Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Aventuras de un Freelance (12): El costo hundido y tu

Articulo

febrero 4th, 2011UncategorizedMildemonios 3 Comments
Aventuras de un Freelance (12): El costo hundido y tu

Hay una vaina que a veces la gente tiene problemas en entender.  Cuando uno es independiente y trabaja por su cuenta, hay un punto después del cual seguir con un cachuelo ya no sale a cuenta.  O sea, si tienes un cliente que te genera mucha pérdida de tiempo y siempre te pide replantear el trabajo y te paga una vez por un trabajo que haces tres veces (porque dos veces anteriores no le gustó lo que hiciste, a pesar de que entregaste lo que te había explicado), ni modo, tienes que abandonarlo y esperar que los demás clientes que tengas sean suficiente para mantenerte.

Lo digo porque a veces ese cliente se ofende y no entiende que te vas porque él fue un mal cliente.  O sea, uno puede ser un mal proveedor y en ese caso el castigo es que el cliente te abandona y pierdes un cliente, lo que a su vez implica que pierdes parte de tus ingresos mensuales… Pero un cliente también puede ser un mal cliente, lo que amerita que me pierdas como proveedor.  Y así como cuando un mal proveedor que pierde un cliente debería tomar la experiencia para aprender del error y mejorar como proveedor y ser un mejor freelance con el tiempo, el cliente también debería aprender a tratar bonito a sus proveedores, pues de lo contrario, se quedará con los arrastrados.  Porque los buenos se habrán ido ante el maltrato.

O sea, si estás haciendote el vivo y maltratando a tus proveedores y haciéndolos trabajar de más, pero sin pagarles adicionalmente por las inconveniencias, los independientes que se respeten a sí mismo se irán yendo con otros clientes y te irán dejando con los malos -los que no pueden conseguir otros cachuelos- o los improvisados. Esto es particularmente más riesgoso en algunas industrias y sectores que están en crecimiento explosivo y que están con brechas entre la demanda de servicios y la oferta.

Lo decía porque la semana pasada me encontré con un causa al que tuve que abandonar justamente por esto, porque él no tenía claro cuál era el trabajo que quería que le haga, pero como estaba con la fecha encima, me pedía que le vaya avanzando trabajo.  Y una vez por semana me reunía con él para que me replanteara todo, lo que implicaba que tuviese que correr para poder cumplir con la nueva orientación del material que tenía que desarrollar.  Al comienzo yo lo aguantaba, porque el producto final iba a ser parte de un proyecto de responsabilidad social y me parecía chévere.  Pero después de un mes de estar en éstas, di mi ultimatum, para luego retirarme del asunto.

Y entonces vino el típico chantaje.  Todo aquel que haya sido freelance por más de un año tiene que haberlo escuchado. “Pero entonces no te vamos a pagar nada”, lo que implica que todo lo que ya había hecho, todo el tiempo metido, habría sido en vano.  Sí, pues, prefiero eso que seguir perdiendo mi tiempo.  A eso en economía se le llama “costo hundido”.  Algo que ya perdiste y que no vas a recuperar, no importa la decisión que tomes.  Si me quedo o me voy, igual no me van a devolver ese tiempo perdido y ya había quedado establecido que no me lo pagarían.  Así que no tenía nada que perder.

'3 Responses to “Aventuras de un Freelance (12): El costo hundido y tu”'
  1. Es muy acertado el artículo. Un freelance debe enfrentarse con la difícil decisión de continuar con un mal cliente o abandonarlo junto con la deuda pendiente a nuestro favor.

  2. @sludgeman dice:

    Lo que hago normalmente es en primer lugar, definir las condiciones del servicio: cuando? como? cuanto? Trato de que todo quede por email u otro medio escrito, el telefono es util pero para estas cosas, siempre estan los “lo dije y no me acuerdo”.
    Una vez que ya esta todo definido, sigo con el plan. Por ahi siempre esta el camarón que quiere aprovechar para hacerte consultas adicionales (no se en tu caso, pero para los abogados, creen que contratarte para X es como si te contrataran en planilla de la empresa). En el peor de los casos, ignoro las preguntas adicionales o si es un mail… nunca me llega XD. Si la consulta es por fono: “Enviame la consulta bien detalla por mail please” y pasar al punto anterior XD.
    Los cambios a las condiciones, en lo posible los ignoro. Hace poco he presentado un informe de auditoria, previamente ya habia enviado el modelo que uso. Luego de la auditoria me enviaban sus propios modelos que en realidad incluian el formato de su empresa para llenar en base a lo que mi informe decia, en resumen, quieren que les haga su chamba. Solucion: Ignorar y enviar mi modelo.
    Claro, en mi caso, siempre tengo el “aura de miedo” que inspira un abogado, por si siquiera se les ocurre no querer pagar. Aunque a veces hay algunos poco experimentados.

    • Mildemonios dice:

      Sludge: Claro, eso es lo ideal. Pero a veces uno es llamado en situación de crisis, en un momento en el que la empresa necesita urgentemente que alguien los apoye con algo. Y uno con la mejor de las intenciones acude y después lo trasquilan. Por suerte me ha pasado muy pocas veces.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930