Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Acerca de la promocion del cine (13): Y ahora, nueva ley de cine – La venganza

Articulo

octubre 27th, 2011cultura, piratería, UncategorizedMildemonios 54 Comments
Acerca de la promocion del cine (13): Y ahora, nueva ley de cine – La venganza

http://oliverflores.blogspot.com/

Ok, todos estamos indignados porque Las malas intenciones estaba puesta solamente en horarios inaccesibles.  Todos hemos visto la movida mediática que pudieron armar los promotores de la película.  Y no es para menos.  Cuantiosos esfuerzos se han aplicado para que esa película se realice.

Pero sincerémonos.  ¿Cuántas la hemos ido a ver? Y por encima de eso, ¿cuántos realmente la queremos ir a ver? De los que la van a ir a ver al cine, ¿cuántos la quieren ver porque la quieren ver y cuántos la van a ver por alguna otra razón (para decir que la vieron, porque es peruana, porque conocen a alguien involucrado con la película, por el escándalo de estos días, etc, etc)?

Como ya he mencionado varias veces, los peruanos vamos a ver cada vez menos películas peruanas al cine.  Eso responde a una serie de razones y se manifiesta en el hecho de que las cadenas de cines ya no tienen tanto interés en exhibirlas.  Esto es un síntoma, señores.  Molestarse con los cines porque reaccionan a eso es como molestarse con un niño porque estornuda y no proceder a reconocer que estornuda porque está resfriado.  Lo que es peor, arremeter contra las cadenas de cines por esto es, pues, como castigar a un niño por estornudar en vez de llevarlo al doctor.  Los culpables de esto no son solamente las cadenas de cine (aunque tienen parte de la responsabilidad, por supuesto).  Es mucho más complicado que eso.

Oh, yo sé lo que me van a decir.  Las empresas que manejan esas cadenas de cine lo ven todo negocio y que mal, que mal, que mal.  Pues, les tengo noticias para los que no se han enterado: El cine es un negocio.  Lo siento, aunque pataleen.  Aunque lloren.  Que también sea un mecanismo de promoción de cultura, está bien.  Que además sea una forma de promover temas sociales, cierto.  Pero el cine, al final de cuentas, es un negocio.  Cualquier intervención en ese mercado que no reconozca esto está predestinada al fracaso, por más explosiones de aplausos que reciba.

Ahora, cuando leo la carta de la ministra de la cultura a la Asociación de Exhibidores, en la que le exige a las salas que pasen específicamente esta película, me queda una duda: ¿Por qué con Las malas intenciones? Supongo que va a reclamar los mismos derechos para El guachimán, Gringa, Lars y el misterio del portal, las películas hechas en el interior del país (que también se merecen este trato extraordinario), las tres películas peruanas de zombies que están en pre-producción, etc.  De lo contrario podemos acusar a la ministra de favoritismo.  Imagínense a, digamos, un vicepresidente mostrándose a favor de una empresa en, digamos, el caso de una azucarera.  Sería impensable.  Porque supongo que no hace falta explicar que cuando demanda que pongan en mejores horarios a Las malas intenciones, se está quitando de esos horarios a otras películas.

Insisto: Aquí el tema de fondo es que es una película que no le interesa al público peruano.  Lo siento, lo es.  Y no es enteramente culpa de los realizadores de la película o de los exhibidores.  Esto es consecuencia de un sistema que no genera los incentivos para que los realizadores piensen en el público cuando están armando su proyecto.  Las malas intenciones ha ganado el premio de distribución de Conacine.  O sea, esta película está siendo promocionada con dinero de todos los peruanos.  Y los peruanos no la quieren ir a ver. ¿No hay ahí algo que no cuadra?

Yo tengo una teoría: Que en el Perú solamente se promocionan dos tipos de películas.  A. Las que muestran cómo sufrimos los peruanos por la pobreza o por el terrorismo.  B. Las que muestran cómo la clase media alta es un antro en donde todos son drogadictos, violadores o infelices en general.  Conacine, con los criterios que ha manejado para premiar proyectos en las últimas décadas, ha fomentado solamente esos dos tipos de películas.  Hay muy pocas excepciones.  Y quizás eso en su momento pasó piola, pero lamentablemente al público peruano ya no le interesan esos dos temas.  Lo siento. ¿Es la solución obligarnos a verlas, entonces? ¿O mejor es encontrar la manera de hacerlas interesantes, de tal manera que querramos irlas a ver? Nah, eso es demasiada chamba.  Obligados todos.

