los precios, como efectivamente ya está pasando en otros países.  Pero eso tiene que ser resultado de una especie de negociación que tengamos como consumidores con esas empresas.  Pero de que la generación del contenido tiene un costo, lo que a su vez hace que la copia tenga un precio que se tenga que pagar, económicamente es indiscutible.

En ese sentido, cómo se recupera esa inversión es un tema relevante.  Hay muchos ejemplos y en cada evento en el que habla alguien de organizaciones como No Soy Delincuente se repasan por lo menos diez nuevos.  Creo que a nivel mundial hay muchísimas propuestas.  Que Prince hizo esto, que Starbucks hace lo otro, etc, etc.  Propuestas hay.  Hay que ver la forma de que todas ellas se puedan aplicar simultáneamente sin que una perjudique a la otra.  Lo que sí está mal por encima de toda justificación es que a un creador se le imponga uno de estos modelos.  Eso debería ser un principio básico de la discusión que me parece que para algunos no queda claro.  Si un artista desea trabajar gratis, es su decisión y se debe respetar.  Pero es su decisión.  Por más visión idealista y bohemia que podamos tener, no es el total de los artistas y creadores.  Y a los que desean cobrar por su trabajo no se les puede imponer un modelo en el que no, lo siento, no podrás cobrar, como aparentemente algunos proponen.  Eso está mal y va contra los principios básicos de libertad de una economía de libre mercado, como es en la que vivimos.

En ese sentido, luego de la explicación de Martín de anoche me queda claro que las restricciones que existen a ofrecer el material gratuitamente no lo son en realidad, haría falta un proceso de difusión para que los involucrados entiendan cómo el sistema puede funcionar a su favor.  Pero al mismo tiempo recoger las preocupaciones de ese segmento de la población para perfeccionar la legislación.  Y quizás irla simplificando.  Si en el mundo hay, por ejemplo, una tendencia a reconocer que el sistema tributario más simple y transparente es mejor, quizás eso se traslade a una tendencia por proponer sistemas de protección de Propiedad Intelectual también más simple y flexible.

Como dije anoche, considero que por supuesto hay protección excesiva.  Por supuesto que hay un aspecto de rent-seeking (de ambos lados).  Y por supuesto que hace falta mayor diálogo.  Pero en ese proceso, hay que respetar principios básicos.  Tenemos que definir qué tanto estamos dispuestos a sacrificar por el supuesto ideal de tener 100% de acceso a todas las películas que se quieran a costo cero, lo cual, como lo conversamos anoche, es una ilusión que no necesariamente es cierta, a pesar de que es una creencia generalizada.  Al final el aporte a la creatividad de esta actividad es cuestionable, en el sentido de que lo que se ofrece es bastante homogéneo y decidido bajo procesos que no quedan claros.

Debo comentar además que no me gusta mucho el que una industria subvencione a otra.  Eso en economía se llama subsidio cruzado y genera una serie de potenciales problemas que no creo que debamos asumir.  El que el mercado de reproductores de DVD o de quemadores de discos tenga que asumir los costos que genera otro mercado que lucra accediendo a beneficios que no le corresponde me parece que es una situación ineficiente.  Sobre todo en un mundo digital en el que nos vanagloriamos de que los adelantos tecnológicos han llegado a tal punto, en el que puedo ver una película en DVD de varias formas sin nunca tocar un reproductor de DVD como se entendía hace diez años.

Con respecto a la necesidad de incluir la lucha contra la piratería en la ley de cine, hay un tema de economía pública.  Con las cosas como están, el que se siga incrementando el fondo de Conacine da trabajo momentáneo a muchas personas vinculadas a la industria del cine, pero finalmente es dinero que beneficia nuevamente a los que están en la microcomercialización de películas informales.  Algo se tiene que hacer, porque con las cifras que se mostraron anoche queda claro que un mecanismo como Conacine, que se supone debería orientarse a generar una industria, se convierte en apenas un medio de asistencialismo.  Porque las rentas finales se las lleva una industria informal compuesta de muchos agentes informales, cada uno de los cuales percibe un beneficio marginal.  Que se trate de muchos pequeños comercializadores o de un par de grandes comerciantes ilegales termina siendo lo mismo para este aspecto del análisis.  El punto es que la renta no la percibe el que debería.  Y que al final con dinero público -que se podría usar para programas sociales o para pagar mejor a los docentes- se está enviando dinero indirectamente a comerciantes informales.

Creo que se me pasó la mano con este correo.  Creo que lo colgaré en mi blog, porque trato temas que ahí siempre toco.

Saludos,

Hans

Y eso.  Quizás suene a disco rayado, pero en dicho conversatorio me rompieron el cerebro con intervenciones muy buenas.

'26 Responses to “Y nadie nos quitara lo pirateado (14)”'
  1. ufff. y he allí por qué el meollo de la discusión no es esencialmente moral.

    voy a copiar/pegar lo mejor (para mi) de lo que se ha dicho en estas últimas contribuciones:

    1. “El problema Roberto es que no puedes hacer ahora una loa al cinismo cuando todo tu post relativo al caso Burneo es una defensa de la ética y los valores que sustentan el derecho de autor”

    2. “se termina actuando como Creso, el Rey de Lidia”

    3. “A mí también me preocupa la doble moral con la que se aborda este tema.”

    Eso, argumentativamente no se sostiene. En serio.

    1) ¿Loa al cinismo? ¿Mi post sobre el caso Burneo es una defensa de la ética? No. Es el señalar una práctica de apropiación de una obra quitándole totalmente la autoría. Si el caso fuera análogo, sería como distribuir PDFs de La ciudad y los perros, borrando algunas páginas y poniendo mi nombre en vez de Mario Vargas Llosa.

