Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Mildemonios fue al cine (13): Tron Legacy

Articulo

enero 11th, 2011cultura, UncategorizedMildemonios 0 Comments
Mildemonios fue al cine (13): Tron Legacy

Casi todos los que comentan Tron: Legacy se centran en los aspectos visuales, que ciertamente están en algodón, y en su comparación con la Tron original, que ciertamente es interesante para llegar a conclusiones acerca de cómo ha variado el público en todo este tiempo.  A mí estos dos detalles me valen.  O sea, tienen su interés, pero no es lo que más me llamó la atención de esta película.

A mí sí me gustó.  Y suéltenme a los perros, si quieren, pero es que justamente trata uno de los temas que más me atraen en las películas modernas: la naturaleza de la libertad en una sociedad.  Si se dan cuenta, es un punto que da vueltas constantemente en este film -que me da la impresión que está mucho mejor maqueteado de lo que la gente está reconociendo-.

Primero, es clara la intención de los encargados de la película de definir un paralelo entre nuestro mundo y el mundo dentro de The Grid.  Desde la primera escena, en la que se comienza hablando de la rejilla, para pasar a mostrar la ciudad en la que transcurre la primera parte de la historia, hasta la escenografía que constantemente deja en claro que vivimos en un mundo en extremo bastante ordenado (las cuadrículas en los pisos, las calles que luego serán replicadas dentro del mundo virtual, etc.).  Desde ese momento creo que hay una clara intención por comunicar que The Grid es una metáfora de nuestra sociedad y no tanto una representación fantástica de lo que sucede dentro de una computadora con la información y los programas, como era más el caso con la primera Tron.

Segundo, hay un fuerte tema con respecto al ideal de la búsqueda de la perfección que creo que es bien relevante hoy en día.  El Flynn del pasado tiene una clara obsesión con la intención de crear una sociedad perfecta, lo cual llama la atención, porque es claro que se trata de un loquito con mentalidad de hippie: hay que compartir la información, hay que rebelarse contra la autoridad, etc.  Y claro, viene de un mundo imperfecto y tiene una idea de cómo es que debe ser la sociedad perfecta.  Con esa idea en la mente es que crea a su respaldo, Clu -hecho tan a su imagen y semejanza, que hasta tiene su cara… otro detalle introducido por los creadores del film para dejar en claro ese mensaje- y entonces comienza la tensión.  Aunque mientras Flynn sigue buscando crear ese mundo perfecto dentro de The Grid no hay  problemas.

Pero cuando llegan los Isos y le enseñan a Flynn que una sociedad sin espontaneidad y sin elementos libres no puede ser perfecta, Clu se rebela contra Flynn.  Lo cual era de esperarse (ay, Flynn… en qué estabas pensando…).  Clu es un personaje creado por Flynn para buscar la perfección, pero tiene la personalidad de Flynn, que es un rebelde consumado.  Cuando Flynn ya no busca la sociedad perfecta como la tenía definida inicialmente, sino que cambia su definición de perfección, de tal manera que comienza a trabajar de manera distinta, a Clu le da su chiripiorca y comienzan los problemas.

En varios momentos de la película se deja en claro que Clu está convencido de estar haciendo lo correcto.  Claro, es un dictador y un radical, pero para eso fue creado.  Y Flynn es un irresponsable por haberlo creado y haber quitado la mano.  Oh, es que cuando lo enfrente crece en poder… Como en la vida real.  Si te enfrentas a un rival político y no lo terminas por destruir, éste sale fortalecido del encuentro.  Nuevamente un paralelo con nuestro mundo.

Y si Flynn destruye a Clu, él mismo no sobreviviría el proceso, nos informan en cierto momento.  Pucha, pero es su responsabilidad, pues, ¿no? Tremendo cobarde, corriendo a esconderse a una cueva por décadas.  Solamente la llegada de su hijo lo saca de su aletargamiento.

Tercero, hay un rollo bien interesante con respecto al liderazgo, lo cual a su vez está relacionado con el asunto de las libertades.  Flynn es un héroe básicamente por su rollo.  En el mundo real todo el mundo lo ama y lo sigue… porque está liderando una revolución tecnológica que está trayendo desarrollo a la sociedad.  Y justo cuando estaba por ofrecer su último milagro a la humanidad, desaparece.

Pero dentro de The Grid es un user.  Un usuario.  Y los usuarios son odiados por los programas, porque son considerados ex-dictadores que hacían con los programas (interpretados como personajes con vida propia) lo que querían.  Pero no solo eso, sino que además, afuera en el mundo real, ha sido olvidado y ahora es menospreciado por representar valores que han pasado de moda.

Por su lado, Clu representa un tipo de liderazgo bien interesante.  Sí, claro, tiene su legión de admiradores -así se muestra en las escenas en esa especie de hiper coliseo en el que son las batallas con discos y con motos-, básicamente porque él los liberó de la tiranía de los usuarios.  Ahora, ¿tiene sentido ese liderazgo? Ok, sí, el tipo liberó a una sociedad de un yugo, el de un usuario que quería usar a los programas para el beneficio de otros usuarios.  Y encima de eso, cuando llega una tercera parte -los Isos-, los chotea por ellos.  Yo entiendo perfectamente por qué los programas deben odiar a los usuarios.

Pero Clu usa ese odio para su favor.  No, momento.  No para su favor, sino en aras del objetivo para el cual fue creado: Para crear la sociedad perfecta.  Y hacia el final de la película, cuando da su discurso final, previo al enfrentamiento decisivo, hay un claro paralelo con el discurso que da Flynn al inicio de la película a su legión de admiradores. ¡Ambos están prometiendo lo mismo! Entonces, ¿por qué Flynn sería un héroe y Clu un villano?

Fácil.  Por el método.

Flynn no va a matar a nadie para alcanzar su objetivo.  Para él el fin no justifica los medios.  Él valora la libertad por encima de todo, al punto que deja que su hijo esté al punto de matarse en más de una ocasión.  Clu, en cambio, no cree en la libertad.  Para él el fin sí justifica los medios.  Para él no tiene nada de malo reescribir la personalidad de un programa, el equivalente a lavarle el cerebro a una persona en nuestro mundo. ¡No hay mayor atentado a la libertad de un individuo!

Este detalle en particular me parece que hace de ésta una película muy relevante.

Cuarto, no sé de dónde sacaron el personaje de Michael Sheen, Castor.  Pero qué capo ese actor.  Ojalá lo veamos en papeles más desafiantes pronto.  Un maestro.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
noviembre 2020
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30