Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » El cuento de las AFP (2): Cultura de ahorro obligado

Articulo

septiembre 5th, 2014finanzas personales, teoría económicaMildemonios 4 Comments
El cuento de las AFP (2): Cultura de ahorro obligado

Ahora que las aguas ya se calmaron un poco quizás haya llegado el momento de hablar sobre los fundamentos del sistema previsional que tenemos actualmente.  Me refiero a esta vaina por la cual tienes que dar parte de tu sueldo a una AFP o a la ONP, a menos que trabajes en el sector informal o que seas independiente.  O que seas practicante o que ya te hayas jubilado. O en fin, muchos otros casos en los que no tendrías por qué aportar.

Vayamos por partes, para los que no tienen ni idea del origen del problema.

Lo primero que tenemos que discutir es la necesidad de un sistema como éste.  Es decir, ¿que te obliguen a ahorrar en los términos que alguien eligió por ti? ¿Qué es esto? ¿La Unión Soviética? La lógica que se maneja -y que seguramente ya has escuchado en otros lados- es que la mayoría de la gente no tiene cultura de ahorro y por eso hay que obligarla a hacerlo.  Esto no es solamente en el Perú, sino en muchos países del mundo. ¿Por qué? Porque de lo contrario llegará a su vejez, se jubilará y no tendrá con qué vivir.  Porque no ahorró lo suficiente durante su vida.  Entonces, como el Estado se supone que se preocupa por la gente abandonada tendrá que hacerse cargo manteniéndola con el dinero de todos los que pagan impuestos.  Entonces, para evitar esto, te obligan a entregar parte de tu sueldo de hoy para ser almacenado para ser usado luego.

Este sistema, por supuesto, no es perfecto.  Pero eso es otro rollo.  Por el momento quedémonos en el supuesto de que la gente no ahorra por sí sola.  Sobre todo en un contexto en el que un economista peruano de peso como Richard Webb anda de medio en medio pregonando que eso no es así.  Que los peruanos sí sabemos ahorrar si nos dejan solitos administrar nuestra riqueza.

Como comento en esta columna que publiqué en Perú 21, encuentro varios problemas con el razonamiento de Webb.  Los que menciono en la columna son dos.  Primero, que los activos en los que dice que ahorramos, como una casa o un departamento, son difíciles de transformar en una pensión a futuro.  Nadie va a vender su casa para con ese dinero vivir (¿en dónde viviría luego?).  Y los que alquilan sus activos para vivir del alquiler son un porcentaje reducido.  Segundo, los peruanos puede que hayamos acumulado recursos por una circunstancia específica, lo que está relacionado al hecho de que en los ochentas y en buena parte de los noventas vivimos en crisis constante.  En ese contexto, cada pequeño excedente que uno lo tenía, lo ahorraba.  Básicamente porque no se sabía lo que pasaría luego.  Es más, las opciones de consumo estaban limitadas, por la crisis y porque las importaciones estaban controladas.  Si repitiéramos el experimento hoy en día indudablemente obtendríamos menor ahorro.

Me dicen que hay parejas que de jubilados alquilan un cuarto en su casa o en su departamento y con esa renta viven.  Sí, es cierto.  Hay parejas que hacen eso.  No obstante, no son tantas como para que hablemos de generalizarlo a nivel nacional.  Además, se están olvidando de la realidad rural.  En pueblos alejados eso no se da.  O es bien poco común, en todo caso.

En algunas partes la mejor inversión es tener varios hijos, de tal manera que luego ellos te mantengan.  Es una opción, también.  Sin embargo, es sabido que hoy en día los peruanos tenemos menos hijos por pareja que hace veinte años.  Así que nuevamente estamos ante una realidad que ha cambiado y que perjudica la generación de pensiones para que no sea luego el Estado el que tenga que cargar con el muerto.

