Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Y nadie nos quitara lo pirateado (4)

Articulo

agosto 14th, 2009piratería, UncategorizedMildemonios 14 Comments

contenido14564_1

Hace poco, como parte de una discusión acerca de los derechos de autor, que a su vez partía del eterno conflicto entre APDAYC y defensores del uso libre de la música, me insistieron en que ahora la música debería tener precio cero, por las razones usualmente citadas.

Los argumentos que me dieron, debo aceptarlo, tenían sentido… para la definición de la demanda.  O sea, en un mercado competitivo, el precio de un producto (en este caso, la música), lo define la interacción entre la oferta y la demanda.  Mientras que por el lado de la demanda, los consumidores están dispuestos a comprar un cierto número de productos, dado su precio, por el lado de la oferta, los productores estarán dispuestos a colocar en el mercado un número de productos.  A veces ese número no se cruza.

Por ejemplo, pensemos en que yo quiero que me lleven en helicóptero a mi oficina.  Me parecería un servicio genial, dado que odio la atrocidad que está haciendo la Municipalidad de Miraflores con Shell y el tráfico que nos está causando, que seguramente como andan a paso de caracola, terminarán para el 2015 y será inaugurada por Keiko Presidente.

Pero por más emocionado que esté por la idea, hay un precio máximo que estoy dispuesto a pagar.  Y estoy seguro que ese precio no justifica los costos.  Es decir, mi precio de demanda nunca alcanzó el precio que los ofertantes están dispuestos a aceptar para brindar el servicio.  Como las dos funciones no se cruzan, entonces el producto no se brinda en el mercado.  Por más que haya demanda.

romerolavoz6x7delarua

Por eso, claro, cuando nos preguntan a nosotros los consumidores cuánto queremos pagar por escuchar música, decimos que cero.  Obvio.  ¿A quién no le gusta que le regalen las cosas? En calidad de consumidores, tenemos el derecho de manifestarnos al respecto.  Pero no por eso el mercado nos va a hacer caso.  Porque en economía, el precio se define por interacción entre demanda y oferta.

Por el lado de la oferta, la música no puede costar cero. Listo, se acabó. No hay discusión. El músico tiene que recibir dinero de algún lado. Si no, se dedicará a limpiar lunas en un cruce de avenidas o a ser abogado de asociación sin fines de lucro. Qué sé yo. Pero tiene que recibir dinero de alguna manera, porque si no, ¿de qué vive?

Que APDAYC son unos explotadores, que no funciona bien, que está mal que administren una radio de todos los peruanos. Ok, todo eso es cierto y me parece que no tiene sentido discutirlo. Negarlo es comprometer el sentido común.

Pero no podemos ponernos en el plan terco de que la música a partir de ahora es gratis y todos somos amigos. No, pues. El modelo que propongamos para que reemplace al actual (que es imperfecto, creo que todos estamos de acuerdo), tiene que considerar que al final sí tenemos que meter la mano al bolsillo para poner algo de plata. Más que ahora, de hecho. Sarta de piratas informales.

Y como no me gusta que un post en un blog no tenga links, porque se ve tan web 1.0, aquí uno a un artículo sobre las cinco secuencias de sexo más espeluznantes en la historia del comic.  Porque, como dice el artículo, si hay alguien que escribe sobre sexo de una manera madura y adulta, definitivamente no es guionista de comics.

'14 Responses to “Y nadie nos quitara lo pirateado (4)”'
  1. Juan Alfonso dice:

    A mi me parece que cada vez va a ser más difícil (y hablo en el caso de la música porque el de los libros es otro cantar)que los músicos puedan hacer valer sus derechos de propiedad en el ámbito de la internet, pues les será cada vez más difícil cobrale a cada usuario que baja sus canciones.

    Obviamente eso no quiere decir que el arte de los músicos cueste cero, pues el mismo mercado les ofrece otros medios en los que sí pueden ejercer plenamente sus derechos de propiedad. Además como bien han dicho todos, si en verdad te gusta una banda, pues al final terminarás no sólo yendo a sus conciertos, sino también comprando sus discos originales.

    Concluyamos entonces que el internet es sólo una puerta de entrada, en la cual, con el tiempo y el avance de la tecnología, el ofertante (osea el músico), sin que nadie lo obligue claro está, terminará asumiendo el costo de no poder cobrarle a quienes bajan sus canciones.

    Sin embargo, esa aparente pérdida de ganacias, podría ser compensada, por ejemplo, por una mayor convocatoria en sus conciertos (quienes bajan sus canciones y gustan de su trabajo, de seguro, acudiran a verlos tocar en vivo, además, a través del internet se pueden formar comunidades de fans, que en ocasiones suelen ser muy efectivos canales de difusión, sino pregúntenles a bandas como leusemia, que han sabido sacar ventaja de este tipo de alternativas para sacarle la vuelta a la casi nula presencia del rock nacional en las radios comerciales)

    Sin contar además que un grupo suficientemente conocido puede vender su imagen para campañas de empresas.

