Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » La educacion primero (11)

Articulo

septiembre 27th, 2010UncategorizedMildemonios 13 Comments
La educacion primero (11)

Más allá del debate y de la mecha entre las dos candidatas a la alcaldía, hay un punto específico que pareciera estarse perdiendo de vista.  Cuando a una de las candidatas se le cuestiona por estar dándole terreno al SUTEP, de inmediato alguno de los fans enamorados de dicha candidata salen a, en el proceso de defender al objeto de sus fascinaciones, defender en el proceso al SUTEP.  Que ok, puede ser, porque han tenido un papel importante.  Pero a ver, no perdamos de vista lo siguiente.

Primero, como nos lo recuerda el amigo Ricardo Lago seguimos siendo una vergüenza en educación.  Los resultados de las evaluaciones internacionales nos dan de alma y nos dejan muy mal parados.  Esto tiene que ser en parte, aunque sea, responsabilidad del SUTEP, que por muchos años estuvo pidiendo varios cambios en la escena educativa pública peruana.  Varios de estos fueron acogidos y hoy en día se ven como claros causantes de la baja calidad.  Sólo para mencionar dos: la inamovilidad del docente y la reducción de las funciones del director.  Si tienes más de 40 años seguramente recordarás que ésas dos eran arengas del SUTEP que se repetían hasta el cansancio y por las cuales nuestros amigos de ese gremio han marchado hasta decir basta.  Eventualmente se les dio el gusto y ahora vemos los resultados.

Los resultados que presenta el amigo Lago se cruzan en varias evaluaciones distinas hechas por distintos organismos internacionales con distintos intereses revelados.  Así que tendría sentido que sean ciertas: En la calidad de la educación primaria, estamos en puesto 133 a nivel mundial… de 139 países evaluados.  O sea, una vergüenza.  Por lo menos le ganamos a Angola.

En calidad de la educación matemática y científica estamos también en el puesto 133.  O sea, nuevamente dando vergüenza.  La primera reacción del SUTEP cuando esta data comenzó a arribar al Perú hace varios años fue negarlo todo.  Después negar su responsabilidad.  Y ahora alegar que para eso mejor les pagan mejor.  Y sí, de hecho hay que pagarle bien a los docentes públicos.  Pero no a todos, solamente a los buenos.  Subirles el sueldo a todos sin distinguir a los buenos de los malos ya lo hizo Toledo y no tuvo absolutamente ningún impacto en la calidad de la educación.  Lo cual era obvio.

Segundo, como lo comenta el amigo Leon Trahtemberg, para poder implementar evaluaciones, el Gobierno tuvo que chocar directamente con el SUTEP.  Claro, hoy sabemos que las evaluaciones tienen mucho que mejorar, pero en ese entonces a lo que se oponía el gremio era al concepto de la evaluación.  Querían seguir recibiendo sus aumentos y ascensos sobre la base del tiempo de servicio y no sobre la base de la calidad de su trabajo, lo cual pues no tiene ningún sentido.

Y es que, como lo comenta el amigo Trahtemberg, el SUTEP había dejado de ser hacía tiempo una entidad técnica u orientada a la mejora de la calidad educativa para pasar a ser una entidad meramente política y orientada a defender los intereses de sus agremiados, por encima de la calidad educativa o de las consideraciones técnicas.  Si estás relacionado a la actividad de la educación sabrás que alrededor de los noventas en el mundo hubo una revolución en lo que a la educación se refiere, que implica que los docentes deben capacitarse con respecto a nuevas técnicas y nuevas formas.  Eso es imposible colocarlo en los docentes públicos si es que las capacitaciones no llevan a nada práctico.  Necesariamente había que atarlas a los ascensos y los aumentos de sueldo.  A eso en economía se le llama incentivos y es la única manera de asegurar que alguien que trabaja para el Estado rinda.

Ahí al final el amigo Trahtemberg también comenta la trampa ética que implica defender la estabilidad laboral perpétua que el SUTEP defendía a toda costa.

Tercero, como lo comenta este documento de GRADE, el que el SUTEP haya participado en la reforma anterior de la educación como un agente político, antes que uno técnico o educativo ha traído una serie de problemas que ahora enfrentamos.  Es decir, negar que han sido unos irresponsables al velar por sus intereses solamente, antes que por la calidad de la educación, no me parece una opción seria.