    Eso es muy distinto al tema de la distribución de material digital. Si quieren cerrar los ojos, ok. Pero está allí todo. Y finalmente depende de cada uno, de los consumidores, si va a descargar o no.

    Ahora, ¿esto es bueno o malo? ¿Cómo su ubica en esas coordenadas? Imposible saberlo.

    No, un momento.

    No, sí, lo pensé de nuevo. Es im-po-si-ble resolver esta discusión.

    A mi me parece perfecto que otros hagan una defensa de la actual legislación de derechos de autor hasta que todo esto cambie. Mi posición es que esto se ubica más bien en una batalla o lucha de intereses en la que un grupo ganará y otro perderá. O fácil se llegará a algún tipo de consenso. Pero esto no será porque nos demos golpes de pecho. No. Será producto de tensiones, avances y retrocesos de los actores.

    Pero, nuevamente, como esta discusión va por el lado ético, nos perdemos la riqueza de discutir estos temas desde los hechos mismos.

    2 y 3. En la argumentación, en general, no existe tal cosa como “la doble moral”. Si con eso amigo Hans te refieres a que uno tiene una postura de “bueno/malo” para algo y otra para otro tema, en realidad es porque hay una sola moral, algo más compleja, pero una sola en realidad.

    Nuevamente, el debate ético lleva necesariamente a un punto muerto. Este debate es la prueba 🙂

    Solo falta que alguien haga una referencia a Hitler

    Oh, wait…

    • Mildemonios dice:

      Sludge: Totalmente de acuerdo. Ese canon digital no tiene sentido. Y celebro que por fin estemos comenzando a hablar del aspecto ético del asunto. Algo es algo.

      Panina: De acuerdo. A mí también me preocupa la doble moral con la que se aborda este tema.

      Roberto: A ver, primero, me parece algo cuestionable que para armar tu argumento te bases en dos declaraciones de una persona y una tercera declaración de otra persona, cuando las posiciones de los autores de estos comentarios claramente no están de acuerdo aún. El resultado… Obviamente te saldrá una contradicción. Estuve tentado a no aceptar tu comentario, pero al final supuse que había sido un error involuntario. A ver si tienes más cuidado con eso en el futuro.

  2. Panina dice:

    Yo voy a dejar mi participación aquí Hans y dejar la última réplica a otros, porque poco puedo añadir ya sin repetirme. En general, al defender la piratería en internet se termina actuando como Creso, el Rey de Lidia. Este Rey consultó al Oráculo ya que dudaba si debía o no atacar a Persia y al hacerlo el Oráculo le respondió: “Si Creso ataca Persia un gran imperio será destruido”. Confiado con la predicción, Creso ataca Persia, pierde la batalla y en efecto, “un gran imperio es destruido”, pero fue el suyo propio.

    De que la legislación sobre derechos de autor debe modificarse a causa del internet, poca duda cabe, pero esta predicción no resultará en lo que entiende Creso sino en todo lo opuesto. Ya ha sucedido antes con otros avances tecnológicos, nadie (ni siquiera Roberto al hablar de Burneo) se atreve a desconocer la necesidad de respetar la relación entre el autor y su obra, y hasta ahora el Acta, leyes en Francia, Alemania, Inglaterra y España, y la propia modificación de nuestro 822° cortesía del TLC, apuntan todas a fortalecer y no a debilitar esta relación autor/obra en el medio virtual.

    Es muy cómodo presentar estas modificaciones como un triunfo de los lobbys para luego victimizarse, pero lo cierto es que estos cambios se vienen dando sencillamente porque los lobbys defienden la relación autor-obra (por motivos egoístas claro, pero eso no interesa) y de la contraparte nadie la ataca ni presenta fundamentos válidos para hacerlo.

  3. Panina dice:

    El problema Roberto es que no puedes hacer ahora una loa al cinismo cuando todo tu post relativo al caso Burneo es una defensa de la ética y los valores que sustentan el derecho de autor. En primer término reconoces que existe una relación entre este autor y su obra, también que ésta es una relación válida y defendible, que corresponde a Burneo y no al Canal 2 disponer libremente de su obra y al final preguntas qué tipo de sanción cabe contra este tercero, que desconoció tal relación. Ya todo está ahí sin que nadie te obligue a ponerlo por escrito.

    Si como señalas en tus respuestas aquí, los valores sobre los que has construido la defensa de Burneo y los derechos que le has reconocido, no son pertinentes o están subordinados a la fuerza de los hechos, y como será inevitable que los Canales sigan borrando sus marcas de agua y se beneficien de su trabajo, entonces debiste recomendarle a Burneo que se “adapte” o se las “arregle” con esta nueva realidad, en vez de pedir o preguntar por sanciones contra el infractor. Debiste exigir incluso que se cambien las leyes para evitar cualquier sanción posible contra el Canal 2 ya que lo sucedido es sólo parte de los “cambios en las relaciones de producción y distribución de contenidos” donde “lo legal ha quedado rezagado”.

    Ya lo señaló Hans en la entrada 15 de este tema, Burneo tiene la libertad de disponer de su obra, ya sea obsequiándola por nada, permitiendo su uso contra la obligación de mencionarlo (que además de reconocer autoría tiene en sí misma un valor económico como canje promocional) o directamente cobrando por ella. Es su decisión no la nuestra.

