Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Acerca de la promocion del cine (4)

Articulo

mayo 25th, 2010UncategorizedMildemonios 15 Comments

Si hay demanda por películas en general en el Perú, ¿por qué es que el cine peruano no despega? Porque, por el contrario, las películas peruanas jalan cada vez menos espectadores.  Mejor evidencia de que Conacine no funciona no hace falta.  Hay algo que está fallando y mejor cambiarlo ahora, antes de que se nos termine de ir el tren.

Pero antes de entrar en pleno a ese tema, dejemos en claro por qué el Estado debería intervenir en este mercado.  Se supone que en una economía de libre mercado, como la que se supone que se planea desarrollar en el Perú, el Estado solamente interviene en un mercado en ciertas circunstancias.  De lo contrario se generan las condiciones para un uso politiquero de los recursos del Estado -que son de todos los peruanos.  Por ejemplo, cuando se dijo que se tenía que intervenir en el mercado de azúcar, porque es un sector que preocupa al gobierno, dado que da trabajo y que aporta a la alimentación de los peruanos… es un cuentazo.  Esa misma justificación se puede usar para intervenir en muchos otros mercados.  La verdad es que tinen el interés de meterse por razones políticas, no económicas.

En todo caso, ¿por qué el Estado debería entrar al mercado de la producción de cine? Hay varias razones, en realidad.  Primero, es cultura y el Estado tiene una obligación por promoverla.  Ok, ésta no es una razón muy económica que digamos tampoco.  Pero eso no es todo.

Segundo, en economía hay un asunto llamado “efecto túnel”.  Que ok, se refiere a otra cosa, pero apliquémoslo aquí.  Se refiere a cuando uno está atracado en un túnel en su carro y el carril del costado comienza a avanzar.  Eso genera en uno, que sigue igual de atracado que antes, un sentimiento de que ya ahoritita avanzo yo también.  Cuando uno ve a una peruana en la ceremonia de la entrega de los óscares se genera algo similar.  Claro, a los que no les conviene que el Perú se desarrolle eso les importa un rábano.  Pero no me digan que no notaron un efecto de este tipo en la prensa en los días alrededor de la noche de la premiación.  Algo similar sucede con la peruana que casi gana en American Idol, con Sofi que sí campeona, etc, etc.

Eso por sí solo no es la gran cosa.  Pero resulta que a través del cine -y con mayor relevancia en el cine peruano- se pueden levantar temas sociales que han quedado en un segundo plano.  Nuevamente la película de Claudia Llosa es un buen ejemplo.  Por unos días Manchay estuvo en el ojo de la prensa y de los comentarios de muchas personas.  Que no lo supieran aprovechar ya es otra cosa.

Claro que esto hay que saber hacerlo.  Por ejemplo, la película Tarata es -lo siento, no es mi intención ofender, pero…- tan oportunista.  Esa película no pareciera que está apuntando a levantar el tema social de la clase media que sufrió la guerra interna, sino que está apuntada a apelar la identificación que un nicho de mercado podría sentir.  Y la presencia de Gisela Valcarsel (la otrora Reina del Mediodía) ahí hace eso aún más evidente.

Una vez más se hace más claro que necesitamos cineastas que la sepan hacer.  Si el cine peruano va a estar orientado a eso y nada más que a eso (como parece que va a ser el caso), entonces que se entrenen en hacerlo bien, de tal manera que cumpla ese objetivo.  De las cifras que presenté la vez pasada pareciera que el público peruano se está cansando de ver el remake eterno de Gregorio o de Mañana te cuento.