Ojo, aquí me importa un rábano que sean comunistas, neoliberales o neokeynesianos.  El caso es que velaron por sus intereses y eso con el pasar de los años le ha hecho mucho mucho daño a las nuevas generaciones de peruanos.  Es más, para el comunismo clásico la educación es vital y de suma importancia.  Si el SUTEP fuese realmente roja -o en todo caso, comunista de verdad- no estaría con ese rollo, sino colaborando para sacar adelante una reforma educativa que nos saque de esta patética situación en la que tenemos uno de los peores resultados del mundo (como lo mostraba Lago), que vaya más allá de “súbeme el sueldo de nuevo y hablamos”.

'13 Responses to “La educacion primero (11)”'
  1. JcRomaina dice:

    yo creo que todos aca podemos estar de acuerdo en que el sutep no es enteramente culpable de la realidad de la educacion del pais. Son muchos factores y entidades, incluyendo a los diferentes gobiernos que hemos tenido. pero no deja de ser el obstaculo mas grande que hay para realizar los cambios que se necesitan. son un grupo demasiado numeroso, facil de manipular por las cabezas que piden lo que se les da la gana porque piensan que eso necesitan.La educacion es vital porque de ella depende nuestro futuro como pais… pero el sutep nunca lo ha visto asi. Ser maestro va mas alla de un trabajo comun y corriente, y tiene un significdao mucho mas grande e importante que ellos no pueden ni quieren ver.

    • Mildemonios dice:

      JCRomaina: Yep. Eso es lo que estoy diciendo desde el comienzo. SUTEP no es culpable por sí solo. Ése no es el punto preocupante. Lo preocupante es que décadas después estén con el mismo floro y no acepten sus errores. Ése es el problema.

  2. Panina dice:

    Hans, la comparación es válida por cuanto el objetivo de mi comment no es medir tendencias ni comparar grados de perjuicio causados, sino el de resaltar una recurrente mala asignación de responsabilidades.

    El Sutep no nombra al Ministro de Educación, no vota el Presupuesto de la República, no impone la política educativa en ningún Consejo de Ministros, sin embargo muy fácilmente le adjudicamos los resultados de dicha política. Al Sutep sólo le interesa el punto de vista de sus afiliados que es, efectivamente, el único punto de vista que debe interesarles.

    Telefónica (como pudo ser cualquier otra empresa) viene a cuento porque sus abusos también producen efectos negativos en el mercado de telecomunicaciones, lo que a Telefónica tampoco le debería importar en tanto no perjudiquen los intereses de sus accionistas.

    Para decirlo más fuerte y más claro con expresiones de moda: si al Sutep le importa un pepino la educación en el Perú o la Telefónica nos manda meter por el poto la libre competencia en telefonía fija, pues yo los bendigo por ello porque ambos están concentrados en lo único que debe importarles que son los beneficios para sus afiliados o las utilidades para sus accionistas.

    Esperar que el Sutep piense primero en el Perú y deje de defender la estabilidad laboral de sus afiliados es tan ingenuo como pedirle a Telefónica que por el bien del país permita a otros operadores usar gratuitamente su infraestructura física de telefonía fija y se establezca una sana competencia. Si esas son las soluciones que esperamos para mejorar sendos sectores mejor tiramos la toalla porque no hemos aprendido nada de capitalismo ni de economía de mercado.

    Mi crítica de fondo a tu post (y a lo de Trahtemberg o lo de Grade), es que persisten en adjudicar las taras de la educación peruana al Sutep, un chivo expiatorio “fácil de odiar”, que es el mismo recurso al que han apelado los últimos 5 gobiernos y una veintena de Ministros de Educación, los verdaderos culpables y responsables de toda esta debacle, y que la pasan piola acusando a un sindicato de todo lo malo para que los nombren luego Primer Ministro.

    ¿Qué harías tú si fueses el dueño de Ripley y al confrontar a tu gerente general por el asunto de la cámara te dice que eso no es culpa suya sino del sindicato o de la trabajadora? ¿Lo mandas de portero al Minka por inútil o lo asciendes a nuevo Presidente del Directorio?

    • Mildemonios dice:

      Aeropod: Ah, de hecho. Casos como el que describes hay muchos. Chequea la página web de Leon Trahtemberg, él mismo los ventila todo lo que puede. Por eso precisamente decía que es un procedimiento aun imperfecto y que hay que ir ajustando. Ahora, por cada ejemplo que me pongas de esto, yo te puedo dar tres de personas que con el sistema anterior que ganaban su buen sueldo (pagado por todos nosotros) sin mover un dedo ni enseñar una capital. Y que con el sistema anterior no había forma de hacer algo al respecto. Pero sí, tienes razón. El sistema de evaluaciones actual es imperfecto. Aun así, lo prefiero a lo que había antes.

