Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Acerca de la promocion del cine (15): Cualquier cosa menos promocion de cine

Articulo

diciembre 6th, 2011cultura, UncategorizedMildemonios 9 Comments
Acerca de la promocion del cine (15): Cualquier cosa menos promocion de cine

Desde hace tiempo que vengo con la cantaleta de que la política de promoción de cine en este país está errada.  El destino al que vamos es uno en el que los que exhiben las películas no van a querer pasar películas peruanas, por más laureadas que sean, porque al público no le interesa la temática anacrónica que en éstas se tratan.  Y caray, qué casualidad.  Eso hace rato que ya está pasando.  Y si bien microeconómicamente era una situación totalmente predecible, la ministra de la cultura en vez de darse cuenta de que la están embarrando cada vez más, decide subir al siguiente nivel y obligar a los exhibidores a reponer una película que la gente no quiere ir a ver.

El ciclo es como sigue: El Estado tiene a Conacine para promover el cine peruano.  Éste aplica criterios limitados para definir a qué película promoverá y no ata el incentivo económico que se entrega a la audiencia (como sí se hace en muchos de los países que citan los defensores de este modelo).  El resultado es que el cineasta no tiene el incentivo de pensar en que la película conecte con el público.  Su único incentivo es cubrir los elementos que sabe que el jurado de Conacine valora (mostrar el sufrimiento del peruano pobre, denunciar lo vacío de la vida de la clase media, etc.) y que a su vez hace que su película sea exhibible en festivales internacionales.  Esto, a su vez, genera un círculo vicioso, porque a más premios en el exterior (a los europeos y a los norteamericanos les encanta vernos sufriendo), se genera la percepción de que estamos mejorando.  Así, quizás estamos haciendo cada vez obras de arte cada vez más artísticas… Pero eso al público no le interesa.  Y está mal que el ministerio ahora nos quiera obligar a verlas.

La alternativa a este pésimo modelo no es hacer nada, por supuesto.  Por suerte no vivimos en un mundo binario.

A ver, déjenme repetir esto.  En el tiempo que vengo insistiendo con esta idea siempre hay comentaristas que por leer apresuradamente (seamos inocentes), no llegan a leer que criticar este sistema perverso (en economía se le llama “perverso” a una medida que termina generando el resultado opuesto al que querías, no porque sea malintencionada… No necesariamente, en todo caso) no implica proponer desmantelar todo semblante de industria de cine que podríamos tener en el país y que yo no creo que tengamos por el momento.

Por ejemplo, la vez pasada leí que el Ministerio de Cultura estaba organizando un ciclo de cine regional en el canal de televisión del Estado.  Es su canal, que hagan con él lo que quieran.  Ésa es una buena forma de promover cine regional sin perjudicar a nadie.  Lo verá el que lo quiera ver.

¿Cómo? ¿Que Canal 7 no lo ve nadie? Quizás, pero antes piensa en esto: ¿De quién es la culpa de eso? ¿De las cadenas de salas de cine? ¿De los que gustamos de otra forma de películas? ¿Por qué nosotros tenemos que pagar el pato de la incapacidad del Estado -oh, sorpresa- para generar contenido interesante y balancearlo con material de difusión? De esto precisamente se trata todo: De mantener un equilibrio entre lo comercial que le gusta a la gente y lo bohemio que tú quieres promover.  Un equilibrio que en el Perú hace tiempo que no se da ni se promueve.

Pero no, pues.  En el Perú las cosas no se solucionan solucionándolas, sino sacando una ley que ponga el parche a los síntomas y que difícilmente ataca las razones de la enfermedad.  Ahora anuncian que se ha convocado a un grupo de trabajo para proponer una nueva ley del cine.  Y obviamente, demostrando que el diálogo no interesa en lo más mínimo, en este grupo de trabajo no se incluye a los que pagarán el pato.  Los que integran ese grupo son: Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica (APRECI), del Sindicato de Artistas e Intérpretes del Perú (SAIP), de la Unión de Cineastas Peruanos (UCP), de la Asociación de Cineastas Regionales del Perú (ACRIP) y de la Asociación de Productores Cinematográficos del Perú (APCP).  O sea, básicamente todos los que saldrían ganando.  Y no se ha incluido a los que saldrían perdiendo.

