Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » La comunidad del blog (13)

Articulo

octubre 5th, 2010UncategorizedMildemonios 4 Comments

Si no sabes qué es el Manifiesto del Siglo XXI y el rollo que tengo con ellos, mejor ni sigas leyendo.  Si por el contrario, quieres ganarte con este debate que estamos teniendo, no te vayas.  Como recordarán, hace varios días escribí una respuesta a un comentario que su promotor el amigo Carlos Tovar me había escrito, al cual me respondieron con no uno, ni dos, sino cuatro posts distintos.  A estos he tenido tiempo de replicar al primero, acerca de la importancia de definir las razones por las que proponen bajar el jornal de trabajo diario a arbitrariamente cuatro horas.

Pero ok, sigamos con esto, que está interesante.  Su segunda réplica tiene que ver con el sueldo que recibe un trabajador.   Yo digo que un trabajador debe ganar lo que corresponde al valor de lo que ha producido.  En ese sentido, si un individuo gana más, debería ser porque es más productivo.  En teoría, eso que recibe debería ser suficiente para que viva y ahorre y mantenga una familia y todo lo demás.  Si no lo es, se le asigna la etiqueta de pobre y debería recibir apoyo del Estado para que salga de esa situación.  Ésa por lo menos es la idea de una economía de libre mercado.

Aquí nuevamente el amigo Carlín nos reintroduce el concepto de la plusvalía: ¿Qué pasa cuando al trabajador se le retribuye solamente por parte de lo que produjo? A esto yo ya respondí que en el siglo XXI el concepto de la plusvalía no se aplica de manera generalizada.  Y ahora añado: ¿Estás seguro de que esa tajada que te están quitando se la lleva el empleador? ¿O quizás es el Estado con sus beneficios laborales impuestos excesivos?

Que pasen los sobrecostos laborales y su carrito sanguchero.  Tomo la siguiente cita del documento de GRADE Los costos laborales en el Perú del año 1999:

El argumento era sencillo.  Para un empleador, el contratar a un trabajador no sólo implicaba pagarle su salario, había además que considerar otros costos no salariales – beneficios, contribuciones o impuestos – los cuales encarecían la mano de obra e impedían la generación masiva de empleo en el país.

Entonces, es fácil tirar el dedo al empresario y decirle que devuelva la plusvalía… cuando él no la tiene.  La tiene el inmenso aparato burocrático que es el Estado hoy en día, con su CTS y su Ministerio de Salud y su Ministerio de Trabajo y todo eso.

Claro, se podría argumentar que esos sobrecostos laborales son un intento del Estado de apoderarse del excedente que supuestamente existiría, de esa plusvalía que el amigo Carlín menciona.  Entonces, como que se le adelantaron al Manifiesto de Siglo XXI.  Bajo el supuesto de que ese excedente existe -que yo lo dudo, como lo argumenté en ese post anterior-, la agenda del Manifiesto del Siglo XXI debería ser primero desmantelar esa maquinaria que ya existe, de tal manera que el trabajador pueda ganar más.  Total, el empresario no tendría esa porción de la riqueza que los trabajadores quieren reclamar.

En ese sentido, tenemos el CTS, las restricciones al despido de trabajadores, gratificaciones, repartición de utilidades, etc.  De hecho, si revisan este otro documento del Instituto Apoyo verán que América Latina tiene una de las regulaciones laborales más restrictivas del mundo.  Y dentro de la región, Perú tiene una de las legislaciones laborales menos flexibles.  Eso dificulta el manejo de ese excedente que al amigo Carlín le preocupa tanto.  Cuando se hizo ese estudio, por cada 100 soles que te pagaba un empleador para tu sueldo, tenía que pagar aproximádamente 60 soles a alguien más (entre impuestos, aportaciones, etc).  En un contexto como ése es imposible la negociación que quieren hacer.