Y no, no es una vaina de que el cine hollywoodense nos invade y expulsa las expresiones culturales peruanas.  En otros países promover el cine nacional no implicó arremeter contra el cine extranjero.  Una promoción inteligente del cine toma del cine extranjero elementos para incorporarlos al cine nacional.  Eso es lo que pasó en Argentina, Chile, Reino Unido, etc.  Claro, es difícil y es una tarea en proceso.  Pero así es, pues.  Obligando a las salas de cine a pasar el cine que a ti te da la gana que se promocione no vamos a llegar muy lejos.

Consideren esto: El teatro nacional en los últimos años prácticamente se ha revolucionado… sin intervención del Estado.  Eso es porque se ha comenzado a manejar nuevas consideraciones, como por ejemplo, lo que le gusta al público.  Como lo explica en esta entrevista David Carrillo de Plan 9, el publico ha cambiado.  Lo que le tocó a los promotores de obras de teatro fue adaptarse a eso.  Por eso hoy en día hay un boom de teatro en Lima.  Pero además, es un boom sostenible.  No depende del financiamiento del Estado. ¿Por qué no pueden hacer eso los cineastas peruanos?

Fácil: Porque Conacine introduce los incentivos incorrectos.  Un cineasta en Lima para poder sobrevivir tiene que aspirar a ganar alguno de los premios de Conacine.  Y el jurado de Conacine maneja criterios que están a años luz de los criterios que maneja un padre de familia cuando decide a qué película lleva a su hijo el fin de semana.  Eso es una crítica que se le hace a Conacine desde que se implementó.  No han escuchado a la crítica y ahora tenemos las consecuencias. ¿Qué vamos a hacer al respecto? Por supuesto que no afinar criterios.  Eso implicaría corregir el error y así no es como se hacen las cosas en el Perú.  En el Perú pedimos que el Estado intervenga para obligar a los privados a hacer las cosas como nosotros queremos que vayan.

Por eso cuando la ministra anuncia que se viene una ley de cine que observa esta problemática, yo tiemblo.  Sobre todo porque parte del supuesto de que el gremio de artistas siente que sus derechos están siendo violados.  Está bien, por supuesto que el Estado debe intervenir.  Pero debe intervenir con una medida sostenible.  No una de corto plazo.  Obligar a las salas a pasar lo que tu quieres es una medida que no es sostenible.

Además, su aplicación es harto problemática, porque se presta a varios reclamos.  Por ejemplo, ¿por qué Las malas intenciones y no la película de zombies que están filmando en Chosica? ¿Quién decide eso? ¿Los mismos del jurado de Conacine? Estamos fregados, entonces.  La homogeneidad en la temática del cine peruano se traslada a las salas.  Y yo que estaba contento porque pude ver la película belga La Horde (de zombies) en un Cineplanet -en una sala casi vacía, por supuesto, pero ahí estaba-.  Pensé que estábamos avanzando.  Y por supuesto que, como en tantos otros campos, ese avance es aún insuficiente.  Pero ahora viene el Estado a regresarnos a la década de los setenta.

Porque tienen dos opciones: O reconocen que están metiendo la pata o la meten más aún.  Y seguramente lo que van a plantear es volver a las épocas del gobierno militar, cuando se le obligaba a las salas a pasar cine peruano.  Solamente una pregunta: ¿Alguien recuerda una película peruana hecha en ese periodo? Eso no es casualidad.

La solución verdadera pasa por un sistema de becas que envíe peruanos al extranjero a aprender de las industrias que sí funcionan.  No solamente técnicos y artistas, sino también productores.  Pero no, eso es demasiado trabajo.  Más fácil es mandar tu carta obligando a las salas a mostrar la película (en singular) que tú quieres que pasen.  Deberían estar mandando gente a entender el fenómeno del cine como parte de una tendencia mundial.