    En suma, no creo que estemos presenciando la muerte de los derechos de propiedad en la música, sino mas bien, como dicen, de a pocos, vamos viendo un cambio de paradigmas en la indstria musical y pues, es bueno que esto pase.

  2. Daniel Salvo dice:

    Si no tienen inspectores para los microbuses, menos van a tener para los pcs de casa, las laptops en zonas wifi, los iphones, blakberries, etc.
    Y quien te dice, un hacker de esos se raya y en lugar de distribuye virus por la red, distribuyera no se, novelas o canciones, si te envia un archivo con un giga de musica pirata… ¿debo pasarme toda la vida borrando esos archivos? ¿si ese archivo se descargo mientras dormía, y al dia siguiente llega la APDAYC y los encuentra en mi pc, soy un pirata? ¿y si estan en mi pc pero nunca los he escuchado?
    Veo más que difícil optar por el control. Y conste que me gustaria obtener algo por derechos de autor, quien no quisiera ser escritor. Pero esas son las condiciones del siglo XXI.

    • Dos cosas:

      1. Efectivamente, es una estupidez. No tienen capacidad de control. Pero eso no quiere decir que no tengan la potestad de ejercerlo cuando les dé la gana.

      2. No sé si ésas sean las condiciones del siglo XXI. Que los paradigmas están cambiando, eso sí. Y gracias a Dios, porque estaban bien anacrónicos. Pero de que en el presente un escritor tenga que resignarse a perder los derechos de su obra de manera implícita… Eso sí no sé.

  3. Lo que se propone no es conseguir que la musica cueste cero, en mi caso personal y el de muchos creo, cuando descargamos un disco y este nos gusta, terminamos comprando el CD/LP/DV ya sea porque nos gusta ver el librito que viene dentro, el empaque especial o por puro fan coleccionista. Pero los musicos si llegasen a vender a cero su producto claro que obtienen fondos, tocando en conciertos masivos que es donde esta la plata. Asi que creo yo que es posible que algun cantante/banda termine vendiendo su musica a “costo cero”.

    • Es cierto. En muchos casos uno se baja una canción y después va y se compra el CD. Pero en otros muchos casos habrías comprado el disco si no fuese que tenías la opción de bajártela.

      Por otro lado, también es cierto que un músico puede promocionar sus conciertos distribuyendo gratuítamente sus canciones por internet. Totalmente de acuerdo. Es más, mi post sobre el tema de la vez pasada iba justamente por ese lado. Si uno sabe manejar las nuevas tecnologías, puede promocionarse mucho más que antes.

      ¿Pero y si no quiero? Yo opino igual que tú para mí. Pero lo que me preocupa es el principio de que se le está imponiendo tu modelo de distribución gratuita a un montón de músicos que no lo quieren. No sé si me entiendes. Yo por mí, sí que la distribuyo gratuitamente. Total. Pero no considero correcto imponerle a otro mi opción. El artista debería tener la potestad de decidir eso.

  4. Daniel Salvo dice:

    Pero, ¿no crees que es como inducir a alguien al consumo de drogas y después penalizarlo? Tengo la sospecha que esos mismos empresarios que vendían irresponsablemente reproductores de VHS y de DVDs cuando no existía oferta formal de los mismos, son los mismos que luego trajeron la oferta formal y les quisieron endilgar a sus clientes el mote de “piratas”.
    Cuando uno va a una tienda de electrodomesticos, en la actualidad, en la puerta estan vendiendo DVDs piratas, y suelen usarlos los mismos vendedores para probar los aparatos. Tampoco es que un cliente va a hacer escándalo por eso.
    Sobre bajar o no cosas de la internet… A estas alturas, es como subir a un omnibus y escuchar la radio… La radio es del chofer, uno de repente ni siquiera quiere oirla… pero ahí está.

    • Pero tengo entendido que si APDAYC no multa a ese microbusero por escuchar música y no haber pagado por una licencia especial que se lo faculte, es porque no tienen suficientes inspectores para subir a todos los miserables microbuses del país. Así que conforme la imposición de multas se vaya haciendo más rentable, ten por seguro que ese último ejemplo que das va a ser cada vez menos aplicable.

      Digo, no más. No le dispares al mensajero.

