Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Mildemonios se fue al teatro (2)

Articulo

agosto 27th, 2010cultura, UncategorizedMildemonios 2 Comments
Mildemonios se fue al teatro (2)

Anoche fui a ver La Reina de Belleza de Leenane en el Teatro Británico y tengo que decir que ha sido una experiencia más positiva de lo normal por varias razones.

Primero, hacía tiempo que no iba al Británico y caray que le han metido plata.  El teatro sigue siendo chiquito y modesto, pero está recontra parado. Bien mantenido, con su cafecito en la entrada (barato, no como los cafés de otros teatros que te saca un ojo de la cara… Aquí una taza de café estuvo a tres lucas… Y no era kirma, sino café pasadito y rico y todo).  Felicitaciones al Británico, porque además las entradas tampoco estaban caras.

Segundo, la escenografía es de primera.  La casita en la que transcurre la historia está terriblemente bien ambientada, con mucho cuidado en el detalle.  Desde el techo de vigas hasta el piso sucio.  Es más, se dan el lujo de hacer efectos.  En varios momentos de la obra hay una lluvia torrencial afuera que no solamente se escucha en stereo surround, sino que además se puede ver en las ventanas.  Y los dos momentos que se combinan con proyecciones están perfectos.

En general me parece genial que haya una tendencia a cuidar más estas cosas en las obras de teatro en el medio.

Tercero, la actuación -como suele ser el caso en el teatro peruano, eso no se lo quita nadie- es sublime.  Norma Martinez es capísima interpretando a ese personaje tan particular (¿puede calificar como bipolar? ¿O con la palabra “transtornada” es suficiente?).  Los otros tres actores son harto efectivos, pero de lejos ella es la que se lleva el premio.  Qué capa.  Además, está la complicación del acento.

La obra original medio que se burla del acento irlandés en inglés.  Como esta obra está actuada en castellano, tuvieron que meterle una entonación particular a los diálogos para que la obra funcione.  Y lo hicieron muy bien.  Hasta la risa del personaje de Leonardo Torres tiene esa entonación particular.

Cuarto, la obra misma es muy buena.  La historia de una mujer de 40 años que vive frustrada atendiendo a su madre de carácter complicado y que añora con fugarse puede sonar cliché, pero esta obra está tan llena de detalles particulares…  Desde los grumos de la comida de la vieja hasta el detalle del orín en el lavatorio.  Todo cuadra en una gran maraña de elementos.

Y el humor negro de la obra, incluso presente en el momento más dramático de la historia (si la has visto, sabes a cuál me refiero… la revelación del taxi entre apreciaciones de galletas feas).  Si no fuera por esa ironía burlona que está en todo momento moviendo el piso de la historia, esta obra no sería tan buena.

Váyanla a verla si pueden.  Creo que ya se acaba.  Pero vale la pena. Y no es caro.

'2 Responses to “Mildemonios se fue al teatro (2)”'
  1. […] es que el modelo neoliberal que aplasta la creatividad y todo eso, ¿no? ¿Entonces por qué la industria del teatro en el Perú se ha disparado? ¿Por qué las producciones de teatro en el Perú están jalando cada vez más inversión y son […]

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930