En ese sentido personalmente me parece que los argentinos son unos maestros.  Pero eso no cae del cielo.  Y no, no se trata de “meter más plata”.  Se trata de tener un planteamiento integral inteligente.  Yo, por ejemplo, soy muy pesimista con respecto a que Conacine se haya extendido a ofrecer dinero también para distribución.  No me queda claro por qué tendría que financiar eso también.  Con dinero de todos los peruanos.  En todo caso que entre como socio.  Y que las ganancias que se sacasen si eso se hiciese bien se repartiesen y Conacine saque su parte.  Así sus fondos podrían ir subiendo sin necesidad de estar apelando a los recursos fiscales año tras año.  Porque a la primera que tengamos un año difícil, una de las primeras partidas que desaparecerán será ésta.  Mucho más prioridad tiene otros presupuestos, como el de Juntos o el del Vaso de Leche.

Además, si lo que necesitamos es que los nuevos cineastas peruanos aprendan a hacer bien algo que ahora, incluso con plata en la mano, no están sabiendo hacer, ¿no tendría más sentido bajarse el presupuesto de Conacine y otorgarlo todo enterito a becas de alto nivel?

'15 Responses to “Acerca de la promocion del cine (4)”'
  1. […] derechos están siendo violados.  Está bien, por supuesto que el Estado debe intervenir.  Pero debe intervenir con una medida sostenible.  No una de corto plazo.  Obligar a las salas a pasar lo que tu quieres es una medida que no es […]

  2. […] si no, utilizar parte de los millones de dólares que se maneja ahora Conacine y con eso dar becas a cineas….  Que se vayan a Nueva York, a Londres, a Japón… Que salgan al mundo a ver lo que se está […]

  3. […] acumulando varias cosas en el camino – mecenazgo – o se dejan inconclusos otros debates – como la discusión sobre la Ley del Cine – lo que nos deja, en realidad, con una seria incertidumbre, no solo sobre un Ministerio como éste […]

  4. […] no se enmarcan en una visión más macro sobre el sector cultura (incluyo ciencia) en el país. La discusión sobre Conacine y su futuro es un buen […]

  5. Mildemonios dice:

    Gianmarco: Nuevamente estás confundiendo. Primero, NADIE está discutiendo aquí que hay un tipo de películas que no aspiran a obtener ganancias. Eso todos lo tienen claro. El problema es cuando todos están haciendo eso y para mantenerse necesitan de asistencialismo del Estado. Brian Synger y Wes Craven, por ejemplo, tienen tratos con los estudios en los que trabajan, de hacer un número de películas comerciales que rindan a cambio del financiamiento de un número definido de películas de autor. Así fue como Craven sacó la plata para Scream, que no es Godard, pero es una de las películas de terror que redefinieron el género en los noventas. Así que ya párala con ese rollo, que ése no es el punto. El punto es cómo alcanzar un sistema por el cual se financien esas películas sin necesidad de apelas al dinero de todos los peruanos año tras año. Segundo, si chequeas la ley con la que se creó Conacine verás que tiene como objetivo “fomento de la creación, producción, difusión y comercialización de obras cinematográficas peruanas”. Aquí la discusión sería: ¿en el corto plazo o en el largo plazo? En el corto plazo lo hace de manera hermosa, como bien describes. En el largo plazo fracasa miserablemente. Si le interesara FOMENTAR todo eso, la manera como lo está haciendo garantiza jamás alcanzar ese objetivo, por las razones ya expuestas. ¿Dices que deberíamos apuntar a algún día hacer películas como Nueve Reinas? Pues con Conacine aquí presente nos aseguramos de que eso NUNCA suceda. ¿Para qué? Si al que tengo que vender la película es a ocho personas que la pre-pagan antes de que me esfuerce de hacer una buena o mala película. Tercero, incluso la Teta Asustada, que llegó a ser nominada al Oscar no ha podido atraer suficientes peruanos a las salas como hace diez años. Chequea la cifras que te pongo. Así que yo no estaría tan seguro de que sea evidencia de que las cosas están mejorando. Nuevamente, ¿quién decide qué película es buena y cuál no? ¿Has visto las películas que ganaron las subenciones de Conacine éste y en años pasados? ¿Según tú todas ellas son arte de alto vuelo? Cuarto, estás terriblemente equivocado al decir que Conacine no nos perjudica. Se trata de una enorme distorción al mercado del cine. Cuando dices que depende de cómo funciona la demanda y la oferta… Sí, exactamente. Y a la oferta Cinacine la está perjudicando un montón al generarle lo que en economía se llama “incentivos perversos”.
    .
    Giorz: El template anterior nunca me gustó, así que voy a probar éste por un tiempo. Si tienes problemas para leerlo, intenta entrando a la opción “customise” arriba a la izquierda (debajo de links y archives) y pon que el fondo sea negro. Ahí se puede leer mucho mejor.

