Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Otro bonito enredo (14): Mas alla de los precios, la “soberania alimentaria nacional”

Articulo

mayo 11th, 2011UncategorizedMildemonios 5 Comments
Otro bonito enredo (14): Mas alla de los precios, la “soberania alimentaria nacional”

Los precios de los alimentos están subiendo.  Un gobernante puede reaccionar de distintas maneras a eso.  Puede ignorar siglos de conocimiento económico y pretender controlar precios, como alguna vez lo hizo García.  O en su defecto, puede ser ligeramente más elaborado y proponer hacer lo que está planteando la amiga Keiko, subsidiar precios.  Que tampoco es lo óptimo, pero en fin.  Ya es un avance.  Pero como estamos en una campaña de segunda vuelta con dos candidatos, hay que preguntarse lo que propone el amigo Humala.  He buscado en los medios distintas declaraciones suyas sobre el tema y no he encontrado nada concreto.  A lo mejor se me ha pasado.  Si alguien tiene el dato, avise.

Entonces, como no queda otra opción, me remonto a su plan de gobierno.  Sí, ya sé que los amigos nacionalistas lo niegan ahora incluso después de la tercera cantada de gallo.  Pero ni modo, no me queda otra opción.

No hay ninguna mención directa a los precios de los alimentos, pero en su página 65, en un pasaje con respecto a la estabilidad macroeconómica se menciona lo siguiente (las negritas son mías):

Por eso mantendremos los precios bajos para que no se erosione el ingreso de la gente, una baja inflación de 2.5% promedio anual y un tipo de cambio real estable y competitivo, que impulse la transformación exportadora, a cargo de un Banco Central, independiente y autónomo, que optimizará la acumulación y administración de nuestras reservas internacionales para hacer frente a choques externos adversos

Cómo los pretenden mantener bajos y a la vez acumular reservas internacionales (considerando además el fuerte costo de sus propuestas de programas sociales) es algo que por supuesto nunca entran a detallar. Oh, claro, se mencionan algunas características de este mundo ideal que proponen, como que por ejemplo el BCR sería independiente y autónomo, algo que no van a poder respetar si es que quieren mantener esos altos gastos permanentes insostenibles.

En su página 66 dicen que la política fiscal sería contra cíclica, como bien les han enseñado que todos tenemos que decir.  Esto es, que el Estado gaste más cuando la economía está mal y gastar menos cuando la economía está bien.  Esto porque se asume que los agentes privados son los que harán el gasto relevante cuando las cosas vayan bien.  No obstante, de entrada ya podemos ir previendo que esto tampoco lo van a poder cumplir.  Después de todo, propuestas extrañas como la de la Pensión 65 ya anunciaron que se van a mantener enteramente con ingresos temporales (los impuestos a las sobreganancias mineras, que por definición son excepcionales).  Considerando que la economía peruana depende en buena parte de la minería, esto quiere decir que si a la minería le va bien, a la economía peruana le irá bien y recién entonces los nacionalistas tendrán ingresos para hacer sus gastos nuevos. ¿Ven la figura? Esto no es contra cíclico.  Muy por el contrario.  Es recontra pro cíclico.  Que es precisamente lo que hoy en día se sabe que no se hace.  A menos, claro, que estén hablando de utilizar reservas internacionales cuando no hay ingresos excepcionales por la minería…

… en cuyo caso se están bajando el objetivo anterior, el del BCR independiente y autónomo.  Porque hay reglas y patrones a las circunstancias en las cuales el BCR puede autorizar uso de reservas internacionales.  Y en estas condiciones la única manera de que las autoricen es con Kurt Burneo de director de la institución.  O qué sé yo.

Y finalmente, en la página 112 está la parte nefasta que seguramente los humalistas y proto-humalistas procederán de inmediato a negar: El retorno de los controles de precios.

Insisto: Aquellos que recordamos el primer gobierno de Alan ya sabemos que eso es una pésima idea.  Ya la vivimos.  Ya la sufrimos.  No es un acto de fe o de dogma.  Es algo terriblemente pragmático.  Intentar controlar precios de productos en un mercado competitivos tiene consecuencias terribles: Desabastecimiento e informalidad.  Esto, es más, se enseña en la universidad a los que están estudiando economía.  Usualmente en un curso llamado Introducción a la microeconomía, que se dicta en primer ciclo.

El plan de gobierno del amigo contiene el siguiente párrafo.

Se ha etiquetado rabiosamente cualquier intervención en este ámbito como «el retorno a los controles de precios», cuando en realidad, en un mercado regulado, el control de precios, y de la calidad, y de las condiciones de prestación del servicio, es la labor natural del regulador. Resulta evidente que la política «regulatoria» neoliberal ha tenido como objetivo beneficiar a la gran empresa en perjuicio del consumidor que, sin opción para elegir, se ha visto obligado a pagar los precios más altos por las actividades esenciales, sin recibir un servicios de calidad y sin que las condiciones de prestación respeten su dignidad.

¿Alguna duda? Miren, yo realmente quiero creer que estos causas no la van a embarrar y que son una opción válida.  Pero cada cierto tiempo encuentro estas pachotadas en sus planes de gobierno o por más tranquilizadores que se quieran mostrar ante los cuestionamientos más básicos se regresionan a su estado original de despreocupación por la estabilidad macroeconómica.

