Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Economia y etica (2)

Articulo

junio 25th, 2010piratería, UncategorizedMildemonios 4 Comments

Hace un tiempo pregunté en el twitter sobre qué querían que escriba y me dijeron que sobre la relación de la economía y la ética.  En ese momento generé el siguiente post, con el cual en realidad nunca estuve satisfecho.  Así que ahora si me lo permiten le voy a dar al tema.

Por supuesto, hay mucho que decir al respecto.  Sobre todo por la relación que tiene la economía con la política.  Y todos tenemos una pésima impresión de lo que es la política en este país.  Pero por encima de eso, a todos nos encanta rajar de otros y de cómo tal o cual grupo de personas arruinan al país.  Pero después van y hacen tal o cual cosa sin pensar en las consecuencias de lo que hacen.

Tomemos como ejemplo una discusión que saltó ayer en el twitter, precisamente, acerca de si bajarse material de los puertos P2P está bien o está mal.  Para el que no sabe, P2P se refiere a estos puntos en internet en el que usuarios cuelgan material para que otros se lo bajen y ellos mismos a su vez cuelguen más material.  Como comento en la discusión, yo personalmente no lo tenía claro.  O sea, si estaba bien o mal éticamente hablando.  Pero a ver.

Cuando llevé mi curso de filosofía en la universidad se empezó con los griegos.  Comencemos con Sócrates.  Hay un pasaje clásico de este filósofo, en el que lo retan a dar una definición de qué es moralmente  bueno.  Comienzan diciendo que está bien lo que los dioses dicen que esté bien.  Para nosotros esto quizás suene a chiste, pero recuerden el sistema de creencias que tenían los griegos.

La réplica de Sócrates me parece que se aplica a este tema.  Dice primero que si los hombres en muchas ocasiones tienen que discutir para decidir si algo es bueno o malo, es de esperarse que los mismos dioses tengan problemas para llegar a una conclusión entre ellos mismos.  Pero ok, Sócrates procede a especular bajo el supuesto de qué sería lo que pasa si los mismos dioses se ponen de acuerdo perfectamente y llegan a un concenso.

Entonces cuestiona: ¿Algo es moralmente un deber porque los dioses así lo desean? ¿O es que los dioses desean algo porque es precisamente -antes de la discusión- un deber moral?

Todo esto es relevante, porque a veces es mencionado como símbolo de por qué no conviene quedarse en lo que hoy se llama moral pre-reflexiva: El pensar que algo es malo porque se lo dijeron (los dioses, sus papitos, su novia, los congresistas, etc).

En esa línea, concuerdo con el amigo Morsa, que en una última presentación menciona que la legislación que tenemos actualmente con respecto a la protección de los derechos de propiedad intelectual surgieron en un contexto distinto y que se encuentra desactualizado.  Coincido con él en que nos encontramos en un tiempo de transición, en el que la sociedad se está ajustando.  Por un lado los productores tienen que entender que su material tiene que salir más barato y en condiciones más flexibles, dada la presencia de la tecnología digital.  Y por el otro lado, los consumidores tenemos que entender que la música y otros productos que hoy nos bajamos gratis en realidad cuesta y que eventualmente vamos a tener que pagar por ellos.

Menciono esto, porque Socrates nos diría que no importa si en este preciso momento bajarse música por medio de la opción P2P es legal o ilegal (que de hecho, no lo es).  O el último disco de Lady Gaga.  Porque las leyes se definen, para todo efecto práctico, en el Olimpo.  Y que los dioses, como dice Sócrates, difícilmente van a estar de acuerdo entre ellos.  La discusión que tendrán entre ellos llevará a que algunos cedan en algunos aspectos, pero no en otros.  Y eso hará que la conclusión final de la discusión que tuvieron puede ser cualquier cosa.

Ahora, si los dioses que están discutiendo son elegidos cada cinco años y no tienen un nivel moral propio muy sólido que digamos, la cosa se vuelve aun más incierta.

Pero el asunto no muere ahí, porque esto es lo que Sócrates opina que NO era la mejor manera de definir qué es moralmente bueno o malo.  De ahí veamos su propuesta para hacerlo, porque creo que se aplica al caso del P2P.

'4 Responses to “Economia y etica (2)”'
  1. ¿Relativismo moral? ¿Yo? No, simplemente una cuestión lógica, estimado Panina. Lee de nuevo, aunque, la verdad, yo no tendría tantas esperanzas. Saludos.