  6. Giorz dice:

    malaso ! no me gusta tu fondo, el anterior q parecia de niño puber staba mas paja, en fin, tratare de acostumbrarme a ste.

    ahora si leere este psot q me interesa, d ahi te comento

    saludos!

  7. […] Por un lado cruza varias ramas de la economía y por el otro me encanta ir al cine.  Por eso he estado siguiendo la propuesta de esta nueva ley de cine que tanto debate ha traído.  Y me parece que hay algunos puntos con los que hay que tener mucho […]

  8. […] Por un lado cruza varias ramas de la economía y por el otro me encanta ir al cine.  Por eso he estado siguiendo la propuesta de esta nueva ley de cine que tanto debate ha traído.  Y me parece que hay algunos puntos con los que hay que tener mucho […]

  9. gianmarco gardella dice:

    ocram: claro que entiendo que esos ejemplos que doy vienen de paises con industria, pero los puse como ejemplo de un tipo de cine que no es comercial, que no genera grandes dividendos ni en sus paises, ni aqui, ni en la china. Tambien podria poner ejemplos de paises sin industria y hablar de Hamaca Paraguaya por ejemplo. el tema es que es importante que el estado se preocupe por preservar la posibilidad de seguir haciendo ese cine no comercial, y creo que esa es la funcion de conacine (con errores y problemas sin duda). no podemos decir que conacine a fracasado porque no ha generado industria o porque el numero de espectadores no ha aumentado, por el contrario diria que esta mejorando al apoyar algunas propuestas interesantes.

    mildemonios: claro que existe cine comercial y de gran calidad, y el caso de Nueve Reinas es sin duda emblematico. Y sin duda deberia ser uno de nuestro objetivos alcanzar una continuidad de produccion o si se quiere industria, que genere peliculas asi, que mezclen potencial comercial y calidad. Mi punto es que existe cierto tipo de cine valioso, que nunca va a ser rentable, que siempre dependera de fondos internacionales o del conacine. Puede que en algun momento se acabe la mamadera, es cierto, pero no hay otra solucion para eso. Ahora que me digas que habria que ver que mecanismos se pueden usar para generar industria en el Peru, para asegurar la continuidad de la produccion y que esta sea autosostenible, por supuesto, estoy de acuerdo. Pero no le pides al conacine algo que no esta en sus funciones. Ahora, me dices que este modelo no funciona porque durante los 80 y 90 no rindio frutos, pero al ver casos como la teta, octubre, paraiso, parece que ahora si esta rindiendo frutos. porque no funciono antes? no lo se, habria que estudiar el tema, pero lo importante es que ahora esta comenzando a funcionar.

    No creo que dejen de tener razon en todos sus argumentos, es necesario pensar en como generar cine de calidad autosostenible, asegurar la continuidad de produccion, pero seamos conscientes de que cierto tipo de cine no sera autosostenible nunca, y para eso esta conacine, no para generar industria. Un ejemplo podria ser el cine de Lisandro Alonso, creado en un pais con industria como argentina, pero que depende exclusivamente de fondos internacionales e incluso de la plata que le presto su viejo para hacer su primera pela, sus peliculas nunca han sido estrenadas comercialmente en argentina y no me extrañaria que en ninguna parte del mundo, pero cualquiera que sepa de cine, les dira que es una de las voces mas importantes del cine latinoamericano actual.
    el tema de la industria en el peru dependera tambien de una buena ley de cine y de como funcione la oferta y demanda, no de conacine

  10. Panina dice:

    Si hablamos de asistencialismo puro, pues inclusive este puede hacerse bien o mal. ¿Es el Perú un país que ya ha cubierto todas sus necesidades culturales, distribuyendo razonablemente el asistencialismo entre todas las artes? Muy lejos de esto.