La solución verdadera también pasa por hacer algo con respecto a la piratería de películas, peruanas y extranjeras. ¿En serio quieren que con nuestro dinero -recursos que se dejan de usar para programas sociales, para construcción de escuelas, etc.- se promocionen películas que no recuperan lo invertido -cuando bien que podrían hacerlo, si se hicieran distinto-, sino que sirven para que el causa del cruce de Vía Expresa y Córpac tenga más material para ofrecerte a cinco soles el DVD? Ése es un ciclo perverso. ¿Contra ellos no va a hacer nada la ministra? Nah, eso sería impopular.  Ellos se están llevando parte de la torta y son parte del problema.  Otros países que se toman en serio la promoción de su industria del cine incorporan la lucha contra la piratería como parte de su estrategia.  Pero eso es en países que quieren plantear sistemas sostenibles.

Voy a serles sincero.  Yo me burlaba de los amigos que estaban preocupados que con el nuevo gobierno regresaríamos al velazquismo.  Resultó que para la promoción de la cultura tenían razón.  Qué pena.

'54 Responses to “Acerca de la promocion del cine (13): Y ahora, nueva ley de cine – La venganza”'
  1. […] semana pasada escribí este post, en el que criticaba la intervención de la ministra al demandar que las salas de exhibición […]

  2. Pepe dice:

    Lástima que no hayas publicado mi último comentario. Creo que no era para nada irrespetuoso, no?

    • Mildemonios dice:

      Pepe: Pucha, no lo veo. Ten en cuenta que a este blog llega un montón de spam (solamente hoy llegaron 56 mensajes que promocionaban pastillas anticonceptivas, préstamos para comprar ropa y mensajes en ruso que no entiendo, entre otros muchos). A veces en el proceso de borrarlos por error borro comentarios que no debía. Qué me decías?

  3. Pepe dice:

    Mildemonios, no hay ninguna mentira. Has publicado la estadístística de la Comisión de Protección al Consumidor, no la de la Comisión de Libre Competencia, que es la encargada de velar porque el mercado funcione correctamente.

    Entra a la sección estadísticas de la web del INDECOPI (hay un resumen institucional 2006-2010). Verás que el año pasado INDECOPI sólo realizó dos investigaciones de oficio y recibió únicamente cinco denuncias. Y en los últimos cinco años sólo se han declarado fundadas 3 denuncias sobre abuso de posición de dominio.

    O el Perú tiene un mercado perfecto o INDECOPI está funcionando mal en lo referido a libre competencia (ellos mismos se quejan de eso!)

    • Mildemonios dice:

      Pepe: Jalisco nunca pierde, eh? Empezaste diciendo que Indecopi no sirve porque no tiene recursos. Ahora es que Indecopi específicamente en esa área es que no sirve. Pero citas tres casos en los que sí hizo su trabajo. A ver, ordénate. Cómo es? Por cierto, que la gente no denuncie es culpa de Indecopi? O de la gente que no denuncia?

  4. Javier Becerra dice:

    A ver. Dejemos el teatro a un lado, no marcas diferencia entre RE-montar y crear. Bah ni modo.

    8.- Obviamente hay un hilo conductor, son pelas hechas por realizadores de la misma generación y por ende motivaciones y realidades compartidas, pero te parecen que entran en tu categorías A / B?. La pela de velarde o la Fuentes es de terrorismo o clase media drogadicta?.
    Y lo de la lista no era para ofenderte, sólo que tu teoría pareciera que no se contrasta con al realidad actual sino más bien de un cine de hace 10 años.

    7.- El punto acá es central tu dices que los incentivos son incorrectos yo digo que no basta con ellos. En un sistema de Guión / Producción / Post / Distribución sólo se apoya a dos etapas. Entonces tu recomendación es anular los fondos de producción. Eso es una locura en cualquier país del mundo, porfavor dime ejemplos concretos de cinematografías emergentes o pequeñas donde no se apoyen de los fondos de producción?

