Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » La educacion primero (8)

Articulo

abril 7th, 2010UncategorizedMildemonios 5 Comments

sistec30isma

Por un trabajito redescubrí esa maravillosa iniciativa llamada TED: Ideas worth spreading.  Se trata de un website que anda colgando semana tras semana conferencias de los líderes mundiales de distintos temas.  Algunos son medio pastrulos, otros son accesibles, algunos son pura pose.  Pero todos y cada uno de ellos es un total y completo entusiasta en su tema.  Por ejemplo, chequeen esta maravillosa presentación de un tal Thomas Barnett, estratega militar con una propuesta de reordenamiento del ejército norteamericano para que sea efectivamente una herramienta para promover paz, o esta apasionada presentación de Isabel Allende sobre feminismo en el mundo moderno.

TED es una mina de información.  Pero ayer vi este rollo de un matemático Arthur Benjamin, que además es profesor escolar de matemáticas.  En él cuestiona que el sistema de enseñanza de matemáticas actual esté sobre la base de la perfección de las técnicas de aritmética y de álgebra.  Explica que la lógica de esto es apuntar a que los alumnos tengan la base necesaria para dominar luego el cálculo.  No obstante, el porcentaje de personas que aplicarán cálculo en su vida adulta cotidiana será mínimo.  Benjamin propone que se reoriente el sistema a la enseñanza de las estadísticas y las probabilidades.  Que eso tiene más sentido en el mundo globalizado de hoy en día.

Benjamin no ahonda mucho en su idea, pero me dejó pensando.  Y creo que tiene mucho sentido.  Nosotros aplicamos mucho más estadísticas de lo que nos damos cuenta.  No sólo cuando hablamos del fútbol peruano y que matemáticamente aún es posible que campeonemos (refiriéndose a que existe una posibilidad, aunque improbable, de que lleguemos a algo), sino también cuando jugamos otras cosas.  Cuando vamos al casino, cuando invertimos en un negocio, cuando compramos una lotería (de hecho, si la gente supiera de estadísticas, las loterías quebrarían y los casinos cerrarían, porque nos daríamos cuenta que estamos siendo estafados de lo lindo), etc, etc.

No obstante, esta meditación de inmediato lleva a estrellarse contra la pared de nuestra patética calidad de educación nacional.  Mientras que Benjamin en Estados Unidos puede mandarse su floro acerca de cómo replantear la orientación de la enseñanza de las matemáticas, aquí en el Perú tenemos que primero preocuparnos de tener alguna clase de sistema de enseñanza de las matemáticas.  No olvidemos que las evaluaciones nacionales y las comparaciones internacionales nos dejan pésimamente mal parados y sin ninguna clase de forma de defender el mamotreto que son nuestras escuelas públicas (aunque en promedio nuestras escuelas privadas también dejen mucho que desear, pero pasan piola ante el desastre de las públicas).

Como se recalca en todos lados, un sistema educativo es solamente tan bueno como la calidad de sus docentes lo permite.  Y lamentablemente en el Perú ese es el problema.  Recuerden que, como lo repasa el amigo Trahtemberg, una buena formación pedagógica y una capacitación técnica no es suficiente para ser buen docente.  Hay mucho más detrás que hace que ser docente sea un verdadero reto.  En ese sentido, sí, por supuesto que hay que pagarles mejor (hoy por ejemplo salió en El Comercio una noticia que no sé a ustedes, pero a mí me parece inaceptable: setenta docentes de Fe y Alegría siguen enseñando a pesar de que no les pagan… O sea, lo mejorcito que tiene el Ministerio de Educación y no lo cuidan.  Mal, pues.  Pésimo).  Pero no solamente se trata de pagarles bien.  Se trata de un tema de incentivos.  Y en ese sentido necesitamos un sistema de evaluación que asegure que con el tiempo el sistema vaya mejorando cada vez más.

Así que mientras que en el mundo desarrollado se replantean las tendencias de la enseñanza y se cuestiona los fundamentos, nosotros aún estamos luchando por reformar nuestro sector educación en su versión más elemental.  Se sabe que esta reforma va a tomar décadas.  Precisamente por eso es importante mantener el rumbo y no dejarnos engañar con críticas huecas de “todo sigue mal” o “no se ha hecho nada de nada”, cuando sí hay algunas mejoras.  Que el sistema de evaluaciones tiene errores y aspectos que mejorar, por supuesto.  Pero tenemos que tirar para adelante, porque ése es el camino adecuado.  No podemos seguir dejando pasar el tiempo dejando este importante tema en manos de dirigentes que ya fracasaron históricamente en sus propuestas de cómo mejorar la calidad de la educación del país o seguir tomando en serio a quienes proponen regresar a la casilla cero.  La que está al costadito de “go!”.

A ver si así aprendemos mejor sobre cómo funcionan las probabilidades y reconocemos que matemáticamente nunca tuvimos opción de campeonar por algo llamado tendencia en serie de tiempo.

'5 Responses to “La educacion primero (8)”'
  1. […] Está bien que el Estado haya iniciado ese proceso, que sí pues, es recontra imperfecto.  Pero ahora tiene que venir la segunda ola de esa reforma.  Se tiene que perfeccionar el deficiente sistema de evaluación que se ha instaurado.  Está […]

  2. Renatiux dice:

    Bueno, ya que tu preguntas y yo que no puedo con mi genio, solo diré que el numero de observaciones (mediciones) u ocurrencias en tus posts no es una cantidad suficiente para determinar la tendencia. En todo caso, la característica ya ha sido establecida, solo resta saber su comportamiento 😉

  3. Renatiux dice:

    Buen post, aunque eso de la serie de tiempo ya sonó muy “marciano”, “geek”, “nerd” 😉

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
agosto 2021
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031