Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Otro bonito enredo (6)

Articulo

mayo 11th, 2010UncategorizedMildemonios 12 Comments

petroquimica

Camisea, otro bonito enredo en el que nos metimos porque queremos.  Hoy en día hay mucha desinformación dando vueltas y tenemos que tener mucho cuidado con lo que hacemos al respecto.  Pero como es un tema complejo, vamos a tener que irlo tratando de a pocos.

Empecemos aclarando que si el tema de Camisea comienza a ponerse candente ahorita precisamente no es por casualidad.  Es básicamente por dos razones.  Primero, porque está por comenzar a exportarse el gas.  Desde hace como una década ya se sabía que se empezaría a exportar el gas en el 2010 (en realidad en el 2008… pero por ahí).  Así que si recién esta semana arrancan a reunirse y a ir a RPP a pitear, es porque recien se despertaron.  A estas alturas, próximos a que se comience a sacar el gas no deja de ser -lo siento, hay que decirlo- un acto de oportunismo salir a hacer escándalo.  Debieron hacerlo con tiempo.

Segundo, obviamente por las elecciones regionales.  Estos presidentes regionales no están piteando por gas para los peruanos, que en fin, podría ser.  Están piteando por gas para sus electores.  Así que mucho cuidado con caer en su juego.  Lo que no quiere decir que no haya que hacer algo.

Habiendo dicho esto, yo también considero que en el tema de Camisea las cosas se hicieron de pésima manera y que los resultados son lamentables (chequeen el post que escribí sobre esto el año pasado… Luego evalúen cuánto de lo que se dice ahí ha variado hasta hoy).  Pero nuevamente, hay que tener mucho cuidado con las medidas que se pretenden aplicar, porque corremos el riesgo de perder mucho más a largo plazo de lo que se gane a corto plazo.

Para el país, por supuesto.  Estos agitadores obviamente que ganan, porque jalan atención y despiertan viejos fantasmas y ganan votos.  Vamos, a los peruanos nadie nos tiene que explicar como funciona esto.  Cada cinco años caemos en los mismos cuentos.

En ese sentido, que quede claro que algo hay que hacer… Pero que lo que se haga tiene que estar dentro de los límites de lo legal y de lo institucional.  Por ejemplo, la propuesta de patear el tablero, desconocer el contrato que firmó el gobierno anterior con empresas extranjeras no es una opción realmente viable.  Y estos agitadores bien lo saben.  Otra cosa que también saben perfectamente es que en los últimos meses ya se ha intentado renegociar ese contrato en un par de ocasiones y no se ha llegado a nada.  Por ello es malintencionado que pidan que “se intente” renegociar.

Pero en fin, me estoy adelantando.  Vayamos en orden.

En el medio del dilema está el bendito contrato / decreto ley que nos ata las manos.  Para entender la situación actual hay que remontarse a la época en la que se firmo.  Ojo, al igual que la mayoría yo opino que ese contrato se negoció con los pies, pero igual es importante entender el contexto.

Flashback a inicios de los ochentas.  La revista Bravo se vendía en los kioskos.  La serie del Increible Hulk estaba de moda.  Los muñequitos de la Guerra de las Galaxias se vendían en apenas algunas jugueterías.  Y en ese entonces se tenía la idea de que había gas en la selva peruana, pero había que ir a buscarlo.  En ese contexto la empresa Shell firmó un contrato con el Estado peruano de exploración y explotación del petróleo en los lotes 38 y 42.  No de gas, sino de petróleo.

Fast forward al año 1984.  En ese año se consideraba a Abimael Guzmán el sétimo peruano más poderoso en el país, se estaba firmando el quinto acuerdo de reestructuración de la deuda bilateral con el Club de París y las reservas internacionales eran el 3.61% de lo que fueron en el 2008.  En ese entonces fue que Shell descubrió los yacimientos de gas que hoy llamamos Camisea.  Tomen nota de este año y tomen nota de todo el tiempo que ha pasado hasta hoy… y aún seguimos discutiendo acerca de cuál debe ser el destino del gas, el mercado interno o el externo, a pesar de que es un asunto que técnicamente no deja lugar a la duda.

Shell tenía intención de explotar el gas, pero siendo un recurso de todos los peruanos, tenía que negociar con el Gobierno para poder hacerlo.  Lo intentó hasta 1988, cuando las negociaciones se interrumpen porque el Perú simplemente no tenía voluntad política de continuar.  De todas maneras las relaciones continúan y en los noventas Shell firma un nuevo contrato que le permite realizar una primera etapa de estudio de factibilidad para ver si Camisea amerita mayores inversiones.  Se supone que en una segunda etapa se iniciaría la explotación del gas.  En el proceso Shell perfora ocho pozos, lo que le cuesta más de US$400 millones.