    Aquello de que el autor tiene la libertad de disponer de su obra pero sólo de la manera que a mí me conviene como internauta o consumidor (usando una licencia CC por ejemplo), es una pachotada, una libertad de mierda vamos. Si Burneo puede lo más (obsequiar sus obras) puede lo menos (venderla para crearse ingresos y hacerse de un medio de vida). Es más, a nadie le parecería malo que Burneo viva mejor que hoy de su trabajo espero, ¿o si a su productora le empieza a ir muy bien y ponen sus dvds en Phantom a 30 soles se habrá pasado al “lado oscuro” de la red?

  4. @sludgeman dice:

    Mi discusion no iba por el lado de “los artistas no deben cobrar por sus obras”, sino por el lado de “el dinero no es la motivacion de la creacion artistica”, que es el argumento para la proteccion de los derechos de autor (pues la propiedad “fisica” como figura juridica tiene muuucho mas tiempo que la propiedad intelectual e incluso se deberia recordar que mas que propiedad, los sistemas anglosajones lo protegen como “derecho de copia”).

    A lo que iba, es cierto, nadie me lleva a punta de pistola a la tienda a comprar discos. Lo que me preocupa es que el Estado proteja a artistas que no escucho, con los impuestos que si pago. De ahi que considero que los costos de proteccion de la obra deberian ser trasladados en el precio de la obra misma. Quienes escuchan Metallica, pagan por la proteccion de la obra de Metallica, quienes escuchan Air Supply (independiente de las razones por las que alguien lo haria XD) pagan por esta proteccion.
    Demas esta decir que la figura del canon digital me parece abominable. Que gente que ni siquiera le interesa la musica deba pagar por la proteccion/perdidas de esta industria a traves de DVDs, discos duros, etc, me parece forzar el derecho para buscar algo que la realidad no les permite.
    Ahora, desde lo que menciona Panina, respecto al derecho vs. los valores y el punto de Roberto Bustamante sobre la discusion de valores, pues es un punto dificil. Veo por lo que responde mildemonios, que es posible debatir sobre temas eticos, basandonos en las discusiones de los filosofos a lo largo de la historia. Pero la discusion no ha sido sobre si algo es o no etico, sino, como decidir cual es la manera correcta de “medir” esa etica. Tienes a Aristoteles y “el justo medio”, tienes a Kant y sus imperativos categoricos, pero luego aparece este señor Nieszche y nos dice que Dios ha muerto (junto con los valores cristianos) y que podemos crear nuestros propios valores, entrando al actual relativismo, al cual me apego.
    De ahi que creer que la creacion o modificacion de los valores de las sociedad es discutible, pues primero tendrias que definir cuales son los valores de esta sociedad y segundo, si realmente el derecho responde a estos o al de grupos de fuerza (lease lobbies) que son capaces de convertir sus valores en derecho.
    Finalmente tendriamos luego de discutir si el que un 99% de la poblacion tenga un valor x, significa que puede imponer dicho valor sobre el 1% que piensa en y. El respeto de las minorias que le llaman.
    El tema es complejo, y yo no abogo por abolir los derechos de autor, pero esta claro que no es un tema de solamente tecnologias sino ademas de “valores” de personas como yo que piensan que la manera como se esta protegiendo la derechos de autor no beneficia a ninguna de las partes, que se requiere un cambio, y ese cambio pasa por un analisis del derecho de autor que permita ganar dinero a quienes quieren que su obra lo haga, regalarlo a quienes no les interesa el dinero, permitiendo pagar a quienes les interesa esa obra, y evitando que paguen los que no les interesa.
    Si en algun momento de mis comentarios, puede aparecer alguna mala actitud, molestia o cachita, es solo la manera en que escribo, personalmente este tema me interesa y me entretiene, y es interesante discutir con (y dificil de encontrar) personas que tengan fundamentos para su opinion y no realicen ataques a la persona para hacer su opinion mas valida.

  5. Ja! No es conveniencia. Es un tema simple. Lo ético es un punto muerto en sí mismo, ya que podríamos estar hablando y hablando qué es lo bueno y lo malo en este asunto. Y allí podríamos estar siglos. Mi posición es empezar desde la observación, lo objetivizable y desde allí avanzar.

    Claro, eso me parece bueno, lo correcto. He allí el aspecto moral, desde mi punto de vista. Ahora, amigo Hans, si consideras que primero hay que discutir lo bueno y lo malo y luego discutir lo práctico, discrepo. Es parte de los aspectos morales que tú mencionas.

    • Mildemonios dice:

      Panina 1: Tragos gratis en los bares? Tienes el enlace a ese documento?

      Panina 2: Pucha, gracias. Pero oye, no mezcles economistas y economistas. A esos que mencionas y que tuvieron un papel en la crisis, al contrario, habría que quitarles su título.

      Roberto 1: Estamos en un punto muerto porque convenientemente no considerar relevante discutir el aspecto moral del asunto. Te has quedado en el aspecto práctico y así, claro, obvio que hay un punto muerto.

      Roberto 2: Pucha, discrepo. Los grandes debates de la historia de la humanidad (Sócrates, Platón, etc) han sido sobre asuntos éticos. Que le tengas miedo a entrar a discutir la moralidad de este asunto específicamente ya es otra cosa. Pero bueno, estás en tu derecho de evitar esa discusión.

  6. Cerveza!!!! Este… Oh, wait!!! Ya pasó!!!

    Panina, llegamos a un punto muerto, creo. Porque ya que el tema de fondo no son las leyes, sino los cambios existentes en las relaciones de producción (y distribución y reproducción) de contenidos, entonces debería haber un consenso.