A lo que voy es que sí, hay otras formas de ahorro, pero: 1. No son lo suficientemente líquidas (o sea, no se pueden transformar en una pensión mensual constante que permita vivir decentemente en el futuro) y 2. No todas fueron formas que se usaron conscientemente porque estamos pensando en el futuro, sino que simplemente se dieron.  Eso no quiere decir que tengamos cultura de ahorro.

Yo sé lo que estás pensando: Que no importan los demás y que tú sí sabes ahorrar y que a ti te deberían dejar quedarte con lo que estás teniendo que darle a una AFP.  Y ok, puede ser.  Pero si ése es el caso, comienza haciendo lo siguiente: No cotices en una AFP.  Inscríbete en la ONP (el sistema público).  Te retienen considerablemente menos que en una AFP.  Y claro, lo que estás aportando ahí seguramente nunca lo verás.  Pero ni modo, un pequeño precio que pagar por la libertad de poder hacer lo que quieras con el resto.  Y ese dinero adicional que tendrás mes tras mes… Seguramente lo vas a invertir, pues, ¿no? Hazlo y me cuentas en dónde lo metiste.

I-Dare-You

Y si ya lo estás haciendo, a ver cuénta en dónde tienes metida la plata y vemos.

(Dibujito de arriba: http://oliverflores.blogspot.com/)

'4 Responses to “El cuento de las AFP (2): Cultura de ahorro obligado”'
  1. […] un post anterior estaba cuestionando que se diga que si los peruanos somos dejados libres, ahorraremos lo suficiente […]

  2. arariwa dice:

    Creo que la necesidad de un sistema previsional es difícil de rebatir, sin embargo, haces algunas generalizaciones sin mencionar data que merecerían más análisis.
    En efecto, algunos afirman que la gente que autoconstruye siempre deja un cuartito o un departamento para alquilar, por tu parte, aseguras que es un porcentaje tan pequeño que no vale tomarlo en cuenta.
    Yo, sin data, percibo que eso de hacer un cuartito para alquilar no es un fenómeno raro, sino por el contrario frecuente, pero claro ello tampoco justifica desaparecer la ONP o las AFP.
    Lo otro, creo que los peruanos no son “despilfarradores” como regla general, si hay grandes grupos que NO ahorran, que no compran seguros; es principalmente porque sus ingresos sólo alcanzan para subsistir, y es el caso de muchos de los independientes.
    Estás hablando de recortar entre 6% (al inicio) y 12% de sus ingresos mensuales, obviamente eso es plata, y si tu ingreso está programado para todos los meses con las justas cubrir tus gastos, obviamente hay un problema.
    Pero tampoco deja de existir el problema conceptual, estas trasladando recursos para acumularlos en alguien que con un montón de capital podrá invertir (la AFP), pero estás cortando la posibilidad de que alguien con espíritu emprendedor ahorre por si mismo para luego invertir directamente su capital.
    Luego, ya con nuestro sistema, aunque dices lo contrario (no en este artículo pero te he leído esto antes), las comisiones son absurdamente altas, es como si un banco por manejar mi cuenta de ahorros me cobrase una comisión de 20%, no tiene sentido, ni siquiera con tu afirmación de que las altas tasas de rentabilidad que han tenido las AFP hacen que finalmente recibas más dinero que el que te cobran.
    Aunque yo no he enfrentado (felizmente) el problema, hay también una falta de transparencia en varia información, por ejemplo, que las AFP si te pueden pagar pensiones ridículas pues no hay un mínimo, como si ocurre en la ONP, en las condiciones y la forma en que se calculan las pensiones para los derechohabientes si el aportante fallece, las razones por las cuales se usan tablas de sobrevivencia que consideran que en el Perú hay una longevidad casi milagrosa; etc.
    Y finalmente, si la plata que está en la AFP es mía, ¿porque no me dejan retirarla en el momento que llego a la edad de jubilación?

  3. Walter dice:

    Hans:

    Tu reto sobre la inversión es muy bueno, pero te equivocas en un punto: el descuento para la ONP es mayor que el de las AFP.

    Saludos

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930