Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » El berrinche estadistico (2): La desestacionalizacion

Articulo

diciembre 22nd, 2010UncategorizedMildemonios 0 Comments
El berrinche estadistico (2): La desestacionalizacion

Todos estamos a última hora corriendo a las tiendas a comprar los regalos de navidad que se nos pasaron y que aún tenemos pendientes.  O a mandar las tarjetas de navidad que nos olvidamos o a comprar el pavo o a comprar el chocolate sólido para luego hacer el chocolatito caliente.   No importa si eres católico o evangelista o judío o pastafarista, todos somos afectados por esta ola de consumo (¿o de consumismo?) llamada Navidad.

El caso es que es bien fácil de ver que el consumo crece, lo que arrastra una serie de otras variables.  Por ejemplo, para poder afrontar esta manada de consumidores que arrasan con las tiendas, varios negocios optan por contratar temporalmente a más empleados, de tal manera que no se vean inundados de colas en la caja o de compradores indecisos dando vueltas por los pasillos.

Y qué me dicen de la inversión.  Cualquiera que tenga un tío relacionado a Gamarra o a algún emporio comparable sabe perfectamente que para poder aprovechar esta excelente oportunidad de negocio uno tiene que meter plata.  Si no puedes meter mano a tus ahorros o a tus utilidades acumuladas, tienes la opción de ir al banco a prestarte plata.  O a una caja municipal o a alguna otra entidad financiera.  Es decir, no solo sube la inversión, sino que además crece la actividad financiera.

Todo esto porque nosotros gastamos más.  Y no me voy a poner en plan republicano (norteamericanamente hablando) y decir que ya ven, el consumo salva a la economía, porque yo mismo no me la creo.  Lo que sí voy a decir es que tienen que tener cuidado con la información que se genere en estos días.

Y es que, como ven, muchas variables económicas se disparan en estas ocasiones.  Eso hace que en estos meses los reportes económicos sean medio engañosos si no los vemos con cuidado.  Oh, ¡subió cuchucientos mil por ciento la inversión! ¡Estamos salvados! Pero no es tanto así, sino que es un fenómeno natural estacional.  O sea, es una estación -un momento en el año- del cual se puede esperar que algo así suceda.

Así como navidad, hay otros momentos del año en los que se espera que alguna otra cosa pase.  Por ejemplo, en marzo que los gastos relacionados al colegio se disparen, porque todos los padres de familia están comprando útiles para el resto del año escolar.  O en su defecto, es de esperarse que en los primeros meses del año llueva en la sierra, lo que dificulta la actividad turística.  Eso ya lo saben los que están metidos.

Por eso uno tiene que tener mucho cuidado cuando ve las estadísticas de crecimiento o de comparación.  A veces a uno le dicen que el empleo creció 10% y va y lo celebra.  O si estás en la plancha de Humala, de inmediato sales con el floro de que eso no importa, lo que importa es la inequidad.  Y seguramente ni preguntas si lo que se está comparando es cuánto es el empleo actual contra el mes pasado -lo cual, como les vengo explicando es algo truculento- o contra el mismo mes del año pasado, que es otra opción que también puede resultar engañoso.

O sea, si comparar diciembre contra noviembre es trampa, porque todos sabemos que en diciembre hay un pico de varias variables, la alternativa podría ser compararlo contra el mismo mes del año pasado.  Así podríamos ver si estamos consumiendo más en esta navidad que en la del año pasado. ¿No? De hecho es preferible, pero también tiene sus inconvenientes.

Esto porque entre un diciembre y otro diciembre pudo haber pasado algo que esa comparación no refleja.  Por ejemplo, la crisis financiera de hace un tiempo.  Ésta se dio en un momento en el tiempo y tumbó muchas de las variables económicas.  Eso lo explico mejor en este otro post.  Y de hecho, porque en el Perú estamos acostumbrados a hacer esta comparación (de un mes al mismo mes del año pasado) es que se nos escapan muchas cosas.  En el Perú nos demoramos en reconocer que teníamos una crisis encima y luego de reconocer que ya nos habíamos recuperado.

Por eso en otros países lo que usan es comparación de un mes al mes anterior, pero aplicando un proceso de desestacionalización.  Éste es un asunto estadístico, que por medio de procesos matemáticos, hace que las dos cifras sean comparables.  Tomen en cuenta que no solamente se trata de limpiar los efectos estacionales, sino que además hay otros detalles.  Por ejemplo, que los meses no siempre tienen el mismo número de feriados y de sábados y domingos.  Eso también tiene un impacto en la variable.

Así que ahora más tarde que salgas a la calle a luchar por tu derecho de comprar esa muñeca para tu sobrina que debiste haber comprado hace meses, acuérdate de los titulares escandalosos de avances o retrocesos económicos.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031