En 1998 Shell abandona las operaciones y se retira.  Al año siguiente el Estado convoca a una nueva licitación para el desarrollo del proyecto.  Y así llegamos al año 2000.  Ahí fue que se firmó el controvertido contrato que tantos problemas nos trae ahora.  No obstante, por más destructivo que sea, es un contrato que se firmó a nivel de Gobierno a través de una norma.  Y si bien hay que investigar todo lo que quieran por si hubo un acto de corrupción de por medio, lamentablemente es un contrato.  Desconocerlo traería consecuencias bastante fregadas a nivel internacional.

Es más, se trata de consecuencias que le terminan conviendo a la empresa en cuestión a costa de recursos peruanos.  Así que no nos dejemos llevar por las pasiones en la exploración de qué opciones tenemos para desenvolver este menjunje.  En el siguiente post entro al tema mismo del contrato.  Pero antes era importante que quede claro todo el proceso por el cual se llegó a ese punto.

'12 Responses to “Otro bonito enredo (6)”'
  1. […] es una revisión de posiciones a partir de lo dicho en Economía de los Mil Demonios (ver aquí y aquí), Gestión, Perú.21, La República, Poder, el Instituto Peruano de Economía, Peru Económico y el […]

  2. […] el linchamiento público al proyecto de exportación de Camisea.  El día de ayer colgué un post al respecto, remontándome a los orígenes históricos del asunto.  Hoy quería tratar otro punto que a la […]

  3. Este es nuestro post al respecto:

    http://republicadeciudadanos.lamula.pe/2010/05/12/columna-del-miercoles-por-un-peru-con-energia-gas-natural-de-camisea-un-problema-politico/

    • Mildemonios dice:

      Alan Ele: Respuesta a todas tus preguntas es la misma: No. Algo más? Digo, porque todo lo que expongo aquí está justificado con información y con argumentos. Mi cuestionamiento a las motivaciones y todo eso. No sería más útil que en vez de hacerme preguntas cuyas respuestas ya sabes, argumentes por qué mis argumentos no son correctos? Digo, a eso se le llamaría debate. Y ambos saldríamos ganando.

      Partido 1: Uf, cantidad de cosas. Podemos encender lamparines, darle combustible a carros, calentar habitaciones, etc, etc. De hecho, como medio de energía es genial, porque es mucho menos contaminante que otros combustibles.

      Partido 2: Buen artículo. Sólo discrepo al final. Éste es un tema técnico. No creo que deba politizarse. Todos sabemos lo que pasará si se politiza.

  4. Habla y ahora que podremos hacer con el GN

  5. […] es una revisión de posiciones a partir de lo dicho en Economía de los Mil Demonios (ver aquí y aquí), Gestión, Perú.21, La República, Poder, el Instituto Peruano de Economía, Peru Económico y el […]

  6. Alan Ele dice:

    Sobre las motivaciones:

    No te parece que recurres a la justificación más primaria y maniquea, una que incluso el mismo García aún no ha utilizado hasta el momento (con mayor cautela), y es la de la manipulación política. O sea, desacreditas el descontento y lo asumes como oportunismo. ¿No estás subestimando a las poblaciones de Arequipa, Cusco, Moquegua y Tacna, etc? Es obvio que las cabezas visibles de las protestas tienen que ser las autoridades (los presidentes regionales), al margen de si vayan o no a la reelección: es su trabajo dar la cara, de lo contrario serían juzgados por los ciudadanos que representan. Sobre las agrupaciones políticas que encabezarán las protestas. Bueno, quién las detiene. ¿Pero acaso eso es muestra que dichas poblaciones son borregos incapaces de pensar por sí mismos y siempre tienen que recurrir a caudillos a seguir como zombis?

    Tu criterio de la utilización política es válido, y probablemente hoy salgan con el mismo y exacto rollo Giampietri, Velásquez Quesquén, Maria Luisa María Cuculiza, Rafael Rey o la ministra Aráoz, pero lo que no se puede negar es que es un lindo argumento para deslegitimizar cualquier protesta social. Claro, uno dice: “con esto no quiero decir que esté mal, pero POR SI ACASO ya vayan conociendo los porqués. Ahora pasemos a…”

    Es obvio que las protestas se den ahora que se empieza a exportar el gas y sobre todo a conocer la verdad exacta y documentada del asunto. Los discursos de García cuando iniciaba su gobierno eran críticos a la forma como se dio el contrato. Ahora las cosas han cambiado. ¿No deberías criticar el viraje ideológico de García respecto al CONTRATO? ¿Esa no sería otra variante de intencionalidad política? ¿No es estás utilizando argumentos que utilizaría Aldo M? ¿No te estás volviendo la voz OFICIALISTA de la injusticia sin quererlo?