      Panina 01: No estás siendo muy objetivo que digamos. Primero, atacar a Sutep no es una opción grauita que uno toma subjetivamente porque le da la gana. Hay mucha mucha evidencia que respalda la idea de que ellos son culpables de parte del desastre. Tú atacas a los críticos como si no tuviésemos nada mejor que hacer. Segundo, de Telefónica podrás rajar todo lo que quieras y de hecho comete muchos atropellos y abusos (yo mismo en este blog he reportado varios). Y puede que quede pendiente la reducción de las tarifas y todo lo que mencionas. Pero la telecomunicaciones en el Perú han dado un salto cualitativo inmenso desde la basura que era Entel y Compañía Peruana de Teléfonos. Se trata de un asunto de tendencias. Puede que te duela aceptarlo y seguramente no lo hagas, pero las telecomunidaciones en el Perú son mucho mejores que hace 20 años. O sea, hay una tendencia a la mejora, aunque hay mucho por hacer. A ver, te repito esto porque sé que es la parte que vas a malinterpretar: Hay mucho por mejorar, pero la tendencia es a la mejora. En cambio en educación, estamos considerablemente peor que hace 20 años. Y la tendencia es a empeorar. Así que considero muy poco seria tu comparación, lindando con lo ofensivo.

      José Antonio: Totalmente de acuerdo. La educación en colegios privados está pasando piola por el escándalo de las escuelas públicas, que están aún peor. Pero hay una diferencia de principio que es importante: Las públicas están pensadas para aquellos que no pueden financiarse una escuela privada. En cambio, si sabes que una escuela privada es mala y aún así inscribes a tu hijo ahí, tienes que hacerte ver.

      Panina 02: Primero, dices que es ingenuo NO esperar que el Sutep se comporte como se comporta? Pues ése es precisamente el punto central de todo el asunto. Era obvio que al defender solamente sus intereses perjudicaran a sus alumnos! Ése es precisamente el punto. Y que por eso deben tener menos potestad en las decisiones. Totalmente de acuerdo. Segundo, el Sutep SI ha tenido incidencia en las políticas y en todas esas cosas que dices que están fuera de su alcance: A través de marchas, de protestas, de participación política, etc, etc. Si dices lo contrario es porque tienes menos de 15 años de edad y no recuerdas todas sus movidas. Tercero, chequear las tendencias lo es todo para el análisis que estás haciendo. Porque si una cosa está mejorando (como es el caso de las telecomunicaciones en el Perú, a pesar de que falta mucho), no la puedes comparar alegremente con algo que está empeorando (como es el caso de la educación – medido por todo el mundo, Minedu incluído). Obvio. Me vas a discutir eso? Ahí sí estaríamos mal.

  3. José Antonio dice:

    Es cierto que el SUTEP abarca, en buen parte, un grupo de irresponsable y vividores de la política en su peor acepción, como es cierto también que no son los únicos responsables de la debacle de nuestra educación. Ellos han defendido sus intereses gremiales -como ya se ha dicho-, muchas veces con visión muy limitada, pero el estado no ha sido un interlocutor inteligente durante mucho tiempo y dejó que tomaran cada vez mayor importancia. Ahora, el conflicto es complicado de resolver. No debemos perder de vista que son parte involucrada, nos guste o no, y con ellos también debemos negociar.
    Tampoco debemos perder de vista -en la educación básica- a los colegios particulares… y hay de todo, sobre todo en los pequeños y de barrio hay muchísimos problemas con la calidad, y ahí no hay sindicato. Miren por otro lado las universidades particulares, aquellas que se cuestionan tanto: no tienen SUTEP, están sujetas al libre mercado y el resultado no es mejor.
    El SUTEP tiene una gran responsabilidad en la baja calidad de la educación peruana, pero no toda. La principal y a quien le corresponde liderar el proceso es el estado y lo que he hecho hasta el momento es muy limitado. Y también le corresponde gran parte de la responsabilidad a la empresa privada y eso no se dice: gran parte de la oferta educativa es una estafa, y ahí hay que poner la mirada para asumir responsabilidades y, sobre todo, encontrar soluciones.

  4. Panina dice:

    Seamos realmente liberales a ver si podemos.

