Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Hay universidades y hay universidades (1): Algunos problemas con la nueva ley

Articulo

diciembre 18th, 2013educaciónMildemonios 1 Comments
Hay universidades y hay universidades (1): Algunos problemas con la nueva ley

Decir que la propuesta de ley universitaria de Daniel Mora tiene *algunos* problemas es ser buena gente.  Si varios han saltado a criticarla y a llamar la atención de tal o cual punto, es porque sería realmente perjudicial por una serie de razones.  Pues bien, como suele ser en estos casos, saltan a la luz algunas creencias o prejuicios que realmente preocupan mucho.  Aquí algunos.

Tener ganancia está mal.  Este punto ya lo toqué en un texto que colgaron en Semana Económica la semana pasada.  Éste es un rollo que salta cada cierto tiempo cuando se discuten leyes que afectan las utilidades de las empresas, como el impuesto a las sobreganancias mineras o restricciones a algunas operaciones bancarias.  Queda claro que para un buen sector de nuestros líderes de opinión está mal que una empresa haga dinero.  No sólo eso, sino que es motivo de burla defender que en el sistema económico que tenemos en el país, el objetivo de tener cada vez mayores ganancias es el incentivo por el cual se logra una serie de otros objetivos intermedios, como por ejemplo tener mejor calidad (y así distinguirte de la competencia) o reinvertir parte de las utilidades hoy (y así en el futuro tener mayores excedentes).  Justo hace un tiempo entrevisté a Jhon Zemko, del CIPE (una organización que promueve la correcta actividad de la empresa privada en América Latina) y comentaba cómo en el Perú hay todavía nociones que hacen que hacer empresa sea más complicado.

¿Cómo? ¿Que existen malos empresarios que todo lo ven dinero? Sí, pues.  Los hay. ¿Y?

Todas deben ser igual.  Sobre eso Enrique Pasquel ya se escribió una columna entera.  Y es que sólo en la mente de un militar podría existir la posibilidad de que todas las universidades de un país deben tener el mismo procedimiento para elegir a sus autoridades, todas deben usar sus recursos de la misma manera, todas deben usar los mismos criterios para decidir su plan de estudios, etc.  Esta ley no reconoce que hay carreras que requieren de un staff de docentes que estén constantemente investigando y otras que no tanto.  Y algunas tienen que estar en constante adaptación y otras no tanto.  Y que algunas requieren que los alumnos estén todo el tiempo experimentando y otras no tanto.  Nope.  Para esta ley todo es una sola cosa, lo que Pasquel llama las “universidades BMW”.  Porque no solo deben ser todas iguales, sino que además todas deben estar a un nivel bastante alto.

Ahora, estar a ese nivel es costoso.  Como estas operaciones las tiene que pagar alguien, lo que sucederá es que la mensualidad será más alta.  Para todas.  Entonces, lo que se estará forzando es que se excluya de tener una educación superior a gran parte de jóvenes que mal que bien hoy día van a la universidad.  Es decir, que están yendo a la que pueden pagar.

Por supuesto que el siguiente paso será en el futuro mediano plantear el control de las mensualidades.  Porque cuando se entra a intervenir al sector privado el cielo es el límite.

Poner la investigación al mismo nivel que la educación.  Creo que la primera preocupación de Eduardo Villanueva en este post lo explica bastante bien.  Las universidades brindan el servicio de la educación superior.  Eso es lo que ofrecen.  Y que para dar ese servicio bien, debe cumplir con una serie de requisitos, eso tampoco está en discusión.  Para eso debe tener una buena biblioteca, tener un plan de estudios bueno y aprobado, tener docentes, tener una cafetería, etc, etc.  Y una de las cosas más importantes que debe tener para poder ser una buena universidad es dedicarle tiempo y recursos a investigar.  Este punto es tan importante que la ley actual lo define como requisito para ser considerada universidad: Investigar y publicar.

De hecho, el investigar es tan importante que en otros países se usa el término “publish or die”.  O sea, investiga (y publica tus resultados en una revista de nivel) o muere.  Porque la investigación está en el núcleo mismo de muchas de las carreras que se enseñan en universidades.

Pero no es el servicio que brindan.  Ése es un medio para que los docentes estén a la punta de lo que está pasando y desarrollen nuevo conocimiento y en fin.  Pero ése no es el objetivo de una universidad.  Su objetivo es formar profesionales de calidad a través de la educación superior.

Cuando la ley pone ambos objetivos al mismo nivel, está distorsionando el sentido de la casa de estudios.  Cualquiera que haya tenido la experiencia de enseñar en una universidad a tiempo completo sabe que balancear la docencia con la investigación es un problema.  Y que hay profesores que bien estarían dispuestos a patear el tablero de la docencia, porque con sus proyectos de investigación ganan más dinero y levantan más prestigio.  Con la ley el que pierde es el objetivo de la enseñanza.  O sea, los docentes están un poquito menos orientados a enseñar bien y a prepararse para ser mejores profesores y a preparar bien sus clases, etc, etc.

(Dibujito de arriba: http://www.anniewuart.com/)

'One Response to “Hay universidades y hay universidades (1): Algunos problemas con la nueva ley”'
Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
noviembre 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930