    Tan injusto como financiar con el dinero de todos, los antojos de los 8 príncipes electores de la argolla, es conocer que con lo que se financia una película podríamos tener tres sinfónicas decentemente remuneradas y equipadas dando conciertos cada quincena en las plazas centrales de todos los distritos. Con los fondos de conacine basta y sobra para empezar a desarrollar un programa de Bibliotecas Municipales llevando lectura gratuita a cientos de miles sino a millones a lo largo del año. Se podría reflotar Bellas Artes, o construir un Museo de Arte Moderno, o crear una escuela circense, o instaurar un festival anual de teatro trayendo a los mejores actores de habla hispana, y así sucesivamente. Cada año es una oportunidad perdida de hacer algo mejor y menos efímero que el breve y triste paso de un “Tarata” o un “Cuatro” por la cartelera para 3 o 5 mil personas a lo sumo.

    Lo cierto es que Conacine no se sostiene y es una inversión estúpida, inclusive en la óptica del puro asistencialismo. Los fondos que se entregan en otros países para cinematografía tienen el objetivo de adyuvar al financiamiento inicial de la muy riesgosa y costosa obra cinematográfica poniéndola en el partidor junto a la competencia hollywoodense. Pero estos fondos son revolventes y sus beneficiarios no pierden la perspectiva de tener que filmar para un público que acudirá a la sala o comprará el video, pues de ello depende su próximo trabajo. El Perú por el contrario es un espacio donde los beneficiarios actúan como si se hubiesen ganado la Tinka y se desentienden del resultado final de la obra, a tal punto que son unos fervorosos defensores de la piratería de sus propias obras, basados en el hecho de que ellos ya cobraron y en el prejuicio de que es culpa de los exhibidores que la gente no vaya a apreciar su magnífica obra (como si los exhibidores llenarán sus salas a punta de pistola).

    La solución a todo esto es muy sencilla: que Conacine exija al ganador el objetivo de alcanzar una taquilla mínima de unas cien mil personas por ejemplo, eso sí sería producir cine para el público peruano y no para los mismos que asistieron a la boda del director con la actriz; si no lo logra no vuelve a usufructuar de los fondos del Estado en los próximo 10 años. Van a ver las ganas que les quedan de hacer idioteces en 35mm que no las van a ir a ver ni sus mamás y las ganas que van a tener de que los pirateen en Polvos Azules como homenaje a su gran arte.

    Y respecto al cine-arte de verdad, aquel de Passolini, Buñuel o Truffaut que reclama Giancarlo, y que en efecto, es un cine de autor no diseñado para el gusto popular, pues ninguno de los mencionados se pasó la vida mamando la teta del Estado, sino que acudían a su propia industria cinematográfica local que por razones de prestigio aceptaba financiarlos. Habrá que revisar qué prestigio le aporta un Pérez Garland al arte cinematográfico antes de darle un centavo más en el próximo concurso. (Pregunta maliciosa: si el concurso de Conacine premia objetivamente y no por argollas el arte cinematográfico, ¿por qué nunca se atreven a declarar alguna categoría con el resultado “desierto”? ¿Tan buenos somos en todo?)

    • Mildemonios dice:

      Gianmarco 1: Ok, estás en tu derecho de creer eso. El problema es que Conacine ahorita se puede dar el lujo de regalar todo ese dinero porque relativamente hablando hay recursos fiscales para eso. Pero en el resto del mundo esta clase de intervenciones tienen que ser sostenibles. Y ahí está el asunto. Di lo que quieras, Conacine no es sostenible. Lo que Conacine hace es “asistencialismo”. Y eso no funcionó para el agro, no funcionó para la industria, no funcionó para la pesca y no va a funcionar para la producción de cine mucho menos.

