Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Lecciones aplicadas de economia (3): Quien se preocupa por las instituciones a final de cuentas

Articulo

febrero 28th, 2012UncategorizedMildemonios 1 Comments
Lecciones aplicadas de economia (3): Quien se preocupa por las instituciones a final de cuentas

Desde hace una semana (¿o ya van dos?) nos hemos estado lamentando por la patética situación institucional en la que se encuentra nuestro fútbol.  Nos hemos estado quejando de la terquedad de las partes, que se niegan a ceder.  Hemos estado buscando culpables.  Y por lo menos yo tengo la plena creencia de que nada va a cambiar, básicamente porque mantener satisfechos a la hinchada es más fácil que darle pan y agua.

No obstante, me interesa resaltar el punto de que aquí no hay nada nuevo.  Desde hace por lo menos una década ya sabíamos de la rudimentaria situación de la FPF, de las deudas de los clubes, de los abusos, de los engaños, etc.  Y aún así seguíamos yendo al estadio y seguíamos celebrando los partidos.  Y es que a los peruanos no nos importan las instituciones.  Lo que nos importa es que no se metan con nosotros.  Mientras que haya partido, no nos importa que haya una dirigencia que es cuestionada y que presumiblemente se mete dinero al bolsillo.  Mientras que la combi nos lleva del punto A al punto B no nos importa que en el camino atropelle transeúntes.  Mientras que haga obras no nos importa que robe (estadisticamente hablando, en todo caso).

El problema es que sin instituciones no hay formalidad.  Y sin formalidad no hay desarrollo. Y por supuesto que no hablo de instituciones de juguete, como las que en muchos casos tenemos hoy en día, sino instituciones sólidas, con cuentas transparentes y con procesos incuestionables de elección de dirigentes.  Consideren que, así como las guerras se ganan durante la paz -preparándose para la batalla, de tal manera que cuando llegue el momento ya estés listo-, las crisis institucionales se evitan preocupándose por hacer los ajustes necesarios cuando surge evidencia de que las cosas están yendo mal.

En ese sentido, tiendo a tomar como variable de control a la Asociación de Scouts del Perú (ASP).  Claro, rajar del fútbol es fácil, porque ya el escándalo es incuestionable.  Pero con la ASP la crisis aún no es completamente evidente y los escándalos no han sido completamente difundidos.  De hecho, muy pocos de sus miembros saben que como institución la ASP no existe, pues hace varios años que no ha podido ser inscrita en la SUNARP.  Y los que lo saben no le dan importancia al detalle, a pesar de que es bastante crucial: La ASP no puede, por ejemplo, recibir donaciones o hacer cualquier transacción financiera mientras ese problema no se solucione.   Y hasta donde sé el acercamiento más proactivo al problema es no hacer nada para esperar a que se solucione solo.

Que no se haya podido inscribir en la SUNARP todos estos años no es un hecho casual.  Sería consecuencia de que la actual cúpula tomase el control de la asociación por medio de malas prácticas.  Aquí la carta explicando las razones por las que se le niega la inscripción, material que se filtró el año pasado, pero que a nadie parece importarle.

Hasta ahí todo es objetivo y concreto.  Además está el hecho de que esta cúpula ha optado en estos años por una estrategia de sanción a los que critican y de manejo a su antojo de las reglas.  Esto, a su vez, ha llevado a que el número de inscritos esté en caída libre.  Más claro no canta un gallo.  No obstante, la gente que podría hacer algo formaría parte de la argolla o prefiere no mover un dedo a menos que se metan con ellos.  Con esto, tenemos un interesante punto de pareto, en el que nada cambia, porque la argolla sabría a quiénes no pisar por un lado y los que no son parte de la argolla saben cómo dejar en claro que no le conviene a la argolla meterse con ellos.  Los que salen perdiendo, por supuesto, son los que no tienen medios para hacerse respetar a la fuerza.  Curiosamente estamos hablando de una organización que se supone que se dedica a promover una serie de valores y principios que apuntan a formar mejores ciudadanos.  No sé por qué este punto de paretos no me parece el más eficiente para precisamente eso.

No obstante, estoy siendo injusto.  Dentro de estas instituciones hay gente que aún trata de mantener la validez de los procesos y los valores de los que las fundaron en algún momento.  Pero no son la mayoría y no cuentan con el apoyo de las bases cuando surge un problema.  Al final, el resultado es que la institución es cada vez menos sólida y cada vez con menor identificación por parte de lo que deberían ser llamados a conformarla.

(Dibujito de arriba: http://ecartez-vous-jarrive.blogspot.com/)

'One Response to “Lecciones aplicadas de economia (3): Quien se preocupa por las instituciones a final de cuentas”'
  1. Marco dice:

    Esa resolución del tribunal registral no está completa, se saltea del I al VII, y no se ven las razones por las cuales observan la inscripción, lo cual ayudaría de alguna manera saber que es lo que le falta para inscribirse, y que tan fácil o difícil es subsanar eso.

    Sin embargo, si hay desidia por parte de los directivos, es porque están ganando algo con la informalidad.

    Pasando al tema del post, creo que tienes razón, y creo que finalmente la culpa es de todos, ya sea por acción o por omisión. Los políticos, los dirigentes de fútbol, los directivos de asociaciones o clubes, no salen de la nada, son gente que viene de una familia, y de repente hasta son conocidos nuestros, a los cuales no los hemos detenido en sus malas acciones cuando se ha podido.

    Cada persona, debe tomarse más en serio su papel en la sociedad. Finalmente, el que mejoren las instituciones, va a repercutir en beneficio de todos.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930