Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Aventuras de un freelance (3)

Articulo

abril 13th, 2010UncategorizedMildemonios 5 Comments

ramsay_macdonald_-_punch_cartoon_-_project_gutenberg_etext_17629

Si uno agarra el ritmo del trabajo independiente y da un buen servicio, los clientes volverán a llamar y volverán a llamar.  Y si da un servicio que es valorado, estos le pasan la voz a otros y así uno va expandiendo su cartera de clientes.  Idealmente este proceso continúa hasta que uno llega a un punto en el que ya no tiene tiempo para aceptar a uno más.  Llegar a un punto en el que uno se ve obligado a reconocer que ya no tiene tiempo para aceptar a un cliente adicional es todo un logro.  Pero también requiere de mucha madurez para tomar esa decisión responsablemente: Que ya se llegó al tope.

Yo por suerte nunca lo tuve que hacer, sino que alguien tuvo que tomar esa decisión por mí.  En ese entonces no me había dado cuenta, pero la verdad era que estaba a un paso de llegar a ese punto de saturación.  Sucedió cuando me llamó la persona con la que coordinaba los trabajos de un cachuelo que tenía, para el cual tenía que entregar material semanalmente.  A este señor lo llamaremos “B”.

Previamente sería bueno que aclare que “B” lideraba un equipo de como nueve freelos, de las cuales yo era apenas uno.  Y de los nueve, solamente dos no estábamos completamente convencidos de la forma como “B” manejaba las cosas y no estábamos totalmente de acuerdo con los objetivos que planteaba.  Yo, enterado de lo importante de la crítica constructiva y con la total y completa ausencia de ironía que me caracteriza, lo hacía notar en cada una de las reuniones quincenales de coordinación que teníamos.  Si es que salía una discusión o un debate con respecto a algo, por supuesto.

No fue ninguna sorpresa, entonces, cuando me llamó un día solamente a mí a una reunión.  En la última coordinación “B” se había molestado conmigo y con el otro no convertido porque le habíamos hecho una acotación a una sugerencia suya.

¿Por qué era yo así de lacra? Pues porque mi nombre estaba en juego.  Yo estaba aplicando por encargo algo que se me había indicado.  Pero eso que querían que aplique me parecía que estaba mal diseñado.  Así que cada vez que podía sugería mejoras y parches.  Esto molestaba a “B”, que era el que había diseñado el asunto y se lo tomaba personal.  Tomarse a nivel personal una crítica a tu trabajo es la peor cosa que puedes hacer como freelance.

El contenido de la reunión y los sorpresivos giros que dio, en un siguiente post.  En éste ya revelé demasiado.  Mientras tanto, reconozcan la importancia de mantener el sentido crítico en defensa del prestigio de uno mismo.  Es preferible que lo tachen a uno de criticón, que mal que bien lleva a confianza, que lo tachen a uno de perdido en el espacio.

'5 Responses to “Aventuras de un freelance (3)”'
  1. […] un post anterior comenté las condiciones por las cuales un coordinador al que llamaremos “B” me pasó […]

  2. […] un post anterior comenté las condiciones por las cuales un coordinador al que llamaremos “B” me pasó la voz […]

  3. Ojalá los jefes pudieran aceptar las críticas más amistosamente, porque por ejemplo yo tengo uno que es una bestia…
    Cuando le haces un comentario a alguna de sus propuestas le busca hasta la sinrazón con tal de no mover su argumento. Es un idiota.

    saluos!
    (gracias por recordar q nuestro nombre está en juego -no soy freelance- y sorry por la bilis q por ahi deje =)

    • Mildemonios dice:

      Actvservidor: Bueno, las reglas cuando trabajas establemente en una oficina son distintas. Cuando eres freelo puedes reventar la relación y quitarte, sacrificando apenas una porción de tus ingresos mensuales, pero apostando a conseguir otro cliente. Cuando trabajas en una oficina de manera estable y te peleas con tu jefe, fuiste.

Leave a Reply to Mildemonios

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930