    Entonces, como lo veo, aquí se está aplicando una ley histórica bien simple: El desarrollo de los medios de producción de contenidos ha ido a una velocidad tan fuerte, y las relaciones sociales de producción de contenidos ha dado tal salto cualitativo, que las leyes (lo legal) ha quedado rezagado. Así, por mucho que se controle o se quiera controlar el acceso a material licenciado, siempre habrá una forma de romper el candado y esa forma se difundirá como un virus por todo el mundo. Mira los jailbreaks que se le hacen a los iPods y otros equipos. Al comienzo era considerado una infracción al copyright… es más, Apple lo sigue considerando así! Uno podría decir que habría que respetar al autor o dueño del copyright, pero por suerte en Estados Unidos se determinó que el Jailbreak es legal.

    Sí, ok, el amigo Hans no estará de acuerdo conmigo, pero el contrabando y la piratería han tenido una función social importante en la historia. Es parte de las contradicciones de la misma.

    Bacán teorizar internet desde el derecho, pero prefiero teorizar el derecho desde internet. Saludos.

  7. Panina dice:

    “A second reason that a decline in industry profitability might not hurt artistic production has to do with artist motivations. The remuneration of artistic talent differs from other types of labor in at least two important respects. On the one hand, artists often enjoy what they do, suggesting they might continue being creative even when the monetary incentives to do so become weaker. In addition, artists receive a significant portion of their remuneration not in monetary form – many of them enjoy fame, admiration, social status, and free beer in bars – suggesting a reduction in monetary incentives might possibly have a reduced impact on the quantity and quality of artistic production.” (Felix Oberholzer-Gee and Koleman Strumpf – “File Sharing & Copyright” Working Paper 09-132 Harvard Business School pags. 5 y 6).

    Bueno me equivoqué, ni siquiera eran tragos gratis sino sólo cerveza gratis los pobres. Como para pensarlo dos veces antes ponerse a ahorrar y mandar al hijo a estudiar a Harvard. Sin embargo este es uno de los trabajos más celebrados y circulados en la red para sustentar la tesis de que la piratería no daña la producción artística (aunque la verdadera conclusión que se lee al final es que no pueden saberlo).

    Les pasé un mail en su momento preguntándoles por qué no era aplicable esta misma filosofía a los economistas, muchos de ellos verdaderas estrellas mediáticas y gurús reconocidos, cuyo principal rol en la crisis económica mundial había sido el de hacer quedar bien a los metereólogos con la exactitud de sus predicciones, pero creo que se ofendieron. Este es el link.

    http://www.hbs.edu/research/pdf/09-132.pdf

  8. Panina dice:

    Roberto. Dentro de la evolución tecnológica a la que me refería y la forma en que paralelamente evoluciona el derecho frente a ella, se suceden multitud de cambios enormes, importantísimos, sin dejar de privilegiar la relación jurídica entre un autor y su obra. Se han creado por ejemplo métodos de reproducción mecánica, desde el rollo de pianola hasta el fonógrafo o el cd, y su uso se normó para beneficio del autor. Se crearon la radio y televisión, medios de comunicación pública de las obras de tremenda importancia en el Siglo XX y qué hicieron las leyes con ellos: normar su uso salvaguardando los derechos de autor. Se inventaron aparatos para la grabación doméstica de obras y nuevamente qué hicieron las leyes: limitar su uso a para no perjudicar el derecho patrimonial del autor a través de la copia privada.

    El fonógrafo, la radio, las grabaciones domésticas, son todas innovaciones inmensas Roberto, cambios que quizás en su momento, tú mismo hubieses descrito como cualitativos o paradigmáticos, pero en todos estos casos se terminó legislando siempre empoderando al autor sobre su obra.

    Luego aparece internet y de golpe muchos pretenden que el autor ya no disfrute de derechos sobre sus obras, que se adapte, que se las arregle como pueda o que trabaje por amor al arte como sugiere Sludgeman* (para no mencionar a quienes simplemente los insultan: parásitos, ociosos, ambiciosos, totalitarios, etc.)

    Por suerte ya se teoriza sobre esta adaptación y las posibilidades del internet en algunos sites serios sin caer en propaganda y polarización, y sin salirse del principio de respetar los intereses del autor. Se distingue por ejemplo una piratería “creativa”, donde se crean nuevas obras con materia prima de otras anteriores, de una piratería “de consumo” que no produce ni resulta en nada nuevo o valioso sino que alienta y permite el consumo de obras terminadas evitando el pago de los derechos autorales.

    La primera ha sido siempre asimilada a un fair use claro pero, ¿qué hacer luego con su distribución por internet?. La segunda en cambio ha sido siempre considerada un delito. Pueden entonces merecer ambos usos de la tecnología el mismo tratamiento legal, prohibiéndolos absolutamente o permitiéndolos absolutamente, cuando en la era analógica esto no era así.

    *Ojo que él lo dice en serio y esto no es raro. He leido hasta papers de la Universidad de Harvard donde se planteaba literalmente, que el autor era compensado “recibiendo tragos gratis en los bares”.

  9. roberto dice:

    amigo @hans, a mi tampoco me cuadra. ¿entonces?

    • Mildemonios dice:

      Sludgeman: Ah, sí? Y quién te lleva a punta de pistola a la tienda de discos a comprar el disco a 10x? No eres tú el que decides adquirirlo? Lo que tú dices tiene sentido si es que alguien te obligase a adquirir ese disco, esa pelicula o ese libro. Pero ése no es el caso. Tú accedes a él porque quieres. No es un bien de primera necesidad, aunque nos duela. Insisto: Opino que el sistema legal actual está caduco con respecto a este asunto… Pero esto que me dices no es justificación bajo ninguna circunstancia. Por otro lado, requete insisto: Eso de que el arte es una expresión lo decide el que se está expresando, no tú. Tú no eres quién para decidir las motivaciones de MVLL o de Metallica.

