Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Oh, ¿y ahora quien podra defendernos? (3)

Articulo

abril 20th, 2010UncategorizedMildemonios 1 Comments

queue_2

Aprovechemos que la propuesta de Código de Consumo sigue en discusión para aclarar un par de detallitos más al respecto.  Y es que en el intento de tipificarlo todo, de tal manera que el consumidor no tenga que tomar decisiones, porque ya todas las decisiones fueron tomadas previamente por él en un comité, se cometen algunas atrocidades.  Aquí un ejemplo.

No voy a mandarme con la cita completa, porque no quiero que me confundan con abogado.  Pero en uno de los párrafos se puede leer lo siguiente:

7.1, g    Derecho a no ser discriminados por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquier otra índole.  Como parte de este derecho, el orden de llegada a un establecimiento o de demanda de un servicio deberá ser respetado, no pudiendo establecerse preferencia en la atención a los clientes que cuenten con tarjetas de crédito o habitualidad.

El código actual ya incluye la parte del derecho a no ser discriminado por raza, religión y demás etiquetas despreciables.  Y de más está decir que todos aquí estamos hartos de esperar eternamente en tal o cual banco a que nos atiendan.  Pero de todos los que están hartos, el que redactó este párrafo es el que está más harto que todos.  No obstante, este caso es un buen ejemplo de cómo estos señores están perjudicando al mercado.

Sí, por supuesto que los dos bancos con las mayores colocaciones en el país hacen esperar eternamente a clientes de menor relevancia para ellos.  Pero también hay otros bancos, como el Interbank y el Banco Financiero, que basan su publicidad en la idea de que en sus agencias no te van a menospreciar por ser un menor ahorrista.  Entonces, si un consumidor realmente está harto, así harto de lo que se dice harto, pues saca su dinero del banco que te hace esperar eternamente y lo mete a uno de estos dos.

Pero no.  El nuevo Código de Consumo obliga a todos a asumir el modelo de atención del Interbank y del Banco Financiero.  Con esto nos limitan harto, porque ya no hay opción de atención preferente.  Ojo que el BCP y el BBVA no solamente le da prioridad a los grandes capitalistas que llegan a una agencia a arrojar sus millones a través de una ventanilla.  También le dan preferencia a los ancianos (sorry, abuelita en silla de ruedas… ahora tendrás que esperar como todos los demás… Aquí dice bien claramente que es ILEGAL atenderte primero que los demás… No importa que los demás consumidores estén de acuerdo con eso porque es razonable…).  También le dan preferencia a los que tienen cierto tipo de cuentas de ahorro, como la de la cancioncita de que me voy a comprar pan con mi sueldo a fin de mes.  Y por supuesto que a partir de ahora la abuelita que llega al banco porque Dios es grande ya no tendrá atención preferente.  Eso sería i-le-gal.

(Asi que la próxima vez que una viejita suba al micro y sugiera que un caballero se pararía para darle sitio, mírala con complicidad secreta… De aquí a unos meses podrás meterla a la cárcel por proponerme que cometamos un crimen juntos… Más bien, ¿cómo se llamará ese delito? ¿Discriminación positiva infructuosa?)

Con esta jugada, se limita nuestra libertad.  Insisto, si te revienta esperar por las puras, cambia de banco tu dinero.  Ya no vayas a ese que te hace perder el tiempo y pásate a esos que se vanaglorian de atender a todos por igual.  Ahí están.  Le funciona al chinito que duerme de día.

'One Response to “Oh, ¿y ahora quien podra defendernos? (3)”'
Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
agosto 2021
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031