Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Elige tu propia desgracia

Articulo

Elige tu propia desgracia

  1. A finales de los años 80 la economía peruana no daba más. Pésimas medidas económicas habían llevado a que campee la pobreza, el atraso tecnológico y la baja productividad. A la cabeza de esa lista estaba el proteccionismo tan popular desde años atrás. La lógica perversa era la siguiente: había que proteger a las industrias nacionales, por lo que hay que impedir que ingresen al país productos de otros países que podrían competir con lo producido internamente. El principal problema con esa lógica es que, si le pones una barrera a la importación de un país, ese país de inmediato te pone una barrera de entrada a tus productos. El resultado, entonces, es que nos quedamos aislados comercialmente, consumiendo solo lo que producimos. ¿Funcionó esa estrategia? La respuesta es no. Para 1992 el Perú era deficitario comercialmente en 1,061 millones de dólares, en otras palabras, un rotundo e indiscutible fracaso. ¿Cree usted que tocamos fondo y aplicamos una lenta y profunda reforma que nos llevó a abrir comercialmente el Perú al mundo? Pase al Párrafo 2. Si cree que nunca aprendimos la lección, pase al Párrafo 3.
  1. Correcto. El Perú inició una agresiva política de integración comercial al mundo que buscó revertir el proteccionismo acumulado de los varios gobiernos anteriores. Se entendió que solo abriendo sus fronteras se fomentaba competencia a sus empresas, muchas de las cuales no se esforzaban por ofrecer el mejor producto posible, porque de todas maneras contaban con un mercado cautivo. Además, gracias a la reducción de los aranceles y las firmas de acuerdos de comercio se redujo considerablemente los costos de importación de equipos e insumos, lo que a su vez hizo que los precios de muchos productos bajaran. Se pasó de un arancel promedio de 17.9% en 1993 a 1.3% en 2019. ¿Cree usted que todo este esfuerzo rindió frutos? Pase al párrafo 4. Si cree que toda esta apertura trajo quiebras y desempleo y más pobreza, como lo predecían los comentaristas de izquierda de esa época, pase al párrafo 5.
    .
  2. Correcto también. Nunca aprendimos la lección. Cuales quieran que hayan sido las condiciones maravillosas que nos permitieron abrir nuestra economía al mundo, apenas éstas se desalinearon, volvimos a las mismas prácticas nefastas de antes. Apenas la semana pasada el Ministerio de Agricultura, con aprobación del Ministerio de Economía, ha emitido una serie de normas para proteger a nuestros campesinos de la terrible inconveniencia de ser competitivos. Es el mismo discurso de los años setenta, pero por Twitter. ¿Quiere saber en qué acabará todo eso? Pase al párrafo 1, después, de nuevo al párrafo 1 y después al párrafo 1 otra vez. Y es que los peruanos nunca aprendemos.
    .
  3. Correcto. El Perú pasó de un déficit comercial de 3,053 millones de dólares en 1992 a 8,233 millones de dólares en el 2006. Esto vino acompañado de un incremento del PBI, mejoras graduales del empleo, reducción de la pobreza y de la desigualdad. Cualquiera diría que habríamos encontrado la fórmula que habría que ir mejorando de a pocos para asegurar esta senda de crecimiento. Si usted cree que nos mantuvimos en la senda, pase al párrafo 6. Si cree que no aprendimos la lección y regresamos a nuestras viejas malas prácticas mercantilistas que benefician a pocos, pero arruinan al país en su conjunto, pase al párrafo 3.
    .
  4. Todo lo contrario. Contrario a lo que insistían en advertir líderes y economistas de izquierda, la apertura comercial no trajo ruina al país, sino más empleo y mayores ingresos. Solamente en Gamarra, el emporio comercial que según los medios proteccionistas se sumiría en horrores y desgracias, se incrementó el número de empresas, el número de puestos de empleo y el área en el que se atiende al público. El Perú vio crecer su PBI y pudimos haber tomado esto como un punto de partida para mantener un desarrollo sostenido. ¿Cree usted que lo hicimos? Pase al párrafo 6. ¿Cree usted que no aprendimos la lección y volvimos a lo mismo de siempre después de unos años? Pase al párrafo 3.
    .
  5. No, lo siento. Terminamos por elegir un gobierno marxista leninista y mariateguista con un plan de gobierno que explícitamente anunciaba el fin de todo esto. Fin del juego y de todas nuestras ilusiones. Fue bonito mientras duró. Ahora regrese a la cola, porque si pierde su sitio ya no recibirá papa este mes. Y no pierdan tus cupones, que no habrá nuevos hasta que acabe el verano. Saben que no hay azúcar o arroz sin cupones.

(Originalmente publicado en El Reporte)

Dibujito de arriba: no pintamos nada

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031