Uno que quiere creer y se salen con este literal retroceso al periodo del primer Alan.  O sea, en dos décadas de progreso no hemos aprendido nada.  Ahí están sus colas, sus mercados negros, su desabastecimiento de productos básicos.  Buena suerte tratando de controlar los precios en una economía que es casi en un 70% informal.

En todo caso, esta semana el amigo Humala fue a firmar el compromiso con el Acuerdo Nacional, lo que tira por los suelos muchas de las cosas que defendían en su plan de gobierno (más no todas).  pasa entonces la cuestión a ser otra completamente: ¿Les creemos? Yo personalmente tengo mis dudas.  Pero en fin, tienen el derecho de hacerlo, por supuesto.  Más sobre eso, mañana.

'5 Responses to “Otro bonito enredo (14): Mas alla de los precios, la “soberania alimentaria nacional””'
  1. Panina dice:

    Hans, ¿y cuál es el mercado perfecto, libre e informado, que hace toda regulación innecesaria? Cúantos jugadores hay en el mercado de lácteos (Gloria), financiero (4 bancos), Fondos previsionales (4 AFPs), granos (alicorp), medicinas (4 laboratorios que se comieron la rebaja arancelaria), comunicaciones (Telefónica y sólo para aparentar, Claro), hidrocarburos (Petroperú), y si seguimos vemos como estamos viviendo un liberalismo trucho, de opereta, donde entre borracheras en el club de la banca se deciden comisiones, precios e intereses, no por ninguna competencia.

    ¿La salida? Regulación con esteroides donde ya la hay (osinerg, ositel, sbs, etc.) con gente a la que no le pague la empresa supervisada y que no acabe de gerente de relaciones públicas de la supervisada cuando sale del Estado (qué casualidad no?). Para todo lo demás un Estado activo y un Indecopi sancionador: si los laboratorios no bajaron sus precios pese a la rebaja arancelaria y “de casualidad” se comieron la rebaja todos a la vez, pues a la mierda con ellos y que el Estado importe y venda para todo el sector público o privado, la medicina que estos hideputas no quisieron rebajar. Igual con alimentos y todo lo que presente abusos de posición de dominio: a más pendejada más mercado, y si no quieren competir entre ellos competirán con el primer comprador del Perú que es el propio Estado.

    No lo había leido pero suscribo totalmente el párrafo que has transcrito, si a esto le llamas control de precios lo siento pero bienvenido sea. Para mí de lo que se trata es de parar las gollerías y las perradas que hacen los empresarios desde los 70’s (si pues, fue Velasco y la SNI los que comenzaron con esto, o ya nadie se acuerda de Moraveco) y hacerlos competir o supervigilarlos cuando adquieren posiciones de dominio oligopólicas.

    PS- Ojalá tuviéramos una Sherman Act como los gringos que cuando un empresario adquiere perfiles monopolistas, le parte sin asco la empresa en cuatro como le sucedió a los Rockefeller y su Standar Oil, sin que nadie piense que eso era comunismo y el fin del mundo libre. Aquí yo partiría Alicorp en dos para crear competencia donde no la hay (una para los Romero y otra para otro grupo privado que quiera ingresar al rubro) y vas a ver como baja el precio del trigo sin necesidad de controlar ningún precio.

    • Mildemonios dice:

      Mmartin: Hay muchas intervenciones que se hacen como reacción a precios altos que se justifican por alguna razón. Por ejemplo, cuando los polleros coludieron precios para subirlos arbitrariamente. indecopi intervino y los sancionó. Por eso digo, si se trata de una respuesta a una falla de mercado, normal. Si se trata de una intervención populista para bajar los precios porque me dio la gana, habrá problemas luego.

      Panina: Ah, lo que pasa es que te has tragado el cuento de que el poder monopólico en un mercado depende solamente del número de empresas que hay en él. Lo cual, por supuesto, es mentira. Ése es el rollo que manejan algunos “analistas” para justificar sus arremetidas contra ciertas empresas. Que haya pocas empresas en un mercado no es razón suficiente. Controlar precios es dañino para el país al largo plazo. Eso se sabe a nivel teórico en todo el mundo y a nivel práctico en todo el Perú. Querer negar eso es estar ligeramente desconectado.

  2. mmartin dice:

    pero, la sanción de practicas explotativas que hacen las agencias de competencia europeas, ¿no son un modo de desincentivar precios altos?

  3. Jose dice:

    Si entiendo bien, actualmente OSINERG y OSIPTEL tienen influencia en la fijación de algunos precios y tarifas. Espero por nuestro bien que los humalistas se estén refiriendo a algo así. Por otro lado tenemos el fondo de estabilización de los combustibles que a su vez tiene un efecto en el resto de precios, pero genera una gran deuda pública. Ayer Brasil anunció que bajaría el precio de la gasolina en los grifos de la empresa estatal para lograr un efecto similar. Dirías que esas son malas prácticas económicas?

    • Mildemonios dice:

      Jose: Es distinto. Con Telefónica el Estado firmó un contrato por las circunstancias por las cuales entró al país. Circunstancias especiales que justificaban que aceptaran que las tarifas que cobrarían serían reguladas de una manera específica. Y ten en cuenta que ése no es un mercado en competencia. Se trataba de un monopolio! No se aplica a lo que mencionamos aquí arriba.

Leave a Reply to Mildemonios

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31