Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Aventuras de un Freelance (11)

Articulo

julio 1st, 2010UncategorizedMildemonios 2 Comments

Ah, los burócratas.  No son como otras mermas que existen en la sociedad, que lo tratan de disimular o reconocen que le causan un costo terrible al país.  Muy por el contrario, los burócratas son esa especie de lacras sociales que son orgullosos de serlo y de las inmensas incomodidades que le causan a los demás.  Por la razón que sea -no soy siquiatra- se enorgullecen de serlo y lo celebran abiertamente.

Por supuesto que la sociedad necesita reglas y reglamentos para poder funcionar.  No en vano nos pasamos toda la infancia aprendiendolas y otros cinco años más luego persiguiendo un diploma que nos certifique como especialistas en un aspecto de las reglas que mantienen al mundo en movimiento.  Pero en teoría todo trabajo que uno puede conseguir después de todo ese proceso aporta a la humanidad de alguna manera.  Así, por ejemplo, el electricista que estudió electrotecnia ayuda a sus semejantes solucionándole problemas de conexiones electricas que aquellos que no tienen esas habilidades ni talentos pueden.  Pero no el burócrata.

Para el burócrata la línea que une a dos puntos de la manera más directa y corta es motivo de burla.  Y esto es algo que cuando uno trabaja para sí mismo tiene que tener muy en cuenta.  Sobre todo cuando está en el proceso de convencer a un posible nuevo cliente de que le conviene contratarte.  Si la hazaña de convencer a un cliente nuevo de que te contrate tiene que pasar por un burócrata que “vela” por los intereses de la empresa o entidad para la que trabaja, te fundiste.

Si te encuentras armando tus documentos para presentar una propuesta a sobre cerrado para ser evaluada junto con otras, más te vale leer las letras chiquitas de la convocatoria, porque es una posibilidad que el que reciba los sobres sea uno de estos que gozan descubriendo que el que presenta las propuestas no leyó hasta la más pequeña indicación.  Y cuando uno mismo es el que arma la propuesta y no un administrador, un contador o un ingeniero de precisión, de tal manera que en lo que uno es bueno es otra cosa, quizás debas considerar asociarte con tu abuelita o con algún otro familiar cercano confiable que sepas que sí le presta atención a las pequeñeces.  Básicamente porque le sobra el tiempo.

En su defecto, mis consejos: Hazlo todo con la mayor de las anticipaciones posibles.  Ten por seguro que van a saltar miles de detalles que te van a generar dudas.  Toma en cuenta que la mayoría de estas convocatorias formales definen un periodo de días en los que puedes hacer consultas, así que revisa todo con tiempo de sobra.

Escucha a la voz de la experiencia.  El presentar estas convocatorias es un arte y hay gente que se ha pasado la vida presentando estas cosas y se las saben todas.  Búscate uno de esos y pídele que te aconseje desde el comienzo.

Ten en cuenta que los clientes más grande y con mayor capacidad de pago tienden a contratar proveedores a traves de esta clase de procesos.

'2 Responses to “Aventuras de un Freelance (11)”'
  1. […] bastión de la burocracia son las municipalidades distritales.  Ahí es que se concentra la mayor pérdida de tiempo e ineficiencia por culpa de trámites administrativos y estupideces que se invent….  Mientras otras entidades públicas han hecho lo que han podido para avanzar en la […]

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930