    De lo que se acusa al Sutep es en buena cuenta, ya sea de defender, y exitosamente, los intereses de sus afiliados logrando una mayor estabilidad laboral, etc; ya sea de ser casi el único sindicato que se mantiene bien organizado (lo que los hace un mal ejemplo para algunos); o también de haber sido capaz de administrar ingentes recursos (la derrama magisterial) provenientes de sus propios afiliados. No es pues sorprendente que maestros del Apra, del PPC y hasta del Fujimorismo se encuentren afiliados a este sindicato por la sencilla razón de que perciben beneficios económicos concretos y reales del SUTEP.

    Cuando la gerencia de una empresa privada es igual de exitosa en defender y obtener ingentes beneficios para sus accionistas (por ejemplo Telefónica del Perú) no se cuestionan ya de la misma manera la legitimidad de sus actos o decisiones administrativas, ni su política laboral, como es la virtual eliminación de la estabilidad laboral a través de la subcontrata de “services”, o evadir beneficios sociales con contratos a plazo truchos o subdivisiones en varias personas jurídicas.

    Ambos, el Sutep y la Telefónica hacen lo que la economía de mercado espera de ellos: defender puntualmente los beneficios de sus afiliados o accionistas. Ambos también generan inmensos costos sociales al hacerlo perjudicando el desarrollo de sectores claves para el país como son la educación o las telecomunicaciones. Ambos también actúan dentro de los límites de la ley (con algunas multas de Osiptel o con algunos casos de clientelismo sindical es verdad, pero en general, nadie puede decir que sean organizaciones delictivas). Por último y más importante, ni al Sutep le corresponde crear una política educativa nacional, ni a la Telefónica le corresponde establecer la política de telecomunicaciones del Perú.

    En una economía de mercado si cada cual vela por sus intereses de la mejor manera posible (dentro de la ley naturalmente) se debe producir el mejor efecto para la sociedad en su conjunto. ¿Por qué entonces la dirigencia del Sutep debe ser presentada siempre como algo peor que unos apestados causantes del subsdesarrollo y el directorio de Telefónica como unos unos dioses blancos que se han dignado venir al país a traer progreso, cuando ambos han hecho lo que la economía de mercado esperaba de ellos? ¿Son ellos los que no han cumplido su función o ha sido más bien el Estado el que ha dejado de cumplir su función de velar por el interés general?

    Todos sabemos que tenemos una banda ancha cara e ineficiente, que monstruos como AT%T, Bell South o la italiana TIM han salido corriendo del Perú al ver que era imposible competir con las prebendas de Telefónica, que los teléfonos públicos no dan vuelto, que nos redondean al minuto nuestras llamadas porque “técnicamente” Telefónica dice no ser capaz (en pleno Siglo XXI) de facturar al segundo. Sabemos, lamentablemente, que nunca tendremos una economía de mercado en telecomunicaciones con empresas competitivas y que a Osiptel la financian sus supervisados. Todo esto no es culpa de Telefónica sino del Estado peruano que permite que esto pase.

    Todo los efectos negativos que produce el Sutep podrán ser verdad pero tampoco es culpa del Sindicato, sino y con doble razón, de su empleador, el Estado peruano que además de empleador es también quien establece la política educativa y permite que esto pase.

    La ley del embudo y ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio es típico de este liberalismo trucho que vivimos donde los héroes y los villanos ya vienen marcados con tinta azul y roja de intolerancia. No sé cuántos posts tendrás Hans, atribuyéndole a un sindicato todos los males del sector económico al que pertenecen las empresas para las que trabajan. De hecho ni suena muy correcto ni se corresponde a un análisis riguroso, pero tratándose del Sutep siempre hay que hacer una excepción a la correcta metodología porque tenemos al culpable marcado antes de iniciar cualquier investigación (por ejemplo sobre los decrecientes porcentajes del PBI que el Estado destina al rubro).

    Yo ni soy del Sutep ni tengo acciones de Telefónica, pero si fuese un maestro no me importaría que mis dirigentes sean comunistas, fujimoristas o adoradores de Satán mientras obtengan bienestar para mí y para mi familia, y la respuesta es sí, sí canjearía acciones de la extinta Compañía de Teléfonos por dinero en efectivo producto de las ganancias de Telefónica sin ningún reparo. Pero lo que sí soy es votante, y contra quien dirijo mi reclamo en materia educativa no es contra el Sutep sino contra la seguidilla de promesas incumplidas y mentiras de los sucesivos gobiernos que se han llenado la boca hablando de mejorar la educación mientras en la práctica la empeoraban con el cuento de echarle la culpa al Sutep. Para mí la excusa del “yo soy bueno, yo quiero hacer el bien pero el Sutep no me deja” para explicar el atraso educativo peruano, y que casa perfectamente con este post, ya no funciona.