O en todo caso, ¿para qué harían una huelga y perjudicar al empresario, cuando esto no depende de él? Antes de que él pueda acceder a su pedido, se tiene que desmantelar toda esta maquinaria.  Y eso no depende del sector privado.  Depende de los ministerios y del Congreso.  Así que vayan a hacer su marcha al centro de Lima y después hacen su huelga.

'4 Responses to “La comunidad del blog (13)”'
  1. […] Por ahí, el amigo mildemonios tocó el tema tangencialmente, pueden revisar el post, a riesgo de quedar más confundidos que al inicio. Esto porque el post pertenece a una larga discusión (que aun no termina) y que mantiene con otro blogger (ver aquí). […]

  2. […] no saben de qué se trata esta discusión que estoy teniendo con el amigo Carlín en su blog Manifiesto del Siglo XXI, no importa.  El presente post es una especie de repaso de los […]

  3. Panina dice:

    Bueno la plusvalía por definición es la parte del valor generada por el trabajador de la que se apropia el capitalista. El problema de este supuesto marxista radica en que según Marx lo único capaz de generar valor era el trabajo y no la tecnolgía (que se adquiere con el capital). Así por ejemplo, Marx no tendría explicación a la pregunta de quién genera el valor para un producto fabricado en una línea de robots totalmente automatizada, sin intervención obrera, que es hacia donde vamos.

    Por ahí patalean los supuestos de Carlín y habría que revivir a Marx para saber qué opina. Si en su ejemplo, 3 de las 6 obreras han incrementado en 100% su productividad, a mí con y el mismo criterio se me antoja afirmar que las otras tres han decrecido a cero su productividad y por tanto deben ser despedidas. Uno no puede hacer cálculos así para cuando me conviene y no hacerlos cuando no me conviene.

    Sobre los sobrecostos laborales:

    Nunca ha sido muy honesto hablar de “sobrecostos laborales”, cuando al empresario no le importa cuánto un trabajador recibe cada mes sino cuánto le cuesta. Y lo cierto es que un trabajador cuesta al menos unos 750 soles mensuales y no el salario mínimo de 500 que dice la ley.

    Lo que sucede es que somos recontra manipuladores y no le damos sus 750 mensuales como haría cualquiera, sino que unos meses les damos más, otros meses menos, les descontamos por acá la AFP pero les subimos por allá la asignación familiar, y así hasta que nadie entiende nada.

    Se habla de sobrecostos porque lo que se quiere es aparentar que no se va a afectar al trabajador, cuando en realidad se pretende simplemente bajarles aún más el sueldo. Sobrecostos laborales es una estrategia de marketing empresarial antes que un problema real, porque todo empresario sabe perfectamemte cuánto le cuesta su mano de obra.

    Se dice entonces que los sobrecostos afectan la competitividad en esta campaña de marketing para la rebaja de sueldos. Bueno si dividimos los 750 (y no el salario mínimo) entre 30 días y ocho horas te da s/3.13 o sea $ 1.08. El salario mínimo en NY es de $7 la hora y en otros Estados es de $5. Por otro lado si alguien que no es una minera va a pedir un crédito le cobran hasta 40% de interés y en EEUU puedes conseguir un crédito para tu empresa en 10 o 12%. Yo francamente no entiendo porque a todos les gusta quejarse del costo laboral (que a la hora de la verdad nos cuesta 5 o 7 veces menos) y nadie se atreve a hablar del “sobrecosto financiero” (que cuesta a nuestros emprendedores 3 o 4 veces más). ¿hay suficiente competencia en la banca peruana para que se beneficie el cliente? Ese tema no se toca, Panina malo, mejor seguir rajando del costo laboral que es irrisorio en el Perú.

    Yo propondría algo muy sencillo: eliminar todo este chanchullo de las gratificaciones, bonificaciones, CTS y demás salarios indirectos que simplemente maquillan la verdad y es pura demagogia. Incorporar toda esta plata al salario y se acabó el tema de los sobrecostos. Si quieren más de 750 (y yo sí creo que 750 es poco) pues hagan su sindicato y negocienlo como en un país normal.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
agosto 2021
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031