  7. wita dice:

    Hans, si el Estado ha intentado renegociar un par de veces el contrato de Camisea, ni enterado. Sería bueno que difundiera el tema, no: que se negocio, que puntos del contrato, cuanto gas para aca, cuanto gas para allá etc… Digo, esa cifra de 3,000 mil millones, es un ejemplo, no? La verdad que mucha información técnica para el debate no hay.

    Lo que tu señalas es un principio y un supuesto: si yo me porto
    bien, sigo las reglas de juego y soy sujeto de crédito y/o inversiones. No te discuto la coherencia lógica. Sin embargo, es un argumento que Mechita Araoz, Sipam y cualquier economista liberal saca como argumento final y concluyente. Y eso no es así. Tomando como referente el caos boliviano, Evo presiono, jorobo, metio presión, nacionalizo, el sector energetico. Y sin embargo, las empresas internacionales decidieron quedarse y más bien se comprometieron a nuevas inversiones (que las cumplan es otro cantar). No hubo una estampida, ni fuga de capitales, ni nada parecido.

    • Mildemonios dice:

      Ocram: Exacto! Perfectamente de acuerdo! Pero la renegociación tiene que ser dentro del ámbito de lo legal y lo institucional. Si no, estamos regresando a las épocas del no reconocimiento de la deuda externa y la estatización de la banca. Cómo se llamaba ese presidente…? En fin. Como hoy podrás ver claramente, ambos caballazos nos costaron un montón de plata a todos los peruanos.

      Wita 1: Estas en un error. El Estado ha intentado renegociar un par de veces veces. Pero no se ha podido llegar a un acuerdo. Eso no tiene nada que ver con politica. Tiene que ver con el frio y objetivo negocio. Quien va a pagar por los mas de tres mil millones de dolares que perderian a estas alturas? Tu? Yo? La respuesta es: todos los peruanos.

      Roberto: Ahi esta. Buen paralelo. Una cosa es expropiar y otra renegociar. Y si rompes las reglas no vas al mundial. Buen comentario.

      Wita 2: Es que ése es el tema, pues. Hay demasiada desinformación con respecto a este asunto. Que el Estado ha intentado renegociar es de conocimiento público, información a la mano del que está interesado (realmente) de toda esta vaina. Tienes razón, no es 3,000 mil millones, son exactamente US$3,800 millones. Eso es lo que costó la instalación que han hecho para coger el gas y transformarlo de tal manera que sea exportable. Si ya no se exporta, cómo van a recuperar esa inversión? Si el Estado a estas alturas cambia las reglas, tendría que compensarles ese dinero… Que a ellos ni siquiera les conviene utilizar, porque el precio del gas no lo justifica. Captas? A la empresa le conviene que nosotros pateemos el tablero y rompamos el contrato, porque tendríamos -por contrato- tener que indemnizarlos. Al final, actitudes “nacionalistas” juegan a su favor.

  8. Digamos que no se puede ser principista y tirar el tablero de ajedrez, porque lo que puede ocurrir es que no vayamos al mundial de Sudáfrica. Uhm. Más o menos era eso. Ya no me acuerdo.

    Yo sí creo que una cosa es renegociar y otra cosa es expropiar. Algo se puede hacer siempre.

  9. wita dice:

    Al final es un tema de voluntad y decision política. Y no existe una voluntad en el gobierno de renegociar nada, por que zas… Salen los argumentos que tu mencionas… respetar los contratos, la institucionalidad, etc. Vamos que el amigo Evo ha renegociado contratos con Petrobras y Repsol y le va de lo mas bien: mira sus indicadores macroeconómicos.

  10. ocram dice:

    amigo Janz, de acuerdo en que no se pueden desconocer así nomás los contratos, pero tampoco estoy de acuerdo con ese capitalismo de rodilleras en el que los contratos son sanos y sagrados como el que nos metió en este lío.

    no pues, a iniciativa de las empresas privadas, los contratos de las multinacionales con el Perú se renegocian a cada rato y está muy bien que eso suceda. por tanto, estará muy bien si el Perú, como Estado soberano, presiona para renegociar un contrato en el que evidentemente la Nación sale perdiendo. no importa si ahorita los que pitean por el tema son los humalistas o los zombies. el caso es que TODOS salimos perdiendo, no sólo los humalistas o los zombies.

    tú mismo dices en tu post anterior que exportar gas no tienen ningún sentido. basta mirar la región para darnos cuenta (líos en Bolivia, Argentina, etc) que el gas es un recurso sensible y que hasta el más bruto se daría cuenta que es un pésimo negocio vender algo que luego vamos a necesitar.

    y eso que todavía no tocamos el hecho que una fracción miserable de peruanos se ha visto beneficiada por un gas por EL QUE TODOS HEMOS PAGADO ya.

    en fin. paja que señales los aprovechamientos políticos, pero eso no es quedarse mirando el dedo que señala la luna?

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031