  5. Juan Alfonso dice:

    Nada de eso sólo sostengo que, en con la tendencia que actualmente tiene la tecnología, cada vez es más difícil mantener las características de un bien privado para la música (dentro de internet). Ahora, en ningún momento he dicho que el Estado deba proveerlo. Sé que tradiconalmente, los bienes públicos puros suelen ser provistos por el Estado, pero creo que este no es el caso. Si bien es cierto., la música, distribuida por internet, va adqwuiriendo características de bien público, aún está lejos de convertise en uno propiamente dicho y no creo que deba ser provisto por el Estado.

    Además, como ya dije, el mercado ofrece otros medios por los cuales los músicos pueden hacer valer sus derechos de propiedad sobre el arte que ofrecen.

    Saludos.

  6. Daniel Salvo dice:

    Yo creo que son los propios medios legales los que han contribuido a crear esta situación, por su angurria y falta de visión. Cuando el DVD se puso de moda, ¿qué hizo Blockbuster? Seguía alquilando a precios altísimos videocassettes. Y cuando comenzó a incrementar su oferta de DVDs, fue demasiado tarde: podías comprarlos a un precio varias veces menor al del alquiler en cualquier esquina.
    Imaginemos que Blockbuster (por citar un caso) hubiese sido menos angurrienta, y en lugar de alquilar videocassetes o DVDs a 15 soles por noche, hubiese ofrecido desde el comienzo esos paquetes mensuales que recién idearon al final, donde pagabas una mensualidad asequible y podías llevarte los DVDs que querías… De un lado, el consumidor se habría acostumbrado a la calidad, de modo que difícilmente se arriesgaría con copias piratas. Estaríamos llenos de Blockbusters, por que ¿quien no prefiere alquilar en lugar de llenarse de DVDs que al final tiene que botar cuando se honguean? Y siempre se garantizaría la continuidad del servicio, la calidad del doblaje, etc.
    Pero que hicieron los “legales”: no arriesgaron, hicieron el ridículo de pretender ALQUILAR a 15 soles un DVD que en la calle te costaba 3 soles.
    Y vaya otro palo para las tiendas de electrodomésticos: si no existía en el Perú distribuidoras legales de películas, ¿cómo es que vendían VHS y DVDs, si no era a sabiendas de que el usuario no tendría más remedio que recurrir a copias piratas?
    Es decir, si a alguien deben reclamar también los artistas, es a los que ahora se rasgan las vestiduras.

    • Es cierto. En este, como en muchos otros temas, hay niveles de responsabilidad. Pero eso no exculpa a todos los demás que se aprovechan de la piratería hoy en día. Desde la mamacha que vende sus películas mal grabadas en el cruce de avenidas hasta el papá chileno que llega a la casa sin saber explicar qué es el 20 pirata.

      Por otro lado, así como la situación actual es un rebote de la intransigencia de empresas como las que mencionas que se negaron a adaptarse a las nuevas condiciones del mercado… la siguiente de aquí a 10 años va a ser consecuencia de la intransigencia de nosotros usuarios de no querer aceptar que algo tenemos que pagar por el material “fonográfico” o musical o demás gracias que se bajan de internet sin pagarle nada a nadie. Que es, aceptémoslo, una situación insostenible.

  7. Juan Alfonso dice:

    Hans:

    Obviamente la música debe tener un precio para ser transada en el mercado. Sinn embargo, según creo, hay medios, como el internet, en los que ella, poco a poco, va adquiriendo carácterísticas de bien público. claro está, esto no significa que los músicos no estén en capacidad de cobrar un precio por el arte que ofrecen (es decir, no se dedicarán a limpiar lunas, por ejemplo), pues el mercado ofrece otros mefios para generar ingreos, como la raelización de conciertos o, incluso alternativas de especialización, dirigidas a consumidores coleccionistas que gustosos pagarían precios altos por tener un disco original de sus bandas favoritas.

    En fin, desde luego, estas son sólo aplicaciones tímidas de la teoría económica a lo que ocurre en la industria musical actual y sólo el tiempo dirá mcómo esta industria se adapta al nuevo contexto que debe enfrentar.

    Saludos.

    Juan Alfonso.

    • Juan. Entonces, básicamente lo que dices es que el Estado debería pagar por la provisión de música, de tal manera que nosotros los usuarios nos la podamos seguir bajando gratis? No me confundas, yo sigo estando en contra a la circunstancia actual en la que las empresas que tienen los derechos se niegan a adaptarse a las nuevas condiciones del mercado. Pero si el Estado va a mantener a los artistas… viene una serie de consideraciones preocupantes. Porque el Estado es quizás la entidad más ineficiente del universo. Quién va a decidir qué artistas se benefician? Acuérdate que en el gobierno de Toledo se pretendió discriminar a los músicos dependiendo del origen cultural de la música que interpretaban. Es eso viable?

      No sé, yo no creo que por ahí vaya la cosa.

  8. Dianna_ dice:

    Realmente genio…. totalmente de acuerdo.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
noviembre 2020
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30