  5. aeropod dice:

    Este es el caso de un Maestro al cual soy muy cercano, al que llamaré José, y al que debo mucho de mi enseñanza.
    Él postulo para un consurso para director de su centro de labores en Cutervo, Cajamarca.
    Recuerdo que él estaba seguro de haber resuelto bien, y en evaluaciones anteriores ya había ganado a sus competidores: un profesor de literatura que se dedicaba a crear caricaturas durante sus clases, y a uno de Matemáticas que año tras año usaba los mismos ejemplos a desarrolar, y que incluso así, no daba muchas veces con las respuestas de sus repetidos problemas.
    Todos esperaban su triunfo, pero cometió un error: No ser aprista, ni tampoco estar de acuerdo con las autoridades de la UGEL. Increiblemente ganó mi profesor de Literatura, el cual descaradamente, encargaba por semanas enteras la dirección a mi profesor estrella (José), todos conocían la historia: al “compañero” se le respeta, y entre “compañeros”, en zonas donde la justicia brilla por su ausencia, es facilito ayudarnos.
    Casos como este muchas veces me hacen pensar dos veces si las evaluaciones a los docentes son la solución en pueblos alejados, donde el peso de la simpatía política cuenta muchísimo más que las capacidades que como docente pueda tener o no una persona.
    En estas zonas, las autoridades se presentan mucho más cochinas y tramposas que en otros lugares y hacen creer que los reclamos de algunos docentes no son temerosos a ser evaluados, sino más bien, a ser desaprobados a dedo.
    Luego de esto mi profe ya no creía en las evaluaciones, justificado temor creo yo, más aún cuando tienes 4 hijos, dos de ellos en una universidad lejana de tu pluebo, pues no existe nunguna allá, y tu sueldo es tan sólo de 1200 soles si no me equivoco.
    Ese tema tambiendebe ser evaluado creo yo.

  6. A eso iba, creo que Zegarra y la gente de FS en general tienen una línea crítica contra el SUTEP, que dicho sea de paso, y aclarando a Laura, FS no tiene alianza con el SUTEP, sino con el MNI, del que algunos miembros han formado parte del SUTEP. Es mas, cuando se hizo una revisión de la lista de regidores resultó q tan solo uno habia sido parte del SUTEP. Y por otra parte, en el SUTEP hay profesores de varios partidos, claro, el mas importante es el MNI-Patria Roja, pero hay diversos sectores. Uno de los más retrogrados era el de Huaynalaya al que en Junin, se le enfrentó Vladimiro Huaroc de FS.

    • Mildemonios dice:

      Laura 01: Garcias por el comentario. Es cierto que éste tema tiene algunos puntos que son indiscutibles (y que negarse a aceptarlos implica demagogia) y otros que sí son discutibles. De los que mencionas, estoy seguro que otros muchos actores han tenido que ver en la caída de la calidad de la educación en el Perú. Pero considero que de esos, el SUTEP es el que aún no aprende la lección y se sigue oponiendo a las medidas clave. Si no se les hubiera obligado, precisamente, a las evaluaciones, no habríamos podido dar ese primer paso, que era obvio para comenzar a mejorar. En ese sentido, no sé si sean “los más culpables”, pero sí son “los más claves” para sacar adelante el tema. Ahora, yo no estaría tan seguro con que la reforma se dio al margen de los docentes. Al margen del SUTEP, sí, seguramente que sí. Pero al margen de los docentes, no estaría tan seguro. No es la impresión que me llevo del tiempo que trabajé promoviendo proyectos educativos con docentes del ministerio.

      Jorge 01: En GRADE también trabaja Lorena Alcazar, dura crítica del SUTEP. No me vayas a venir tú también con el “todo cuadra”…

      Laura 02: Ah, bueno. Ahí sí. Todos estos estudios que nos echan tierra por tener baja calidad de educación insisten en que todo sistema educativo es solamente tan bueno como la calidad de sus docentes. Eso todo el mundo lo entiende. Pero me parece crucial no confundir al SUTEP con “los docentes públicos”. No son lo mismo.

      Jorge 02: Ok. Vale la aclaración.