¿A alguien le queda la duda de qué tipo de ley va a salir de eso? En 60 días dicen que publicarán su propuesta para recibir sugerencias de la ciudadanía.  Qué amenos.  Si realmente quieren una propuesta consensuada deberían haber incluido en ese grupo a representantes de las distribuidoras de películas y de las cadenas de salas de cine.

Y no, señores.  En Argentina no se aplica un sistema de cupos como el que van a proponer aquí.  Eso de obligar a las salas a poner películas nacionales es algo que en el Perú ya se hizo y no funcionó.  En Argentina sí funcionó porque este sistema está atado a la audiencia.  Si la gente no quiere ir a ver tu película, se saca de cartelera.  Que caray, qué casualidad.  Es precisamente lo que las salas de cine en el Perú hacen actualmente.  Así que no se alucinen mucho con eso.  Tomen en cuenta que a Las malas intenciones la pusieron en un horario inaccesible en su segunda semana.  En la primera –en la que estuvo en horarios estelares– no la fue a ver la suficiente gente para que amerite quedarse ahí. ¿De quién es culpa eso? ¿De la cadena de salas que hizo la película o de la cadena de salas que la escogió como ganadora de un premio?

Y no, señores.  Tampoco es imposible que un país latinoamericano genere cine que pueda competir con Hollywood.  Argentina y México son muestras de eso.  Se trata de incluir una variable más a tu proceso de producción: Ya no solo pensar en el jurado de Conacine y en el de Berlín, sino también en el publico peruano.  Pero no, pensar en qué le puede gustar es mucha chamba (que de hecho, lo es).  Mejor hago lobby con la ministra para que los obligue a ir a ver lo que produzco.  Así es como en el Perú se solucionan las cosas siempre.

Y no, señores.  Criticar esta iniciativa no es apoyar el otro proyecto de ley que pulula por ahí -ah, porque cuando a estos gremios convocados por el MinCul no son convocados para otra propuesta, estos se pican… Como ellos sí convocaran a la totalidad de los agentes involucrados para su propuesta… O sea, yo excluyo y eso está bien… Pero cuando me excluyen, eso está mal…- o sugerir que no haya que hacer nada. (Esto último lo voy a repetir, por si acaso: ¡¡¡¡¡No propongo que no se haga nada!!!!!).  Pero específicamente este camino de imponer material a las salas de exhibición ya lo hemos transitado antes y ya no nos llevó a nada.  Einstein decía que una definición de locura es hacer siempre lo mismo esperando un resultado distinto. ¿A lo mejor si alguien hiciese una película de Einstein esta gente entienda que…? Nah, en el Perú eso jamás se hará.  No cumple con ninguno de los clichés.

Dibujito de más arriba: http://otravezandres.blogspot.com/

'9 Responses to “Acerca de la promocion del cine (15): Cualquier cosa menos promocion de cine”'
  1. En si, es un defecto que se ve en la mayoria de las peliculas de este tipo, recordando en este momento, a Pathfinder.

  2. Jorge dice:

    Dos cosas.
    Una, el cine en gran parte del mundo, incluyendo a Argentina y a Europa, está protegido por leyes. Por qué? Porque nadie puede competir con Hollywood, que es una industria que nos lleva décadas de adelanto en cuanto a legislación y estrategias, tanto de marketeo, de técnica y de narrativa. La excepción cultural en los tratados de libre comercio de estos países es lo que les ha ayudado a que sus respectivas industrias subsistan pese a la hegemonía norteamericana. Y por qué hay excepción en este ámbito? Porque el cine podrá ser un negocio, pero también es un punto de vista, una manifestación cultural, una forma de ver el mundo. Es la manera como Indiana Jones aprendió el quechua o cómo Lombardi cuenta la historia de Sendero en Chuspi. (por seacaso, soy un admirador del buen cine norteamericano, no tiene nada que ver una cosa con la otra).

