Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » La verdadera solucion al caos (10): Un espacio para convenciones y eventos

Articulo

septiembre 13th, 2012UncategorizedMildemonios 11 Comments
La verdadera solucion al caos (10): Un espacio para convenciones y eventos

Hace un tiempo, cuando estaba vigente el rollo éste de que los organizadores de Mistura estaban destruyendo un parque, escribí esta opinión en la página web de Semana Económica, en la que básicamente comentaba que esto en realidad es más evidencia de que en Lima falta un gran espacio público para realizar este tipo de eventos.  Y que Mistura no es la primera convención que termina siendo hecha en prácticamente donde pueda, en cuyo proceso termina arruinando parques o distorsionando el natural funcionamiento de un barrio, para luego compensar de alguna manera.  En esos días el amigo Godoy también escribió sobre el mismo asunto.

Y bueno, esta semana ya está corriendo Mistura y todos vamos y comemos rico y nos olvidamos del problema de fondo: Que sigue faltando un espacio para este tipo de eventos.  No obstante, en estos días me pasó la voz un amigo que alguna vez vio este tema con un grupo de gente de Capeco, que se juntaron por precisamente esta preocupación.  Lo primero que me indica es que hay que diferenciar entre un “centro de exposiciones” (que es básicamente lo que necesitamos para esta clase de eventos de gran magnitud) y un “centro de convenciones” (que resuelve el problema para eventos de empresas con capacidad cerrada, como un congreso de médicos especialistas en algo o la presentación a todo dar de un libro).  Lo que en realidad estamos necesitando en Lima es un centro de exposiciones.  Centros de convenciones ya hay varios, algunos de los cuales están asociados a hoteles: María Angola, Los Delfines, etc.

Pero hay otra diferencia.  La idea del centro de exposiciones es que albergue a eventos de caracter público, abierto e inclusivo.  El mismo diseño del espacio tiene que ser distinto.  La lógica de la infraestructura tiene que ser otra.  Y no sólo piensen en los costos de tener un espacio como ése, sino en los beneficios sociales.  Solamente piensen en todas las ocasiones que hemos lamentado durante el año pasado no contar con ese espacio: Mistura, Feria Internacional del Libro, Extemin, Motorshow, Lima Fashion Week, Salón Internacional de Turismo, etc, etc.

Entonces, por un lado hay demanda.  Por el otro, el benchmark internacional nos sugiere que Lima debería tener su propio centro de exposiciones.  Uno moderno y grande.  Sin embargo, esto no se puede dejar al sector privado.  Lo que vemos en otras ciudades es que el centro de exposiciones de la ciudad no fue iniciativa privada, sino que es propiedad de la ciudad (o sea, fue iniciativa de la municipalidad o del gobierno subnacional).  Los ejemplos a los que podemos aspirar imitar son varios: Buenos Aires, Medellín, Miami, Sao Paulo, Santiago, entre otros.

¿Por qué no se le deja esto al sector privado? Éste es un caso en el que puede que por sí solo mantener un centro de exposiciones sea rentable, pero que si se compara con otras opciones no lo sea.  Tomen como ejemplo la Feria del Pacífico.  Bien manejado daba plata… Pero a los dueños les dio mucha más ganancia dejarlo de lado para en ese espacio poner un proyecto inmobiliario, combinado con un proyecto de retail.  Y no, no es que haya una burbuja inmobiliaria, sino que el precio del terreno en el medio de una ciudad moderna costará cada vez más naturalmente.

Así que si queremos tener un centro de exposiciones relevante, éste tiene que ser iniciativa de la municipalidad y quizás luego operado por un privado (o sea, propiedad de la ciudad, pero entregado a un privado para que lo administre por un tiempo definido, como el aeropuerto Jorge Chávez).

No es mi intención echarle otro muertito a la alcaldesa en precisamente la semana en la que se sacó de encima definitivamente la amenaza de la revocatoria.  Sino sugerir que lo piense.  O que lo pensemos todos.  Quizás no sea para este régimen municipal, sino para el siguiente.  O quizás no para esta alcaldesa, sino para un siguiente burgomaestre (que es un término unisex, tengo entendido).  Quién sabe.

Oh, yo sé lo que estás pensando.  Que no hay un espacio disponible, que todos los buenos terrenos ya están ocupados y que tendríamos que hacerlo subterráneo o en un segundo piso de la Javier Prado.  Más sobre esto en un próximo post, porque no es tan simple, pero tampoco imposible.

(Dibujito de arriba: http://nicholaskole.blogspot.com/)

'11 Responses to “La verdadera solucion al caos (10): Un espacio para convenciones y eventos”'
  1. […] semana pasada escribí un post sobre la necesidad que tiene Lima de tener un espacio designado para eventos como el Mistura o la Feria Internacional del Libro.  La […]

  2. David Garcia dice:

    Debió ser la Expoalimentaria. Es porque no se podía estacionar dentro o si? En teoría parte del terreno se podría dedicar a estacionamientos.

    Pero sigo pensando que si hubiera infraestructura (y sistema) de transporte lo ideal seria hacerlo en las afueras de Lima.