      Panina: Azu, Panina. Te disparaste. Pero está bien. Comparto varias de tus opiniones con respecto a este tema.

      Roberto 1: Que la ley tiene que cambiar ya está definido. Ahora el punto es si esto es justificación suficiente para el todo vale de salir a piratear abiertamente o promocionarlo. Eso es lo que a mí no me cuadra.

      Roberto 2: Obvio: Discutimos cómo es que queremos que sea esa nueva legislación. Yo digo que debe recompensar a los artistas y creadores por su trabajo, porque si no, no hay incentivo a dedicarse a eso.

  10. Panina dice:

    @Sludgeman. Te repites en cuanto a que la dificultad o alto costo de proteger un derecho baste para declararlo caduco.

    Es un mundo bizarro el de internet donde quienes buscan hacer respetar sus derechos son siempre presentados como incapaces de adaptarse o abusadores y quienes usurpan y desconocen los derechos ajenos se auto-proclaman víctimas de la codicia. Por suerte el mundo no funciona así y para eso existen leyes que nos permiten distinguir la realidad de los modelos de fantasía.

    En la realidad, ni Vargas llosa firmó con Alfaguara, ni Metallica con Warner Music con una pistola en la cabeza sino con un cheque en la mano. Si no te gustó su decisión porque debieron trabajar por “amor al arte”, lo consecuente sería empezar por casa y dejar de cobrar la próxima quincena.

    • Mildemonios dice:

      Sludgeman: Ah, sí? Y quién te lleva a punta de pistola a la tienda de discos a comprar el disco a 10x? No eres tú el que decides adquirirlo? Lo que tú dices tiene sentido si es que alguien te obligase a adquirir ese disco, esa pelicula o ese libro. Pero ése no es el caso. Tú accedes a él porque quieres. No es un bien de primera necesidad, aunque nos duela. Insisto: Opino que el sistema legal actual está caduco con respecto a este asunto… Pero esto que me dices no es justificación bajo ninguna circunstancia. Por otro lado, requete insisto: Eso de que el arte es una expresión lo decide el que se está expresando, no tú. Tú no eres quién para decidir las motivaciones de MVLL o de Metallica.

      Panina: Azu, Panina. Te disparaste. Pero está bien. Comparto varias de tus opiniones con respecto a este tema.

      • Mildemonios dice:

        ((Otra vez tengo que copiar y pegar un comentario del amigo Morsa, porque no sé qué problema técnico tiene que le impide colgarlo él mismo))

        roberto bustamante
        http://elmorsa.pe

        Panina: Voy a coger algunas citas tuyas que considero pueden ser discutidas o ampliadas

        1. “Hablar de propiedad es pues siempre hablar de un derecho, de una relación jurídica, y no de objetos y bienes materiales como suele confundirse. Hablar de propiedad intelectual es a su vez hablar de otro concepto jurídico, el derecho de autor entre otros, que establece una relación entre un hombre y la obra que ha creado, respetada por los demás.”

        2. “Para los derechos de autor esta evolución tecnológica ya se viene dando en los últimos cien o más años sin que se afecte en nada la esencia del mismo que es empoderar al autor sobre su obra y no son ninguna novedad ni cambio de paradigma. Del disco de carbón al acetato al disco óptico o a los bits por fibra óptica, nada lleva a concluir que el autor haya perdido en algún momento el derecho de disponer libremente de sus obras.”

        “(En el ejemplo que pones de paso, estás haciendo una sola copia privada, si para ello es necesario otras grabaciones previas esto no altera lo fundamental. Pero inclusive así creo que debes poder hacer todas las copias privadas que necesites -si la primera se daña- mientras no abuses de tu derecho y se conserve el criterio de uso personal o beneficio privado).”

        Creo yo que aquí hay varios problemas conceptuales. Quizá se deba a lo interdisciplinario del debate, qué sé yo.

        En efecto, la propiedad es una expresión jurídica de una serie de relacione. Por ejemplo, cuando yo soy propietario de una parcela, es que yo tengo una relación con la misma. Son las relaciones las que determinan en última instancia las formas de propiedad y no viceversa.

        El problema está, y creo que ese es el tema, en el tipo de cambios en las relaciones. El problema, como bien señalas no es la legislación en sí misma (y creo que estamos de acuerdo, esta es perfectible). El asunto es saber qué ha cambiado y qué está cambiando.

        2. Y he allí que entramos en una discrepancia, que creo es el tema de fondo. Tú hablas de una evolución gradual en los procesos de producción de contenidos (“del acetato a la fibra óptica”) y no ves mayor cambio cualitativo. Yo sí creo que hay un cambio cualitativo en muchas esferas de la cultura y la sociedad donde las nuevas tecnologías ocupan un lugar primordial. No estamos frente al mismo fenómeno del acetato cuando se hace copy and paste. Estamos hablando de algo que es difícil de nombrar o señalar. Creo que allí está el trabajo y la discusión, revisar, investigar lo que ha cambiado, y a partir de allí recién repensar la propiedad.

        3. No. Pregunta si quieres a APDAYC. Pregunta a INDECOPI (yo lo he hecho). Ese es justamente el punto. Allí estás haciendo dos copias privadas, porque (he allí la confusión) no estamos hablando de acetatos. Estamos hablando de algo tan simple como hacer un drag and drop. Copiar un mp3 de una pc a un iPod. Yo también diría que lo justo es que tenga tantas copias de resguardo como pueda (en mi laptop, en mi pc de escritorio, en mis USB y DVD’s de backup, en mi disco duro externo, en mi iPod, en mi DropBox). El asunto es que como seguimos pensando en acetatos, como la ley está pensada para los acetatos, yo al hacer todo eso, estoy cometiendo una infracción.