  2. Panina dice:

    Morsa (disculpa la familiaridad), podrás usar toda la jerga que puedas para definir algo sin decir lo que en realidad era, como por ejemplo: el cebiche al paso es la expresión culinaria de un conjunto de relaciones sociales de la producción y consumo dentro del campo de la alimentación basada en recursos pelágicos, pero al final del día el cebiche seguirá siendo un plato de comida y el copyright seguirá siendo una licencia. ¿Necesitamos recordar lo que es una licencia? Una autorización simplemente; como la que requerimos para conducir un auto, como la de los arquitectos para firmar planos, como la de los médicos para operar o como la de los autores para disponer libremente de los derechos sobre su obra. En algunos casos la obtendremos de una dependencia estatal, otras de un gremio privado, a veces se nos dará un plástico y otras, como sucede con el derecho de autor, no será necesario recibir ningún papel en especial ni acudir a ninguna entidad para ostentarlo.

    Lo único que le otorga fuerza a estas licencias es el respaldo de las leyes y sólo en la medida que las leyes se hagan cumplir no tendremos menores de edad manejando combis y matando gente, carniceros practicando cirugías en clínicas clandestinas, ni piratas, reducidores y contabandistas delinquiendo abiertamente en centros comerciales por toda la ciudad, presentados alegremente como atractivo turístico o necesidad social.

    Todos estos ejemplos se pueden dar no sólo por la corrupción del Estado peruano, dispuesto a abdicar de su obligación de hacer cumplir las leyes, sino y sobretodo gracias a la falta de ética (o conducta inmoral) de los beneficiarios de cada delito.

    Me alegra y te agradezco la sinceridad de tu último párrafo, que explica tu relativismo moral en este tema al abordar la ética no como un estudio sobre el comportamiento moral de las personas sino como una mera cuestión personalísima de gustos y colores, vainilla o chocolate; como si el elegir entre comprar un celular robado en la Cachina o uno nuevo en una tienda sólo fuese cuestión de cuál me queda más cerca, o las más de las veces, cuál me sale más barato. Ahora ya sabemos que la distinción que aún hacemos algunos entre lo correcto y lo incorrecto es sólo un prejuicio y una superchería para otros.

    Contrariamente a lo que supones las leyes no están para adecuarse a la realidad de un comportamiento mayoritario (por eso puse el ejemplo de no pagar impuestos) ni para alentar cualquier uso que se pueda dar a la informática (por eso puse el ejemplo de tu sueldo). Las leyes están para resolver conflictos y crear un balance entre los intereses de los afectados, en este caso el de los autores o sus derechohabientes y los consumidores de sus obras. Este conflicto no se va a decantar en el todovale en internet ni en la validación del consumo impago del producto del trabajo ajeno. Nada tienen que ver aquí la tecnología y los formatos nuevos. Una evolución natural nos hace pasar del cd físico a la descarga virtual de un MP3, como antes pasamos del disco de carbón al de acetato, y al casete, y de ahí al disco óptico, sin que en ningún momento la música, la película o el libro ahí contenidos hayan dejado de requerir trabajo y talento humano susceptible de ser remunerado. Y es por fin en este simple objetivo que se van a decantar las leyes sobre el copyright y el internet: buscando que el autor pueda ser remunerado por su trabajo de la forma que el elija y que el internauta pague por lo que consume. En ningún momento de los últimos 20 años se han modificado relaciones sociales ni se han desarrollado fuerzas productivas que te priven del derecho a recibir un sustento por tu trabajo ni te eximan de pagar los bienes o servicios que consumes.

  3. Panina, confirmas mi teoría que los abogados tienen serios problemas de comprensión de lectura.

    ¿Qué es sino el copyright sino la expresión jurídica de un conjunto de relaciones sociales de producción y consumo dentro del campo de la economía política de la cultura?

    Ergo, si las relaciones sociales se modifican, por varias razones, entre otras, por el desarrollo de las fuerzas productivas (donde los medios de producción, distribución y consumo, se han desarrollado enormemente), posiblemente se necesite un nuevo orden jurídico. De acuerdo con que el “todo es gratis” no es el camino (¿lo he dicho? creo que el amigo Mildemonios me citó perfectamente), pero las leyes deben ajustarse a la realidad, sobre todo si esta ha cambiado desde su base, y no viceversa. Finalmente, las leyes están para eso, para discutirse, adecuarse, etc.