    Lo segundo. Sabes cuánto mal cine, aburrido cine, e intaquillero cine hace Argentina? Mucho. Sin embargo, para que resalte un Campanella o un Darín, la cantidad de películas que se realizan es vasta. Para bien o para mal, el buen oficio solo se logra con práctica. Y la limitación que encuentra el cine en nuestro país al tener que depender solo de la taquilla para poder mantenerse (porque en la mayoría de casos, los premios no son monetarios), consigue que hayamos tenido que esperar tantos años para lograr una nominación al Oscar, o que un éxito de taquilla como Pantaleón y las Visitadoras no se repita desde hace otra buena cantidad de tiempo.

    No estoy de acuerdo con obligar al espectador a ver una película peruana. Estoy de acuerdo y defiendo, que al espectador que quiera entender al cine como algo más que una historia contada en medio de canchita y Coca Cola, se le dé la oportunidad de ver otro tipo de cine (esto va también para la proyección de películas que vengan de otras partes del mundo), hasta que la industria peruana consiga la regularidad creativa que busca.

    PD: La estrategia de Argentina:
    http://www.ele-ve.com.ar/Incaa-busca-regular-la-entrada-de-copias-de-peliculas-extranjeras-al-pais.html

    • Mildemonios dice:

      Ernesto: Ya, pero ésa es una cifra que ella misma da. Creamosle por el momento. Las demás películas exhibidas esa semana fueron mucho menos vistas, dice? También habrá que creerle… Pero tienes razón en que sería útil que los que tienen esos datos concretos (los exhibidores) salgan a dar información precisa. Eso sí les critico: Deberían tener una presencia más fuerte en la opinión pública.

      Sludge: Excelente comparación. El siguiente paso sería obligarnos a comer un plato peruano a la semana.

      Jorge: Obviamente se trata de crear un mecanismo que haga todo eso que tú dices, pero que en el proceso no asesine todo otro género que se quiera innovar. Básicamente veo que estamos de acuerdo en casi todo.

  3. Sludgeman dice:

    Me parece que independientemente de si las peliculas peruanas sean en su mayorio malas o no, el hecho es que quien debe de hacer el cálculo sobre si es rentable o no ponerlas en cartelera es el dueño del cine, no del Estado, salvo que empiecen a dar una subvención a éstos.
    Me opongo a todo tipo de subvención obligada por Ley, y pagada por los empresarios, luego, trasladada a los demás usuarios. Uno de los ejemplos donde actúa perversamente es por ejemplo, en el caso del “medio pasaje”
    o “pasaje universitario” ver aqui: http://sludgeman.blogspot.com/2004/10/el-medio-pasaje.html
    Que sería lo siguiente? Una ley que diga que una vez a la semana se debe de servir un plato peruano en todas las cadenas de comida? Cualquier acto de gobierno que vaya en contra de la libertad de comercio debería de ser en principio descartado, y en segundo lugar repensado. Quiza todas estas asociaciones de cine podrian juntarse e invertir un poco más en marketing o distribución (quiza pagando para que su película sea exhibida un tiempo x. Lo hacen las productoras, lo hacen en la radio. Les vendria bien aprender a competir.

  4. Esto es lo que publiqué en su momento. http://tanquedecasma.blogspot.com/2011/10/exigen-respeto-salas-de-cine-para.html
    http://tanquedecasma.blogspot.com/2011/10/reprograman-pelicula-las-malas.html

    En el diario donde trabajo puse la cifra de 11 mil espectadores que tuvo en su primera semana, lo que la cineasta señalaba dentro del rango de las demás cintas. No recuerdo que haya salido alguna sala a rebatir que fue una cinta con desempeño normal. ¿Cual es la regla? Sería interesante saberla.

    ¿Se debe tener más consideración con las cintas locales? Yo creo que sí, pero esa postura, como la tuya que es contraria, es ideológica y podemos discutirla.

    Lo otro, pues no entiendo bien tu crítica. No voy a defender a LMI. De tener fallos, los tiene, como toda cinta. Pero, ¿qué tiene de malo hablar de la época de guerra interna? Recuerda que ha habido casos de cintas peruanas de este periodo a las que le ha ido bien en taquilla – uno de los indicadores que usas para ver si una cinta es buena o no – como el caso que se me viene a la memoria de Vidas paralelas.