        Saludos.

  11. Panina dice:

    Hola Roberto, en mi respuesta a Sludgeman (si tienen la paciencia de leerla) le hago notar que hay precisamente límites a lo que podamos llamar “adaptación legislativa” a las nuevas tecnologías pues las legislaciones no cambian por la sola evolución tecnológica sino en lo fundamental por un cambio de valores y un nuevo pacto social.

    Tenemos por ejemplo un pacto social que me dice que no debo espiarte en tu habitación. Si mañana aparece una aplicación que me permite controlar remotamente tu webcam y dicha aplicación, como es de esperarse, se vuelve inmensamente popular, esta innovación y esta popularidad no me van a facultar por sí solas para espiarte y declarar caduco tu derecho a la privacidad. Tu ejemplo de la teletransportación vs. la transportación física también sirve de ejemplo para entender estos límites. ¿Cuál es la razón de ser de los códigos de tránsito sino la de proteger el derecho a la vida de los demás y reducir posibles accidentes? Es entonces fácilmente previsible que una futura legislación sobre teletransportación irá en el mismo sentido. Se prohibirá por ejemplo teletransportarse de manera que impida a otros hacerlo o aparecer súbitamente frente a un tercero ocasionándole una lesión o perjuicio accidental. Lo que no podría suceder es que quienes usen el nuevo medio tengan derechos absolutos del tipo “yo hago lo que me da la gana” por sobre todos los demás, o que puedan utilizar su gadget sin importar las consecuencias ni asumir ninguna responsabilidad.

    Para los derechos de autor esta evolución tecnológica ya se viene dando en los últimos cien o más años sin que se afecte en nada la esencia del mismo que es empoderar al autor sobre su obra y no son ninguna novedad ni cambio de paradigma. Del disco de carbón al acetato al disco óptico o a los bits por fibra óptica, nada lleva a concluir que el autor haya perdido en algún momento el derecho de disponer libremente de sus obras. Más claro aún, para cada nuevo medio creado (la radio, la televisión, el casete, la videocasetera) fueron las nuevas normas las que adaptaron el uso de la tecnología al respeto al derecho de autor y no al revés.

    Una de estas normas es el ejemplo que pones del derecho a la copia privada. Cuando surgieron los primeros grabadores y se creó el derecho a la copia privada por ejemplo, ¿por qué crees que no se autorizó a cualquier particular a hacer miles o millones de copias de un disco y regalarlos en la calle a otros tantos miles o millones de personas, sino que se limitó su utilización al uso o beneficio personal? Fue precisamente para cautelar los derechos patrimoniales de los autores y no someterlos a la competencia desleal de una publicación clandestina de su obra que, obtenida gratuitamente o más barata, haga innecesaria la compra de la obra editada con la autorización del autor. Fue la grabación casera la que se restringió en salvaguarda del derecho de autor y no el autor quien vio desaparecer sus derechos ante la aparición de la nueva de la tecnología. (En el ejemplo que pones de paso, estás haciendo una sola copia privada, si para ello es necesario otras grabaciones previas esto no altera lo fundamental. Pero inclusive así creo que debes poder hacer todas las copias privadas que necesites -si la primera se daña- mientras no abuses de tu derecho y se conserve el criterio de uso personal o beneficio privado).

    Habrá algún tipo de evolución a causa del internet sin duda, pero no en el sentido radical que muchos esperan sino manteniendo el norte de respeto a los derechos autorales. Los mash-ups, por ejemplo, forman parte de un uso legítimo de las obras siempre y cuando no suplanten o se confundan con el original en la mente del público. El derecho de cita, otro ejemplo, debe salir del ámbito académico o educativo al que está restringido, para poder adecuarse al bloggerismo y las webs de opinión en general. Y así otros más.

  12. Panina dice:

    Si se me ha seguido hasta acá el embrollo tecnológico de la internet o de cualquier otro invento futuro se entenderá fácilmente.

    El hecho de que una tecnología o la comisión masiva de un delito afecte el pleno respeto de un derecho, cualquier derecho, no lo hace caduco ni mucho menos. Día a día vemos como burriers son atrapados en los aeropuertos en un intento de impedir el narcotráfico, pese al “alto costo” (como diría Sludgeman) o “inutilidad” de tal medida; en Ciudad Juárez, en México, el sicariato alcanza niveles altísimos, pero a nadie se le ocurre reformar el código penal para que el delito de asesinato no sea castigado ante esta nueva realidad; en la propia internet, cualquier persona puede acceder a pornografía infantil sin que nadie proclame su derecho a utilizar niños como objetos sexuales, basado en la impunidad que de hecho le brinda la nueva tecnología. La legislación no se ve alterada pues por la tecnología ni por el comportamiento humano sino por un cambio de valores, y tendríamos que cambiar radicalmente nuestros conceptos de salud pública, derecho a la vida y derecho a la libertad sexual de los menores, para legitimar las inconductas en estos tres ejemplos. No basta con que cualquiera pueda hacerlo.

    En el caso del derecho de autor para cambiarlo y lograr una legitimación de las descargas ilegales, se requiere cambiar radicalmente el reconocimiento a la relación existente entre un autor y su obra y la libertad que ostenta su creador para disponer de ella.

    Este es el verdadero núcleo duro del derecho autoral y sólo un nuevo pacto social que establezca que el autor ya no es libre disponer de su creación puede afectarlo.