      Gianmarco 2: Hay varias cosas que se pueden comentar de tu respuesta. Primero, si se está haciendo algo supuestamente artístico, pero que no es visto por la gente y gana muchos premios… cuál es el sentido? O mejor dicho, quién decide qué es artístico? Entonces es cierto mi cuestionamiento inicial: Se está haciendo cine para ocho personas (los miembros del directorio de Conacine). Ok, chévere, pero entonces que esos ocho se paguen sus películas personales hechas para ellos. Segundo, quién dice que el buen cine no tiene que ser rentable? Claro, ése es el supuesto del que no quiere hacer el esfuerzo de hacerlo rentable. Cito a los argentinos porque ellos han logrado la fórmula. Tú dices que en Argentina la gente va menos al cine. Quizás (sería bueno que te juegues tu fuente). Pero ellos hace rato que dejaron de hacer cine para su mercado interno solamente. Ellos hacen cine para el mundo. Nueve Reinas yo la vi en estreno en un cine en Londres. Y allá competía con películas británicas y hollywoodenses. Y se daba. Porque era una buena película -artística, si quieres- hecha para el mercado global. No solamente para los ocho miembros del consejo de artes argentino. Tercero, quién eres tú para decidir que una película de alto presupuesto con efectos especiales no es de calidad? Has oído hablar de la fábula de la zorra que no alcanzaba las uvas? O sea, hazte Avatar y después hablamos. Claro, no es mi estilo y no es lo que yo haría si tuviese millones de dólares, pero has visto lo que hace Terry Gilliam con el acceso a esos efectos? Luc Besson? Sal de aquí! Eso que me dices, nuevamente, es el argumento del que no quiere hacer el esfuerzo de invertir en aplicar esas tecnologías al Perú. Y por si acaso, tanto Gilliam como Besson hacen muy buena plata con sus películas. Han encontrado la fórmula. Hicieron el esfuerzo. Cuarto, entonces, apelas a los fondos internacionales? Bueno, aquí estamos, pues. Todo el cine de los 80s y los 90s se ha financiado así. Y aquí estamos. Alucinante, no? Con un cine increiblemente artístico y de óptima calidad, supongo, dirás. Sexto, supongo que es lo máximo excluir de la discusión el punto crucial del origen del dinero que pagará la película. Pero lamentablemente la experiencia muestra (aquí, sobre todo), que esa es la discusión que define el tipo de película que se hará. Y a las pruebas me remito. A ti te encantará que se siga haciendo siempre la misma película con variaciones menores. Pero yo quiero algo más. A mí eso me parece conformista. Pero con tu modelo, eso no va a cambiar nunca. Porque los mismos ocho gatos del consejo están felices y eso es suficiente.

      Ocram: Exactamente. Ése es el punto. Además, más allá de si nos podemos dar el lujo o no (que es un argumento importante), está el detalle de que incluso países desarrollados que derrochan dinero han encontrado modelos sostenibles para promover su cine. Por otro lado, como el amigo de Indecopi una vez nos mostró, en el Perú casi nadie conoce Godard. Así que, ¿es ése el arte que queremos promocionar? ¿Uno super alturado y exquisito… pero que casi nadie ve y con el que casi nadie se siente identificado? Yo no estaría tan seguro.

      Panina: Algo radicales tus opiniones, pero en fin, válidas. En la que sí me has descuadrado y te voy a dar la razón es en el asunto éste de directores de cine que andan ganando y postulando constantemente a los fondos de Conacine… para después salir a fomentar la piratería. Tienes razón en que eso es evidencia de que se ha desviado el camino y que hay algo que no funciona.

  11. ocram dice:

    Gianmarco: ¿te das cuenta que todos los ejemplos que citas (Herzog, Godard, Sokurov) vienen de industrias sólidamente establecidas? el punto de janz es este: AHORITA Conacine se puede dar lujos de premiar a la Teta Asustada y Octubre, pero ¿y si después no? la idea es ampliar el rango de cineastas, no de restringirlo.

