Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Aventuras de un freelance (6)

Articulo

abril 26th, 2010UncategorizedMildemonios 2 Comments

18284299

Hace tiempo -antes de la firma del TLC y de los problemas que eso trajo- fui a Bagua a dictar unos talleres.  Y ahí me pasó algo chévere que simplemente tengo que compartir.  De hecho, por eso fue que luego las imágenes de los enfrentamientos en Bagua me causaron tanta pena.

Los talleres los dicté en un aula en un colegio, que tuvo el agrado de prestarnos.  El contenido de las puestas tenían que ver con cómo despertar el espíritu emprendedor en alumnos de secundaria, así como herramientas básicas de administración empresarial.  El asunto estaba orientado a docentes públicos de distintas áreas, porque no sé si saben, pero el Ministerio de Educación inteligentísimamente definió el área curricular de Educación para el Trabajo como apenas capacitación técnica.  Así que si tienes suerte de que tu colegio tuviese un buen taller bien equipado, podía ser que salgas con buenas habilidades técnicas, pero sin saber cuáles son los criterios adecuados para ponerle el precio a esa excelente mesa que sabes hacer o cómo hacer que cada vez más clientes se enteren de que das un buen servicio.  Así que como parte de un proyecto de responsabilidad social estuvimos tratando de llenar ese hueco.

El caso es que al final de una de las sesiones, mientras los docentes se estaban quitando y yo estoy guardando mis cosas, se me acerca el portero del colegio.  El portero.  O sea, el causa con la llave que abre y cierra la puerta. Para efectos de la narración lo llamaremos señor “C”.

“C” se me acerca y me dice que me había estado escuchando y que todo lo que había estado exponiendo le había interesado.  Y que él tenía una cebichería con su esposa y que quería que creciera.  Así que me propuso que si iba a su cebichería a verla y a decirle qué podía mejorar, me invitaba un cebiche.  Yo ya había almorzado y en la noche no suelo comer cebiche por costumbre.  Así que le dije que no, pero que le aceptaba una chela.  Y nos pasamos del colegio a la cebichería.

Yo la verdad no sé nada de cómo se maneja un restaurante.  Ni mucho menos de recetas o qué sé yo.  Pero hubo un asunto que me saltó a la vista cuando conversé con él sobre su negocio con la chela prometida de por medio.  Y es que siendo una cebichería en un lugar que se encuentra a varias horas de la costa, conseguir el pescado fresco era un problema.  Y eso elevaba sus costos.  Lo que no ocupó entonces fue tratar de encontrar alguna manera para reducir los costos en un caso como éste.

Pues compras en mayores cantidades.  Cuando uno compra en paquetes más grandes puede negociar un mejor precio con el proveedor.  Pero como el pescado fresco no es algo que se pueda almacenar (no puedo comprar hoy el pescado para todo el mes y almacenarlo… o no debería, en todo caso), eso implicaba asociarse con otros restaurantes.  Es decir, ir en mancha y comprar entre todos negociando un mejor precio, en vez de ir uno por uno.

En Bagua había otras cebicherías con las que competía “C”.  Pero según lo que me contó, cada una tenía definido su segmento del mercado relativamente bien.  Mientras que una era más turística, otra era más para los de la zona, etc.  Así que era viable que se juntaran tres o cuatro cebicherías y compraran juntos al mismo proveedor a un menor precio.  Eso les permitiría reducir los costos, lo que les permitiría incrementar la ganancia.

Pero no sé si lo habrá hecho, porque a los dos días me vine a Lima y desde entonces no he tenido la oportunidad de regresar.  Pero ojalá le haya ido bien.  Se veía que “C” era uno de esos peruanos a los que comunmente se les llama emprendedores.  Y esos son los que se merecen salir adelante.

'2 Responses to “Aventuras de un freelance (6)”'
  1. ROBERTO dice:

    Hay mucho por hacer este país, y, otra vez, me da pena de lo pobremente implementada que está la currícula del Ministerio de Educación. Suena bonito decir hay que hacer emprendedores, hay que hacer más técnicos para el desarrollo del país y otra muy distinta es destinarles fondos y , sobretodos, destinarle tu atención, cosa que implica más cosas.

    • Mildemonios dice:

      Roberto: Yo no creo que sea un tema de dinero. Es un tema de diseño. Los temas que corresponderían a economía y a espíritu emprendedor y a cultura empresarial están repartidos en distintos cursos. O sea, es una responsabilidad que se la reparten docented de distintas áreas. Y eso es un error.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930