  13. Panina dice:

    “¿Es la propiedad intelectual realmente una propiedad?” (@Sludgeman)

    Este es uno de los temas más frecuentes en el debate sobre piratería pues apunta al objetivo de hacer creer que sólo la propiedad física es susceptible o digna de protección. Se aduce que el robo sí produce una merma en el patrimonio de la víctima mientras que la piratería no, que una es un bien rival y la otra es no rival, etc.

    Lo que sucede aquí es que estamos ante un falso dilema. No existe tal dicotomía “propiedad física vs. propiedad intelectual” que haga a la primera rescatable y a la segunda no. En realidad estamos hablando en los dos casos de entelequias, de creaciones jurídicas, el derecho de propiedad y el derecho de autor, y no de cosas vs. ideas como equivocadamente se confronta. Voy a retroceder a un nivel muy básico a ver si me explico, que reconozco que no es fácil.

    En un primer momento podemos imaginar tranquilamente que un hombre en la tribu sólo podía defender lo suyo (una choza) en base a su fortaleza física. Pero ni siquiera el más fuerte de una tribu podía haber defendido por siempre su choza o contra una multitud de hombres más débiles. Es entonces que surge la necesidad de instituir el derecho de propiedad, no pensando en lo material de la choza, sino en establecer una relación jurídica entre esa choza y una persona, llamada propietario, que fuese acatada y defendida por todos los demás y que permita el desarrollo de la sociedad en su conjunto (es inviable una sociedad donde cada cual tiene que pasarse media vida defendiendo lo suyo de los otros).

    Hablar de propiedad es pues siempre hablar de un derecho, de una relación jurídica, y no de objetos y bienes materiales como suele confundirse. Hablar de propiedad intelectual es a su vez hablar de otro concepto jurídico, el derecho de autor entre otros, que establece una relación entre un hombre y la obra que ha creado, respetada por los demás.

    En otras palabras, lo único que hace posible que podamos disfrutar y usufructuar pacíficamente de todas nuestras cosas cada día radica en el derecho y no en su carácter físico ni en su corporeidad. La propiedad no es una “cosa” sino una creación jurídica que como sociedad hemos establecido para que nadie nos perturbe en el disfrute de nuestros bienes. El derecho de autor es igualmente otra creación jurídica por la cual un autor puede disponer libre y pacíficamente de su obra durante un tiempo determinado.

  14. @sludgeman dice:

    Mildemonios: No justifico el robo del auto, solo considero que me parece ilogico que todos paguemos 10x por proteger la propiedad intelectual cuando el propietario podria gastar x en buscar metodos alternativos de sacar provecho de su creacion, y que si se desea fomentar el arte, primero que considero en principio que el arte es expresion y esta se realiza no buscando un fin economico (lo que no es lo mismo que decir que no debe tener beneficio economico) sino que tiene como fin el arte mismo. Dudo que Vargas Llosa o los miembros de Metallica hayan pensado en dedicarse al arte para ganar un Nobel/Grammy y hacerse millonarios. La idea de pirateria=0 produccion artistica es erronea, y aun fuera cierta, creo que puede buscarse metodos alternativos de promocion de creacion artistica distintos a la proteccion de un bien que es cada vez mas dificil de proteger.

  15. Ah, pero amigo Hans, allí digo textualmente que no debería ser una excusa para un “vale todo”. Pero, al mismo tiempo, pienso que las tensiones en el campo cultural son siempre positivas para que se visibilicen los problemas y luego aproximarnos a las soluciones. Caso contrario, estaríamos dando vueltas.

    • Mildemonios dice:

      Panina: La verdad es que no sé quién ganará la discusión en el futuro. Pero sí creo que es una posibilidad que se impongan los defensores de los derechos de propiedad intelectual en su versión moderna. En fin.

      Sludgeman: Tú estás hablando de lo que en economía se llama un “bien público”. Pero me parece o estás justificando el robo de un carro? Lo que dices es que dejas el carro abierto, es responsabilidad del transeunte que pasa por ahí robarte? No sé, no me suena muy promotor de las artes que digamos.

      Roberto 1: Que haya que actualizar las leyes, nadie lo discute. Pero eso es excusa para un “vale todo”? Yo no estaría tan seguro. Al respecto chequea mi post de hoy.

      Roberto 2: Sí, cierto. Entonces?

  16. […] la protección de los derechos de propiedad intelectual.  Como lo discutimos en los comentarios a este otro post que escribí sobre el tema hace tiempo, este sistema está totalmente cadúco, en el sentido en el que no incorpora los […]

  17. @sludgeman dice:

    Hace unos años hice un trabajo de investigacion sobre la pirateria y las nuevas tecnologias, en el que se ponia en discusion algunos temas:
    ¿Es la propiedad intelectual realmente una propiedad?
    En Derecho esto es, un bien identificable y cuyo uso es excluyente (de ahi que nadie sea dueño del aire, o del mar) y además que justifique la proteccion de este por el Estado.
    La idea es que si bien la propiedad intelectual no es de uso excluyente (todos podemos oir la misma cancion en diferentes lugares) por lo que no se puede hablar realmente de robo sino de copia no autorizada, se le da la proteccion del Estado porque se entiende que los beneficios de la misma, sobrepasan a los costos de protegerla. Esto era asi hace 300 años, la hipotesis que planteaba el trabajo es que esto ya no es asi, que los costos de proteccion eran demasiado altos, debido a las nuevas tecnologias, y por tanto, los costos de la proteccion de la propiedad intelectual debian ser trasladados a los interesados, los propietarios.
    Actualmente, organizaciones de “propietarios” como la SGAE, la RIAA, etc, buscan mayor proteccion, pero que esa proteccion venga del Estado, buscan sacar dinero de las proveedoras de internet, de las fabricantes de medios (DVD, discos, USBs, etc) es decir, le pasan la factura a todos pero ellos no se preocupan de buscar un metodo efectivo de evitar la copia de sus productos.
    Si dejas tu auto estacionado afuera de Matute, con las ventanas abiertas y las llaves puestas… ¿¿crees que el seguro te va a cubrir el robo del auto??

