Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » La inevitabilidad historica de Sedapal

Articulo

La inevitabilidad historica de Sedapal

Después de la crisis de San Juan de Lurigancho de hace unos días y del pésimo manejo de la misma Sedapal, no debería quedar mucho más que discutir. Aun así, no pasará nada, todo seguirá igual y seguiremos cargando con esa empresa pública atrasada.

Dirán que la crisis en San Juan de Lurigancho no fue culpa de Sedapal, sino de sus proveedores. No obstante, estos proveedores son seleccionados por la misma Sedapal. Es decir, si hay malos proveedores, fue la misma empresa pública la que los eligieron. Y sí, de hecho, habría mucho para investigar, si consideramos que en el pasado Contraloría ya ha identificado malos manejos por parte de los funcionarios de Sedapal en ese sentido. No solo eso, sino que es un tema que nos debería preocupar más, considerando que esta empresa pública es una de las que más proveedores contrata en el Estado (después de Petroperú, MTC y Essalud). Contraloría encontró solo en la construcción de la planta de Huachipa perjuicios por S/.91 millones, señalando a los funcionarios responsables. Así que ya sabemos que hay un problema ahí.

Dirán también que los cuestionamientos son memeces, porque Sedapal tiene una buena clasificación por parte de evaluadoras como Moody’s. No obstante, olvidan que Moody’s y Fitch Ratings evalúan una cosa en estos documentos y una solamente: qué tan probable es que Sedapal no devuelva dinero que se ha prestado. Eso es todo lo que comunica la buena calificación de Moody’s. ¿A alguien le sorprende que Sedapal sea un buen pagador? No debería, es una empresa pública. Tiene acceso a recursos casi ilimitados por parte del Estado. Si no pudiera pagar un crédito, el Estado lo cubriría. De hecho, eso ya sucede todo el tiempo. Hace unos años se identificó que la empresa pública que no es pública pero sí es pública Petroperú sin aval del Estado no contaba con grado de inversión. Es decir, si se evaluara como empresa privada sin el aval del Estado, tendría una calificación mucho menor. Con Sedapal pasa lo mismo.

Dirán también que Sedapal es una empresa sostenible y que no sabemos de qué se quejan. Pues no, Sedapal no es una empresa sostenible. Lo único sostenido en Sedapal es la subvención que recibe del gobierno para seguir funcionando, el cual se encuentra sostenidamente alrededor del 10% del fondeo de la empresa. Sin esa subvención Sedapal quebraría en cuestión de meses.No es sostenible y no es eficiente.

Dirán también que Sedapal es un caso de éxito de gestión del riesgo. Los que alegan esto son claro reflejo del preocupante chip que tienen los funcionarios públicos en la cabeza. Sí, todos sabemos que en esta empresa pública han implementado protocolos y contingencias. Pero la providencia no premia al esfuerzo, sino a los resultados. Y los vecinos de San Juan de Lurigancho no creo que estén muy satisfechos con estos protocolos. Al igual que dudo que los vecinos de Villa María del Triunfo lo hayan estado hace poco. Digan lo que quieran, la realidad es que Sedapal no está preparada para eventualidades.

Dirán que hay que ser mezquino no reconocer que la red ha crecido y que Sedapal sí ha avanzado en hacer llegar agua potable y desagüe a más limeños. Y es cierto. Se ha pasado de producir 714.7 millones de metros cúbicos en el 2016 a 757 millones en el 2020. No obstante, se trata de un crecimiento de apenas el 5.9%. Insuficiente si se considera el crecimiento de la población y el incremento del número de viviendas y el incremento de la red necesaria para poder llegar a quienes aun no se llega.De hecho, para el periodo 2015-2020 Sedapal tenía comprometidas inversiones por S/. 6,413 millones, pero solo ejecutó S/. 2,348 millones. O sea, un avance de apenas 38.9%. Y, aun así, la defienden.

(Originalmente publicado en El Reporte)

(Fotito de arriba: Cuida el agua)

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031