    Lo que yo te decía era que LMI no entra en tu dicotomía de peruanos pobres sufriendo o clase media vacía, pues era un drama de clase alta. Pero así cayera en los tópicos que tú dices, ¿cual es el problema?

  5. saltamontess dice:

    Dos apuntes puntuales sobre tu txt:

    1) “Los que exhiben las películas no van a querer pasar películas peruanas, por más laureadas que sean, porque al público no le interesa la temática anacrónica que en éstas se tratan” … Manya, ahora sí me puedes decir cuál fue la última peli peruana que viste? Además de mostrarme tus cifritas de asistencia a las salas de cine, claro.

    2) “Su único incentivo es cubrir los elementos que sabe que el jurado de Conacine valora (mostrar el sufrimiento del peruano pobre, denunciar lo vacío de la vida de la clase media, etc.) y que a su vez hace que su película sea exhibible en festivales internacionales” . Creo que subestimas al jurado del Conacine, pero esa es tu percepción. Así como algunas películas de Tamayo y de Lombardi han llegado a festivales internacionales, eso no necesariamente esta ligado a la calidad… ni a eso que “valora” Conacine según tú.

    Ahora, volviendo a tu txt, ¿quiénes se suponen que salen “perdiendo”? ¿los pobrecitos excluidos quienes son? ¿los dueños de los multicines?

    Vaya, creo que tengo más preguntas que opiniones. Espero ansiosa tus respuestas 🙂

    • Mildemonios dice:

      Ernesto: Tengo curiosidad. Tienes las cifras necesarias para decir que Las malas intenciones fue vista lo suficiente como para no ser movida a otro horario? Por otro lado, es tan pero tan apuntada a mostrar el sufrimiento, que una historia que bien pudo haber transcurrido en el presente la mueven al peor periodo de nuestra historia reciente: La guerra interna.

      Arariwa: Exacto. Ése es mi punto. No está mal que el Estado intervenga, pero que lo haga bien y sin introducir los incentivos incorrectos. Debería de haber equilibrio.

      Saltamontess: Este post no es sobre mi gusto. Si lo fuera, estaría haciendo lobby para que haya una categoría en el Conacine para películas de zombies. Es sobre la política del ministerio para promover cultura, la cual claramente no se está basando en cifras o estadísticas. Sigue los enlaces que he colocado en el texto, en uno de esos hay cuadros. A diferencia de otros, yo no estoy basando este rollo en mi percepción. Me he preocupado por consultar y por buscar información.

  6. arariwa dice:

    No me parece mal que el Estado promueva algún tipo de cine “hiperartístico” comprensible sólo por “cinéfilos de refinadísimo gusto”, pero si me parece mal que se quiera obligar a las salas que son empresas privadas a que deban pasar estas películas incluso a pérdida.
    Creo en una solución intermedia, que ese fondo (¿conacine?) haga dos tipo de labores, que digamos el 80% del fondo “financie” películas mediante créditos, así, al tener que devolver el monto, el poder atraer público es esencial, y que el resto (digamos el 20% financie las otras películas, que ganan festivales y ahuyentan al público).

  7. Hola

    Por lo que entendí de toda la bronca que se generó con la película que mencionas, el asunto era que, habiendo tenido una cantidad de público aceptable, se le mandaba a un horario inaccesible en la segunda semana. O sea, lo que era suficiente para una cinta de un gran estudio, no era suficiente para una cinta peruana. Las reglas no eran iguales. Eso por un lado.

    Por otro, habría que plantearnos cual es la meta de la promoción que se hace al cine nacional. Hacer cine de calidad y cine atractivo para bastante público no es incompatible, pero tampoco sinónimo. Pero claro, respeto tu postura – que la promoción vaya sólo a cintas que le gusten a la gente, si no te entiendo mal – aunque no la comparto.

    Saludos
    ECG

    PD: Una cosa que me olvidaba. Me parece exagerado reducir las variantes del cine peruano a pobre que sufre / clase media vacía. Coincidirás conmigo en que el ejemplo que usas de ejemplo se escapa de ese estereotipo.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
agosto 2021
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031