Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Inequidad: El siguiente gran reto (2): La locura de cerrar las playas

Articulo

febrero 17th, 2014teoría económica, vida cotidianaMildemonios 1 Comments
Inequidad: El siguiente gran reto (2): La locura de cerrar las playas

Voy a comenzar este post insistiendo en que cerrar playas está mal.  Las playas en el Perú son públicas.  No solo en concepto o en principio, sino que además la ley las define como tales.  Está mal que un grupo de propietarios de terrenos adyacentes se cierren una playa.

Habiendo dicho esto, es curioso cómo la noticia de que se hace esto precisamente se repita cada año y no pasa nada.  El próximo año de nuevo se hará y los periodistas o blogueros o tuiteros lo recogerán según vean su conveniencia de redirigir la atención de su público a eso o a alguna otra noticia política que no quieren que comentemos.  En todo caso, hay un aspecto de esta discusión que me parece interesante.  Y es que la playa puede ser definido como un bien público.  Para que un economista pueda calificarlo de bien puede debe ser no excluible (que lo puedes usar independientemente de si pagas por su consumo o no) y no rival en su consumo (que el que yo lo use no te impida a ti usarlo).  Para los bienes públicos se aplican una serie de reglas en economía que son distintas a las de un bien privado.

Antes de continuar voy a insistir en que cerrar playas está mal.  Las playas en el Perú son públicas.  No solo en concepto o en principio, sino que además la ley las define como tales.  Está mal que un grupo de propietarios se cierren una playa.

El problema de fondo es que si algo es de todos, termina siendo de nadie y la gente lo usa de manera irresponsable.  Un buen ejemplo es, pues, las playas en verano.  Corremos cada domingo a una de ellas, nos bañamos, tomamos sol, comemos cebiche, conversamos, etc, etc y muchos de nosotros dejamos nuestra basura ahí tirada o hace escándalo o pone música a todo volumen molestando a los demás, etc, etc.  Y no hay forma de ir donde el pata del costado a decirle que no deje su basura tirada sobre la arena, porque es su playa también, pues. ¿Te molesta? No vayas a esa playa, entonces.  Que es tuya también.  Cuando algo es de todos, termina siendo en realidad de nadie.

Otro buen ejemplo es el medio ambiente.  Como es de todos, no es de nadie al final.  Entonces, uno contamina sin preocupación alguna, porque uno considera que es de uno también y que uno tiene derecho de emitir todo el CO2 que le dé la gana.  Porque ese aire que está contaminando no solo es de todos, sino que es de él también.    Así que si quiere, lo puede contaminar.  Ni modo.

Antes de continuar voy a insistir.  Las playas en el Perú son públicas.  No solo en principio, sino que además la ley las define así.  Está mal que un grupo se cierre una playa.

Que sea un bien público nos lleva al tema de los incentivos.  Para los propietarios que abren la ventana de su casita de verano y ven la playa hay un fuerte incentivo a no tirar basura en la arena: Altera su vista.  El incentivo está claro.  No solo queda claro que a él le conviene cuidar esa playa que convenientemente está frente a su propiedad, sino que además le conviene que los demás cuiden esa playa que -por definición- es tan suya como de los que van a visitarla los domingos y después se van.  Pero para ese visitante casual el incentivo no está tan claro. ¿Por qué preocuparse por cuidar la playa? Para él, recolectar la basura que genera y ponerla en una bolsita y hacer el nudo en la bolsa y llevarla al basurero más cercano y todo eso aparentemente es demasiada vaina.  Prefiere arrojarla al costado de donde estuvo echado, no más, y al final del día pararse e irse.  Listo, se acabó.  Total, es tan su playa como del causa que tiene casita ahí. ¿Cuál es su incentivo a cuidar esa playa?

Voy a insistir.  Las playas son públicas.  La ley las define así.  Está mal que se cierre una playa.

Ya que cerrar las playas no es una opción (porque, insisto, cerrar una playa está mal), la única solución a esto es definir más claramente el incentivo a que ese visitante cuide esa playa, que también es de él.  Para eso hay dos opciones: O subes el beneficio que te genera cuidarla o subes el costo de dejar basura ahí tirada.  Sueno bonito en la teoría, pero pasar esto a la práctica puede resultar complicado.  Más al respecto en otro post.

(Dibujito de arriba: http://larepublica.pe/blogs/mala_educacion/)

'One Response to “Inequidad: El siguiente gran reto (2): La locura de cerrar las playas”'
Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031