  12. gianmarco gardella dice:

    entiendo tu posicion y no dejas de tener razon si estamos hablando de buscar que el cine sea autosostenible. pero ahi el problema esta en cual es nuestra interpretacion de la funcion de conacine, crear industria (que seria la unica forma de que el cine sea autosostenible a largo plazo) o apoyar proyectos artisticos sin ambiciones economicas, proyectos que por su misma naturaleza no son rentables.
    tal como yo lo entiendo la funcion de conacine es lo segundo. Tu pones como ejemplo el cine argentino, pero los ultimos años el numero de espectadores del cine argentino se ha estado viniendo abajo. el problema no es solo del cine de cada pais, es un problema global que tiene que ver con el copamiento de las salas por parte de las mayors, es decir, los grandes estudios y distribuidoras gringas.
    entiendo tambien que tu estas analizando el asunto desde el punto de vista de la economia, del mercado, del negocio, pero el tema verdaderamente relevante aqui no es descubrir la formula para que el cine peruano produzca Los 4 fantasticos parte 3 o Spiderman 25. Lo principal es producir cine de calidad, no importa que sea poco o que no de plata, porque en ningun lado el cine de calidad da plata. Habria que ver las cifras de las peliculas de Herzog, de Godard, de Sokurov, etc. Es poquisimo el cine de calidad que resulta verdaderamente rentable. el modelo ideal es seguir haciendo peliculas pequeñas como la teta asustada que puedan recuperar su dinero con contratos de distribucion en el extranjero gracias a sus logros en festivales. ojo ademas que estas peliculas peruanas son posibles no solo gracias al conacine sino gracias a un sin numero de fondos internacionales. esta es la realidad del cine no comercial, cine que existe gracias a festivales y fondos internacionales, todo este cine “arte” funciona bajo la logica del asistencialismo. no es un problema peruano o del conacine, es un problema global. la solucion esta en educar a la poblacion para que una pelicula (trayendo el tema a un contexto latinoamericano) de lucrecia martel por ejemplo pueda generar tanta expectativa en el publico como la ultima de iron man, pero por supuesto esto es una utopia casi irrealizable.

  13. gianmarco gardella dice:

    totalmente en desacuerto. conacine es indispensable para el cine peruano, la teta asustada, octubre, contracorriente y paraiso, con buena presencia en el circuito internacional de festivales, ademas de los importantes premios obtenidos por las tres primeras, lo demuestran. no se trata de generar industria, empleo, mayor asistencia a salas. por supuesto seria ideal que se diera asi, pero lo principal es promover un arte que en un pais como el nuestro estaria muerto sin apoyo del estado, el arte cinematografico. el cine es una expresion cultural como cualquier otra, la pintura, la danza, el teatro, la literatura, pero lamentablemente 1000 veces mas cara y conacine permite que siga viva.
    el tema de la asistencia a salas y la rentabilidad es otro tema distinto. por ningun lado tiene conacine la mision de generar industria cinematografica en el peru, esa es una malinterpretacion de sus funciones.
    si vamos a discutir sobre conacine, mas que cuestionar su existencia, deberiamos proponer formas de mejorar su proceso de seleccion de proyectos o el mismo proceso de seleccion de jurados. porque asi como conacine a premiado buenos proyectos, tambien a premiado proyectos lamentables.

    • Mildemonios dice:

      Gianmarco: Ok, estás en tu derecho de creer eso. El problema es que Conacine ahorita se puede dar el lujo de regalar todo ese dinero porque relativamente hablando hay recursos fiscales para eso. Pero en el resto del mundo esta clase de intervenciones tienen que ser sostenibles. Y ahí está el asunto. Di lo que quieras, Conacine no es sostenible. Lo que Conacine hace es “asistencialismo”. Y eso no funcionó para el agro, no funcionó para la industria, no funcionó para la pesca y no va a funcionar para la producción de cine mucho menos.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930