Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Mildemonios prendio la television (14): El nuevo Doctor Who

Articulo

marzo 14th, 2011cultura, UncategorizedMildemonios 1 Comments
Mildemonios prendio la television (14): El nuevo Doctor Who

Hace un par de semanas terminé de ver la quinta temporada de Doctor Who, la primera con otro actor haciendo el papel principal -Matt Smith en vez de David Tennat- y con un nuevo productor/guionista en jefe -Steven Moffat en vez de Russell T. Davies-.  Así que no se trataba de simplemente una temporada más, sino de un replanteamiendo de la serie, que bien que le hacía falta sangre nueva, porque había decaído un montón.

Cuando Davies revivió Doctor Who, los fans estábamos tremendamente agradecidos.  La primera temporada fue la novedad, la segunda fue un drama muy bien planteado con un final perfecto.  Y entonces vinieron los problemas.  La tercera fue un intento por estirar el éxito de la segunda.  Y la cuarta ya fue un reloj que sigue funcionando porque nadie lo apagó.  Repetitiva, sosa, sin nada nuevo.  La cuarta fue un llamado a gritos de que algo cambie.  Después de eso vino un año sin serie, sino con especiales de una hora, que a mí por lo menos tampoco me convencieron, pero terminan con -como se había anunciado- la muerte del Doctor, lo que dejaba la puerta abierta para que un nuevo actor tomase el lugar y un nuevo guionista en jefe replanteara la serie, como es la tradición cuando el Doctor muere y se regenera.

Había muchas razones para esperar lo mejor.  Steven Moffat es un excelente guionista que ya se ha probado antes con producciones para la televisión tan bien orquestadas como Coupling o Jekyll.  Además, en repetidas ocasiones Moffat había manifestado ser un fanático de Doctor Who y ya había escrito capítulos para la serie antes.  De él son los dos capítulos en los que el noveno Doctor (Christopher Eccleston) está en Londres de la Segunda Guerra tratando “heridas físicas como si fuera una epidemia”.  Excelentes dos capítulos en los que se introducen al Capitán Jack y la frase “¿has visto a mi mamá?”.  De él también es el capítulo The girl in the fireplace, ya con el décimo Doctor (David Tennant), en el que saltos en el tiempo del personaje principal lo hacen entrar y salir de la vida de una joven en Francia pre Revolución Francesa, afectándola de distintas maneras, hasta que al final la ve morir.  Es la vida entera de alguien que resulta siendo un personaje histórico en 45 minutos.

¿Y cómo olvidar Blink, el mejor capítulo de todos los tiempos de esta serie? De éste no se puede decir nada, sino que simplemente lo TIENES que ver para entender qué es televisión post-moderna, con esa frase genial que lo dice todo: “People assume that time is a strict progression of cause to effect, but *actually* from a non-linear, non-subjective viewpoint – it’s more like a big ball of wibbly wobbly… time-y wimey… stuff”.  Así que cuando se anunció que Moffat sería el encargado de retomar la serie, todo era felicidad.

Hasta que la vi, por supuesto.  El primer episodio de esta quinta temporada es todo lo que uno esperaba que sea.  Es rápida, muy astuta, con muy buenas frases que quedarán para la historia, referencias a los Doctores anteriores, etc, etc.  Genial.  Pero de ahí, lamento tener que reportar, todo es cuesta abajo.

Estoy seguro que los más fanáticos estarán en desacuerdo conmigo.  Claro, no digo que no tenga buenos capítulos.  El segundo, The beast below, tiene su gracia.  El episodio en el que saltan entre dos realidades, Amy’s choice, es bastante original.  Y los dos finales son impactantes, no lo niego.  Pero esta temporada tiene varios problemas que espero solucionen para la siguiente temporada.

Primero, como bien lo manifiesta en el twitter @rasnazonk, apelan demasiado al recurso de dejar en claro que ha habido varios Doctores antes que el décimo primero.  En el primer capítulo es ameno que el Doctor atraviese una proyección de las caras de los Doctores anteriores.  Ok, chévere.  Pero a partir de ahí, en varios otros capítulos se vuelve a introducir la idea y ya medio que cansa.

Segundo -y ésta es creo la que arruina el feeling-, las resoluciones de los conflictos son sacados de debajo de la manga.  Esto lo discutí en algún momento con @ciudadanopop.  La genialidad de Blink es que las reglas del juego están claras desde el comienzo: El Doctor está atrapado en el pasado y solo puede intervenir a través de material grabado o registrado y los ángeles se vuelven piedra si los ves.  Son reglas simples que te dictan lo que tienes que hacer para salvarte: no pestañear.  A partir de que las reglas están definidas, se inicia la v0rágine de corridas del personaje principal de ese capítulo -la joven Sally Sparrow- para salvarse.  Por eso el final es tan genial: Porque está dentro de las reglas que se han definido desde el comienzo, pero siendo usadas de una manera que seguramente al espectador no se le había ocurrido.

