Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Mildemonios prendio la televisión (5)

Articulo

mayo 21st, 2010UncategorizedMildemonios 1 Comments

Hace un par de semanas pasaron en el cable esa excelente película Inherit the wind, la versión con Jack Lemmon y George C. Scott de 1999.  Debo confesar que no he visto la versión original de este film de 1960, pero no me importa.  La versión televisiva es más que suficiente.  Es en una palabra, excelente.  Excelentes actuaciones, excelente guión, excelente tratamiento, etc.  Y si bien casi toda la película se sostiene en las discusones metafísicas y políticas que tienen los personajes de Lemmon y de Scott, también se lucen Beau Bridges como el reportero amoral, Lane Smith (¿lo recuerdan de la miniserie original de V – Invasión Extraterrestre?) como el pastor protestante fanático, Tom Everett Scott (el de That thing you do!) como el maestro que causa todo el problema.

A ver, por partes.  La película transcurre en una comunidad conservadora norteamericana en 1925.  En la escuela del pueblo el maestro comete la aberración de enseñar la teoría de la evolución.  Los padres lo ampayan y le meten juicio por pervertir las mentes de sus hijos.  A defenderlo llega el personaje de Jack Lemmon, un abogado liberal, que es visto como el diablo por los fanáticos cristianos del pueblo.  A enfrentársele y a representar a la comunidad llega el personaje de George C. Scott, otro abogado.  Éste es un político que ha postulado a la presidencia y que es reconocido como un importante líder espíritual.  Ambos están total y completamente convencidos de sus respectivas causas.  Lemmon de que en las escuelas se deben enseñar las dos cosas (la teoría de Darwin y lo que dice la Biblia) para que los chicos decidan por su cuenta en cuál creen.  Scott, por su lado, opina que la Biblia es suprema y que es lo único que se debe enseñar, que Darwin es diabólico y que hay que quemar su libro.

Buena parte de la película se la pasan discutiendo los dos.  Y es sublime.  Es increible.  Ambos personajes son geniales, en el sentido en el que ambos son apasionados y en extremo duchos en el arte del debate.  Y los dos actores que los representan lo plasman a la perfección.

Dos elementos que hacen de ésta una película excepcional en mi opinión.  La primera son los personajes que orbitan alrededor del juicio.  El reportero interpretado por Bridges es ideal para darle perspectiva a la causa de los dos abogados.  El reportero no entiende simplemente el fondo ético de la discusión: los principios, los fundamentos.  Él solamente ve escándalo y lo promueve cuando puede.  De hecho, al final, cuando se enfrenta a Lemmon por el resultado del juicio, deja en claro que él también tiene una posición con respecto a estos conflictos, algo que ha evitado revelar durante toda la película.

Además, el maestro, que pasa a un segundo plano y se mantiene como un objeto de lástima, así como su patética novia, la cual se deja manipular por ambos abogados.  También los campesinos que siguen la discusión y que van formándose opinión por su cuenta a lo largo de la trama.  Me parece particularmente emotiva la pareja que paga la fianza del personaje de Lemmon y la revelación de quiénes son y por qué lo hacen.  En esa parte creo que casi lloro.

Esta clase de detalles me parece que hacen de esta película una muy relevante, pues muestra a una comunidad que inicialmente pareciera que está completamente de acuerdo con una idea, para después ir revelando que no es así y, que de hecho, buena parte apoya la idea contraria por distintas razones.  En un país como el Perú en el que a la gente hay que sacarle su posición política con ganzúa, una película como ésta me parece harto relevante.  Sobre todo en un año como el actual, pre-electoral y electoral al mismo tiempo.

'One Response to “Mildemonios prendio la televisión (5)”'
Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031