    Por eso, para mi, esto de la ética es algo tan personal, tan privado (Wittgenstein iba más adelante y decía que sobre los aspectos éticos era mejor ni siquiera discutir, porque no hay argumento lógico que la sustente).

    Mejor es hablar sobre cosas concretas y no sobre supercherías o prejuicios.

    Saludos.

  4. Panina dice:

    No sólo no existe ningún fundamento ético a la piratería, física o virtual, sino que también carece de toda racionalidad económica que la sustente. De hecho la única explicación consistente a este fenómeno se encuentra en la pérdida de capacidad de sanción de los Estados para hacer respetar en un entorno digital, leyes y delitos fácilmente perseguibles en el mundo real. Si mañana por ejemplo, el Estado perdiera también su capacidad de sanción para exigir el pago de obligaciones tributarias pues sencillamente nadie pagaría un sol más de impuestos. Esto es lo que más o menos sucede en el Perú a nivel micro y pequeña empresa donde la evasión campea o incluso a nivel de rentas de cuarta de profesionales muy bien pagados. La lógica es la misma sin importar el status social: el contribuyente hace un análisis costo beneficio entre el pago correcto del tributo y la posibilidad de ser descubierto y sancionado si lo evade. En el caso del P2P el consumidor también hace el mismo análisis: si hace click en Amazon descargará su canción y le cobrarán 0.99, si hace click en Ares descargará su canción pero no le cobrarán nada. Es la falta de sanción a la vista lo que explica que opte por lo segundo.

    Lo que sí es un insulto a la inteligencia es la cantidad de idioteces que se elucubran para explicar algo tan sencillo como lo anterior: que yo no pago impuestos porque el Estado no me gusta, que como las editoriales son rateras hay que piratear, que si somos pobres, que no nos quedaba otra, que ahora son así las cosas, etc, ninguna de las cuales tiene bases éticas sino que responden a la dudosa moral según la cual si es difícil atraparte cometiendo un delito, lo que hiciste ya no es delito(*).

    ¿Nunca te has preguntado por qué los defensores de la piratería, en el Perú y en todo el mundo, pese al tiempo transcurrido desde el primer Napster, se han demostrado totalmente incapaces de elaborar una sola propuesta alternativa y seria de reforma al sistema de retribución económica basada en los derechos de autor? La razón es la siguiente: todo el sistema de derecho autoral está basado en la libertad de contratación del individuo para ofrecer y vender su trabajo y su obra a quién mejor le parezca lo que hace cediendo sus derechos de autor, no muy distinto al derecho que nos asiste a todos los demás a aceptar el trabajo subordinado que más nos convenga. Es el autor, y nadie más, quien decide qué hacer con su obra y si quiere ceder o no sus derechos sobre la obra. El derecho de autor sí tiene pues un sólido sustento ético y económico en libertades civiles y en la economía de mercado por lo que no bastan los argumentos ad-populum (todo el mundo piratea) o tecnológicos (hoy es fácil piratear), para modificarlos.

    Las teorías pro-piratería por el contrario no tienen estos fundamentos, y atacan la esencia del derecho autoral eliminando la capacidad del autor de autorizar o no la explotación económica de su obra. Hoy se le ordena al autor lo que debe hacer con su obra (ponerle una licencia CC por ejemplo), se pretende fijar el precio de la misma no en base a la oferta y demanda sino en el chantaje (baja tu precio sino te pirateo), y se quiere empaquetar todo esto como un supuesto nuevo modelo de negocio, que en más de diez años nadie ha podido explicar ni mucho menos sustentar con éxito.

    A todos nos gusta internet y la tecnología pero no se debe caer en el determinismo informático. Si gente como el Morsa cree que el fetiche de la internet o el P2P pueden hacer fenecer el derecho de autor, mañana otra tecnología me permitiría entrar impunemente en su cuenta de sueldos, vaciar su contenido y decirle con sus mismos argumentos que no es que yo lo esté robando (estamos compartiendo) y es él quien ha perdido su derecho a la remuneración por su trabajo en virtud de las nuevas tecnologías.

    Eso ya no sería tan bonito, no cierto? Sucede que una regla básica de la ética y que ninguno de los piratas aplicará nunca es ponerse en el lugar del otro.

    (*) Se parece a un capítulo de Married With Children donde se le pide a Al Bundy un mensaje en video para los niños de su ex-colegio. Luego de la serie de barbaridades que es fácil imaginar el mensaje termina con un consejo práctico a los niños: “Y nunca lo olviden chicos, si no los atrapan no es trampa”

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
noviembre 2020
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30