    • Mildemonios dice:

      Lucas: Definitivamente hay una externalidad positiva. Los que costean por sí solos Mistura no son los únicos que reciben beneficios de eso. Claro, si los tomas por separado, cada uno está reportando un beneficio privado, pero todos esos beneficios privados que no se habrían reportado si esos otros agentes hubiesen organizado su evento, constituye el beneficios social de que se haga Mistura.

      David: Sí, supongo. Por ejemplo, hacia el sur. Pero como te decía la vez pasada, me han pasado una lista de opciones, pero implicaría expropiar.

  3. Lucas S. dice:

    No entiendo tu respuesta. ¿Cuál es la externalidad?¿El beneficio económico que obtienen los organizadores? No, eso no es una externalidad. ¿El beneficio de los que tienen un stand? No, eso no tampoco es una externalidad. ¿El beneficio que obtienen los consumidores? Menos.

    En toda transacción de mercado hay por lo menos dos “beneficios privados” que no se hubieran dado si no ocurría la transacción, eso no quiere decir que toda transacción de mercado tiene externalidades positivas.

    De repente hay alguna externalidad que no estoy viendo, pero podrías nombrarla? Decir “todos esos beneficios privados” no me dice mucho. ¿A qué beneficios te refieres?

  4. Lucas S. dice:

    ¿Los que salen ganando con Mistura y La Feria del Libro? Muchos -productores, agricultores, restaurants, editoriales, distribuidores, consumidores, etc.-, claro, pero es un beneficio privado. ¿Si ese beneficio no puede costear un terreno céntrico por qué lo tendría que costear la ciudad?¿O es que hay alguna externalidad positiva o algún otro tipo de beneficio que justifique la intervención estatal?

    Sigo sin entender cuál es esa divergencia entre el bienestar social y el bienestar privado que explica la necesidad de que el estado subsidie un local céntrico para un centro de exposiciones.

  5. David Garcia dice:

    Son recintos feriales lo que necesitamos (de exposiciones como le llamas). Algo a considerar es que no necesariamente tienen que estar en el centro de la ciudad; en algunos países los recintos feriales mas importantes ni siquiera están en las capitales.

    El problema con Lima (me refiero a hacerlo en las afueras) es la infraestructura de transporte y hotelera, esta última sobre todo para ferias internacionales.

    Algo que se me ocurre pensando en voz alta, es mirar al sur, tomando como mini-ancla lo ya desarrollado en el balneario de Asia.

    Una opción dentro de Lima: el Pentagonito. Convertirlo en centro ferial incluso fue una opción para una improbable cumbre de cambio climático de la ONU hace unos años.

    Sin embargo, me gustaría ver el Pentagonito como un gran parque, ganando un espacio público importante para Lima.

    • Mildemonios dice:

      Arariwa: Ah, sobre los terrenos que se podrían usar tengo otro post pendiente. Espérate una semanita o dos!

      Lucas: Es que hay una diferencia entre el beneficio para el privado y el beneficio social. A la ciudad le conviene tener un espacio como éste, porque genera un montón de beneficios de muchos tipos. Solamente piensa en todos los que salen ganando con Mistura o la Feria del Libro. Tener un centro de exposiciones más grande y organizado permite hacer eso mismo para otros temas.

      David: Una vez fui a un evento en el Pentagonito, creo que se llamaba Expoalimento. Y no era la muerte, te diré. El estacionamiento era un martirio. Y salir y entrar al Pentagonito mismo una locura. Había que caminar un montón.

  6. Lucas S. dice:

    Hola Hans,
    Me parece que en posts anteriores has defendido la idea de que para que el estado intervenga en el mercado este debe presentar alguna falla. No me queda claro cuál es esa falla en este caso.

    Si, por un tema de costo de oportunidad, no es rentable para un privado tener un centro de exposiciones para eventos privados en medio de la ciudad, no entiendo muy bien por qué para la ciudad lo sería. ¿Tener un centro de exposiciones genera algún beneficio social que no puede ser completamente internalizado por un privado?¿cuál?

  7. arariwa dice:

    Si bien es cierto le llaman “Centro de Convenciones”, la idea es la misma que propones (es decir no es un simple centro de convenciones), si descargas la Cartera de Proyctos de la Ciudad de Lima, es la página 25 http://www.munlima.gob.pe/noticias/item/2428, recuerdo que en ese evento de hace casi un año pregunté si la Municipalidad ya había identificado la ubicación, pero nunca obtuve respuesta.
    Sobre ubicaciones, en mi opinión la ideal sería el Pentagonito, creo que el Estado debería convertirlo en un súper parque, me parece que como está, está mal usado, y por supuesto se puede concesionar a un operador privado.
    Otro lugar con muchas ventajas (excepto la altura) es el Cusco, no sé que pensarán hacer con el súper terreno que quedará disponible en el actual aeropuerto luego que exista el Aereopuerto de Chincheros (si llega a existir), allí pueden hacer un súper parque con lugares para exposiciones; etc.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930