    • ((Comentario del amigo Morsa que yo estoy colgando porque la adelantadísima plataforma de La Mula, envidia del Enterprise, le impide colgar comentarios))

      roberto bustamante
      http://elmorsa.pe

      Panina, hola. Interesante la entrada desde la normatividad de los carros. En efecto, el cambio progresivo en los vehículos hace que las normativas sean cada vez más duras.
      El problema está cuando lo que cambia, según tu ejemplo, es en la forma de desplazamiento. Así, digamos que aparece una forma totalmente distinta, por ejemplo, la de Star Trek. ¿Vale allí la regulación de los carros? No. Aplicar las mismas normativas es un absurdo, ¿verdad? Lo mismo para internet. Internet y las tecnologías digitales no es una forma más rápida que la que había antes, digamos, en la época industrial. No. Es un nuevo paradigma. No voy a entrar aquí a señalar las diferencias, porque es básicamente absurdo y ya se ha gastado mucha tinta (o, mejor dicho, tantos dedos magullados y tanto copy and paste) al respecto.
      Entonces, así como la normativa de derechos de autor surgió post-imprenta industrial y no antes (duh! porque no puedes preveer lo que va a venir), aquí la idea sería tener un corpus legal post-internet, que de cuenta del universo de posibilidades que hay. También creo como tú (y como Hans) que no se trata de un “todo es gratis”, pero sí ver qué se puede normar.
      Cito un ejemplo: El de la copia personal. La ley en el Perú establece que uno puede hacer una copia (una!) de la música que has comprado en un CD y no estás cometiendo una infracción. Digamos que has comprado ese CD que te gusta tanto y quieres escucharlo en tu iPod. Entonces rippeas el CD, lo pasas a tu laptop que tiene el iTunes. Pero no está todavía en tu iPod, ¿verdad? Para eso tienes que hacer otra copia para pasarlo y transferirlo.
      Pero, uy, problemas. Hacer esa copia más, ese drag and drop, es una infracción. Como decíamos en el colegio, chuchita.
      ¿Y eso por qué es? Porque la normativa contemplaba la idea de la copia personal en los tiempos de los cassettes. Porque claro, podías comprar un CD y luego grabar tu mixtape.
      ¿Qué haces allí? Modernizar las leyes. Ponerlas a tono con los tiempos.
      Por suerte estamos en una democracia, donde las cosas se pueden discutir y mejorar constantemente (creo que esa es la idea de la democracia y no de las dictaduras). Todo es perfectible y adaptable.
      Como digo, por suerte.
      Saludos.

  18. Panina dice:

    Acabo de leer los 14 posts sobre el tema y reaparecen algunos de los tópicos favoritos de justificación a la piratería en los comments y en el conversatorio.

    Es una gran discusión esta pero que parte siempre de la inevitabilidad de la piratería, sobretodo online, como hipótesis de trabajo. Desde que iniciaste el tema sin embargo, se han sucedido la Hadopi francesa, otra similar en Inglaterra, la LES en España y el primer ACTA, todos estos proyectos de legislación en proceso o en vigencia que apuntalan una posición conservadora de los derechos de autor en el entorno digital. Su contraparte en cambio, la posición revolucionaria o abolicionista, no sólo no tiene ningún proyecto, anteproyecto ni texto formalmente presentado en ningún país del mundo que legitime las descargas ilícitas, sino sólo manifiestos, declaraciones y propaganda, el 90% de ellos en la propia internet, y últimamente ataques DDos contra las páginas de gremios de productores, MPAA y RIAA, o sociedades de gestión de autores como la SGAE española.

    Me parece bastante previsible que dadas estas tendencias sea al final la posición conservadora la que triunfe en un plazo más bien corto y se implante una regulación del internet tal como la conocemos hoy.

    Es como los automóviles Hans. En una primera etapa no existían regulaciones de ningún tipo para su uso. Recuerda las calles de Manhattan en “Pandillas de Nueva York” o cualquier ciudad en películas del Far West, sin señalética, ni aceras ni calzadas, y más importante, sin derechos reconocidos para peatones y conductores ni códigos de tránsito que permitan su convivencia en las calles. Casi sin darnos cuenta estamos hoy ante una de los inventos con más regulación en la historia, incluyendo normas muy precisas para su identificación (matrículas) y licencias para su uso (brevetes) prácticamente universales. Por supuesto que a nadie se le ocurre decir que establecer un límite de velocidad, el sentido de una calle o pedir un permiso de conducir sea el fin de las libertades democráticas y un atentado contra derecho al libre tránsito, pero más o menos ese es el nivel de debate en el que estamos todavía sobre el internet.

    Respecto a tu posición personal lo único que no entiendo es que al final parece presentarse el problema como uno de falta de interés en utilizar los canales virtuales por parte de las industrias, cuando en realidad el problema son los internautas quienes no acuden a los canales formales y de pago (donde ya los hay) y prefieren los canales ilegales gratuitos. Que en el Perú no haya descargas legales es culpa nuestra no de las industrias. En Chile, sin ir muy lejos, los distribuidores ya han licenciado a tiendas para ofrecer descargas pagadas por internet; aquí a nadie se le ocurriría tomar una licencia así. El problema pues nunca fue el internet sino el uso del internet que puede ser legal o ilegal.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
noviembre 2020
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30