Ahí reside la genialidad de una historia de ciencia ficción bien escrita.  No obstante, este recurso no es usado ni una sola vez en la quinta temporada.  De hecho, las resoluciones tienden a ser revelando información que el espectador no tenía por qué saber.

No siempre es así, claro.  En The beast below, de hecho, la resolución son con información que el espectador para entonces ya tenía.

Tercero -¡Spoiler Alert!-, ¿ese final? ¿En serio? O sea, ¿debo creer en el Doctor para que éste se salve? ¿Para que exista luego de haber sido borrado del universo? ¿En serio? ¿Eso es todo? O sea, en el final de la tercera temporada funciona que el décimo Doctor se salve porque LA HUMANIDAD cree en él, pero se explica que hay un efecto síquico que es plausible, dentro del contexto del capítulo, dada información que se ha brindado antes.  Pero aquí es, no sé, decepcionante.  Sacado de debajo de la manga.

Sobre todo porque previamente para escaparse de la mejor prisión nunca contruída, la cual está dentro de la mejor trampa nunca tendida, lo único que tiene que hacer es crear una paradoja auto contenida.  O sea, no importa lo que hagas, bajo el supuesto de que se va a salvar, regresaré en el tiempo y me salvaré a mí mismo.

Nuevamente: ¿En serio? Porque con esta jugada y la anterior -la de que creyendo en el Doctor éste se rematerializará luego de haber sido borrado de la existencia del universo- se solucionan no solamente todas, pero todas, las amenazas contra las que se ha enfrentado el Doctor, sino todos los héroes de todas las series de toda la historia de la humanidad.  La próxima vez que vea un capítulo de Doctor Who no tendré interés en saber cómo se soluciona, que era uno de los ganchos dorados de la serie.  Porque igual, o creo en él o se salvará a sí mismo, dado que se salva a sí mismo.  Jeez.  Qué aburrido.  De hecho, ¿qué villano sería lo suficientemente idiota para enfrentarse al Doctor ahora que se sabe esto?

Y eso que aún no incorporan el último anuncio de la BBC, de que el Doctor ya no tiene solamente doce vidas, como siempre se creyó dentro de la mitología de la serie.  Nope, ahora resulta que un Time Lord tiene infinitas vidas.  O sea, peor aún.

Creo que en un afán por hacer la serie impresionante se han retirado varios de los elementos que hacían de ésta una serie tan original y tan atractiva.

Cuarto, Matt Smith como el decimo primer Doctor cumple.  Está bien, con sus muecas y sus saltos y sus sacadas de lengua.  Más cercano al noveno Doctor que al décimo.  Pero esa acompañante que le han chantado, Amy Pond… ¿Qué pasó? ¿Billie Piper estaba ocupada? ¿A nadie más le molesta que sea la versión escocesa de Rose, la acompañante de las primeras dos temporadas? Claro, Moffat lo trata de arreglar con esto del matrimonio del día siguiente y el prometido que desaparece.  Pero pucha, ¿no había otra opción? Espero fervientemente que para la siguiente temporada se salgan con algo más original.  Si uno ve el listado entero de todos los acompañantes que ha tenido el Doctor a lo largo de las varias décadas que ha durado la serie podrá apreciar que hay muchas opciones y muchos otros tipos de personaje que se han usado que también son interesantes.  No siempre tiene que ser una joven británica rebelde ignorante.

En fin.  Espero que para la siguiente temporada hayan arreglado en algo la serie.  La sexta temporada ya está por lanzarse en abril.  Y bueno, esperemos que esta quinta haya sido un hipo durante el cual Moffat estaba adaptando su estilo a una nueva serie.  Y que para la sexta haya aprendido qué funciona y qué no y lo ponga en funcionamiento.

'One Response to “Mildemonios prendio la television (14): El nuevo Doctor Who”'
  1. Molly dice:

    De saber como eres físicamente ya te habría saltado a la yugular (no me disculpes, es mi parte de aficionada a Rose –ahora estoy pasando en un etapa de duelo tras Billie Piper y la última temporada de Secret Diary of a Call Girl)
    OK, Amelia “Amy” Pond, no es sólo una versión escocesa de Rose Tyler, sino que muy aparte de su cabello rojo, que no es nada cercano a Donna, parece una combinación de ambas (hubo alguna metacrisis que no vi y no recuerdo?) golpeando y gritando en la quinta temporada.
    La Davies Arc fue como una montaña rusa de una historia de amor dentro de un entorno de ciencia ficción. Moffat Arc tiene más de ciencia ficción sobre un futuro ex amor (tengo en la mente algo que dijo [SPOILER]“la señora” Doctor: I’ve got pictures of all your faces. You never show up in the right order though. I need the Spotter’s Guide. [SPOILER] Parece no importante, pero es todo lo que recuerdo de la quinta serie. Fantastico: los lagartos y el vacio, la caja de Pandora… pero es como que hay algo que está a la vista pero no sabes que es (en mi caso imagino que es… pero mucha teoría por hoy)
    Me hago esperar para ver Doctor Who filmado al otro lado del charco =)

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930