  7. Laura dice:

    racias por la respuesta, Hans.
    De hecho estoy de acuerdo con lo que dices y, es más, no me niego a confirmarte que, al margen de mis simpatías para estas elecciones, la unión con gente del SUTEP es de lo menos favorecedora. Creo que se trató antes de una estrategia política en tiempos en que Villarán no tenía la inscripción de FS asegurada y otros factores.
    Pero, sin duda, estoy de acuerdo en que el SUTEP necesita aprender de sus errores y dejarse de vainas para que empecemos a mejorar.
    Ahora bien, un único detalle es que, cuando me refiero a que se da inicio a la “reforma” al margen de los docentes, quiero decir (y debí puntualizarlo mejor) a que no se hace en armonía con los docentes o, en todo caso, no siempre.
    Basta recordar las declaraciones de García al inicio de su gobierno para notarlo. Desprestigiar al maestro con adjetivos que se te escapan porque estás asado con los del SUTEP (eso es justificado) es de lo menos adecuado. Cuántos maestros, te lo cuento porque mi mamá pisa el terreno todos los días, se sentían disminuidos como autoridades en sus aulas. Cuántos padres de familia se permitieron una serie de cosas con estos maestros. Desde la falta de respeto hasta la negación de su condición de “especialista” en educación. Eso es pelgrosísimo e igual de negativo. Con ese precedente, ¿cuántos docentes crees que confían en la “reforma” a lo García? Sin querer queriendo, el presidente terminó por ganarse la enemistad con los docentes, con buenos docentes (que los hay) para beneficio de, justamente, los sutepistas.

    Lau

  8. Ojo que GRADE es la institución donde trabaja Eduardo Zegarra, candidato a primer regidor por Fuerza Social.

  9. Laura dice:

    Hola Hans.
    Buen post. Voy con algunas, no tan cortas, aclaraciones siguiendo el orden de tu post.

    PRIMERO.
    Totalmente de acuerdo con que el SUTEP no ha beneficiado la calidad de la educación, por defender sus intereses gremiales. Eso es terrible. Pero, OJO, cabe enfatizar (y creo que lo has querido hacer, pero hay que resaltarlo más) que el problema de la calidad educativa no se le puede achacar solo al SUTEP. A este sindicato se le puede acusar de disfuncional, perjudicial y clientelista. Pero, no tienen la exclusividad en la responsabilidad de la calidad educativa.

    Por otro lado, algo importantísimo que no se dice es que una de las grandes deficiencias de este gobierno de García, que aseguró que impulsaría una reforma educativa que hasta ahora no se ve (porque reforma no es medidas aisladas) es que quiso hacerlo todo al margen de los docentes y así no se puede. No solo no primó el diálogo con el magisterio, sino que incentivó el conflicto con el magisterio y eso es peligrosísimo. Necesitas trabajar con ellos, necesitas dialogar con ellos, necesitas avanzar con ellos. En buena cuenta, así detestes a tu colega en la oficina, necesitas llevarte bien con él pues trabajan en una misma visión.

    Si es necesario implementar la regionalización de la educación (que no es lo mismo que municipalización, pero ese es tema aparte), necesitas contar con el sindicato porque así, por lo menos, podrías evitar que las huelgas colapsen el año escolar.En realidad, el tema no es que el SUTEP apoye o no a tal o cual candidata, sino que la candidata (repito, la candidata) sea lo suficientemente firme y tenga el carácter necesario para, una vez en el cargo, no cederles terreno. En ese sentido, confío en Villarán.

    SEGUNDO.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la negación del SUTEP a las evaluaciones fue, es y será siempre un caprichito absurdo negativo para todos. Mándales una bofetada. Pero, una vez más, el tema del diálogo es fundamental. ¿COn quién crees que dialogarían?
    Y, por otro lado, un tema que no debemos olvidar es que yo, que no soy sutepista pero ni por asomo (una visitadita por mi blog te lo aclara), noto que el SUTEP no se opuso exclusivamente a las evaluaciones. Esto fue un error, estamos de acuerdo, pero el tema central era que se oponían a la LCPM en general y, el mismo Trahtemberg afirma en varios artículos que esta Ley tiene serias falencias. OJO, más allá de el tema de las evaluaciones, implementar una ley con los vacíos que esta tiene es también un riesgo.

    TERCERO. Negar que han sido unos irresponsables al velar por sus intereses solamente, antes que por la calidad de la educación, es absurdo. En este sentido, estoy de acuerdo con que el mea culpa de sus dirigentes es más que necesario y es una lástima que no se haya dado.

    Eso es todo.
    Lau

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930