    6.- Marketing a la hora de escribir un guión?? Por lo que tengo entendido, Daniel Ro(driguez) tuvo un proceso de focus grupo durante el acuarelista, (otra pela de drogaditos y terroristas, no?) y encima le salió bonita pero fría. El cine es un arte compare, por mas insertado en la industria, hasta en la pela más comercial de hollywood hay procesos artísticos dentro. Quieres que el marketing analice un guión para ver si se financia o no??? Chau cualquier pela de Kubrick, chau Fellini, chau a lso grandes maestros En serio me parece increíble lo que propones.

    5.- No es que yo considero que premios son válidos o no, eso no es un contraarguemnto, dime donde he dicho la palabra válido. Tu me mencionas que el cine peruano es premiado desde siempre, y te argumento que en festivales top NO. Te estoy argumentando que un OSO de la LTA es algo inaudito y no comparable con un premio en el festival de la habana, también importante pero menor. Es como que compares el NOBEL con el COPE dado por Petroperu. No entiendo cómo puedes refutarme diciendo que yo digo cuál es válido, cero lógica.

    4.- Ando de acuerdo que el actual desenvolvimiento de los fondos de ayuda a la producción no bastan, Pero por qué te doy la razón? Por decirte que la no asistencia del público es más compleja y que no se trata de hacer pelas “pensadas” para el púbico. Se trata de continuar la labor actual + fondos de distribución + cuotas de pantalla + formación + +. Pero de ahí a mandarme que los fondos de ayuda es un incentivo “incorrecto” , no ando de acuerdo y dudo que te de la razón.

    3.- A ver, no es mi intención atacarte pero incluir frases como “ley venganza” a un esfuerzo conjunto de los dos gremios actuales del cine, que poner cuotas es volver al velazquismo, es demostrar una tendencia que no te permite incluir otro aspectos, nuevamente es tendencioso y en gran parte desinformado.

    2.- El exhibidor no tiene que pagar los platos se le puede compensar de manera tributario u de otro modo, el estado podría proporcionar las copias también, pero se trata que no es un negocio cualquiera, el cine es un medio de comunicación público y se inserta dentro de cierta lógica particular.

    1.- El caso de la LMI de ponerla para mayores de 14 en horario de 2pm no te parece un maltrato?

    A ver, te he dicho que tu intento es valioso pero estás analizando en base a supuestos que las personas no van al cine porque las pelas son A o B, o que los fondos son “incorrectos” . Sonsupuestos como decir que “queremos que nos den todo masticadito” decir eso puede ser ofensivo para personas que vienen años chambeando por que el cine se convierta industria en el país. Si has hablado con cineastas porqué dices esto? No te entiendo.

    Si analizarías cifras de espectadores vs películas te darías cuenta que no se trata únicamente de formatos y estilos de las pelas, por eso que hasta “pelas pensadas” no funcionan, es una lógica de exhibición.

    Chevere que tengas este espacio y que pongas mis comments, gracias, pero quizá un estilo menos provocador y más informado y entiendo la lógica de producción te ayudaría a que no tengas la reacción que siento que has tenido en el medio. Me parece que no quieres entender la lógica de la legislación cinematográfica sino quieres que se acople a tus ideas de “como debería ser” . UN cine en crecimiento como el argentino, una industria, protege su cinematografía y tienen fondos y tienen cuotas y tienen una pela como “los muertos” o “LA Cienaga” que aunque no fueron populares con el público han entrado a la historia del cine latinoamericano. Y ojo imposible que el marketing entre durante la producción, eso es después de hecha la pela compare nunca antes, sino haces cosas frías y sin bobo.

    no te piques peee.

    • Mildemonios dice:

      Javier: Sobre el teatro: Siempre va a haber una razón para no aceptar su crecimiento. El caso es que la audiencia ha crecido un montón, la cantidad de gente que vive de esa actividad también ha crecido y ganan más, hay más obras, etc. Nuevamente: Por supuesto que aún no estamos en una situación ideal! Pero ha habido un crecimiento. Negar eso es sinceramente negar la realidad. Lo otro lo discutimos si quieres. Pero es otro tema completamente. Insistir con eso es simplemente no querer admitir el argumento por incómodo. Ahora pasemos a tus puntos. 8. Entonces aceptar que por lo menos hace 10 años se daba esta situación? Digo, eso ya sería un gran avance en esta conversación. 7. Nuevamente estás poniendo palabras en mi boca. Yo no he dicho que no se den fondos para promover. De hecho, en varios momentos repito que sí hay que darlos. Lo que digo es que el modelo de Conacine no es la única forma de hacerlo. En los enlaces que doy en el texto yq ue claramente no ha leído doy ejemplos de otras formas de promoción que se podrían asumir. Aquí el que está viendo las cosas de manera binaria no soy yo. 6. Nuevamente me das la razón. Qué habrá hecho como focus group que le salió esa cosa. Si supiese lo que hace sabría que un focus group no es para tomar decisiones, sino para orientar. Es parte de un estudio de mercado más amplio, pero nunca es concluyente. Pero en fin, ésta es la segunda vez que insistes con eso y simplemente no ves que me estás dando la razón. 5. Di lo que quieres, pretendes invalidar mi argumento de que hay premios citando premios superiores. El hecho es concreto: Han recibido premios por mucho tiempo. Que ahora sean superiores, sí, pues. Y? Nuevamente ése no es el punto. Aquí el punto es que hacen películas que no sintonizan con el público. Es un punto bastante simple, en realidad. 4. Ah, pero claro. Si aplicas todo eso que mencionas por supuesto que vamos a ir a ver todos películas peruanas… porque no nos va a quedar otra opción. Como en tantos otros temas desde hace décadas, se trata de crear las condiciones para que los peruanos puedan competir. No eliminar la competencia con una ley. Eso es trampa. 3. Estás fallando en ver que la carta de la ministra es el producto de un lobby. Guachiman está entrando a su segunda semana y seguramente la moverán de horario. Si la ministra se manifiesta a favor de Guachiman también, podemos hablar de algo estructurado o de una estrategia. Por lo pronto, es el producto de un lobby hecho y derecho. Y como tal, tengo el derecho de criticarlo directamente. Me parece una vergüenza que se tenga que llegar a eso para que una película peruana TENGA que ser vista por peruanos. Una vez más, evidencia de que mi postulado inicial es correcto: Los cineastas peruanos no saben hacer películas que le interesen a los peruanos. 2. Bueno, pues eso no está considerado en ninguno de tus puntos anteriores. A ver, revisa y replantea. Pero no me digas que el Estado pague por todo. El Estado es todos los peruanos. Y yo no quiero pagar por la incapacidad de otros. 1. Nuevamente, eso no es gratuito. Nuevamente, estamos hablando de décadas de experiencia. Además, esto no fue en su segunda semana de exhibición? En qué horarios estaba en la primera? Sobre tus últimos párrafos: A. Interesante que digas esto de los cineastas… Revela que partes del supuesto de que yo estoy equivocado. Así no se discute, pues. Te das cuenta de la secuencia: “Tú no sabes porque no has hablado con la gente que sabe”, “Sí lo he hecho”, “Ha, entonces no los has entendido”. No hay argumento alguno que te haga cambiar de posición. Ok, está bien. Pero no pretendas entonces entrar a una discusión abierta. Así no son las reglas. Insistes también en que películas pensadas -por personas que yo planteo desde el comienzo que no saben hacer eso, precisamente- no pegan y que por eso mi planteamiento original está errado… cuando en realidad es evidencia de que el planteamiento es correcto. Esto es porque partes del supuesto de que estoy equivocado. Abre un poco la mente y vas a ver que tiene sentido. Finalmente, me acusas de no estar informado… a pesar de que el post original está chorreando de información. Nuevamente, eso te pasa por partir del supuesto de que estoy equivocado. Te has dado una vuelta por los enlaces que comparto? Definitivamente no. No estarías diciendo eso. Si partes del supuesto de que tienes la razón vas a llegar inequívocamente a la conclusión de que tienes la razón. En filosofía eso se llama “falsa inducción”.

  5. Pepe dice:

    Mildemonios: lo que digo precisamente es que INDECOPI no sirve. Pregunta a cualquier funcionario y te dirá que con los recursos que cuentan no pueden hacer investigaciones serias. Ni siquiera hay personal suficiente para hacer un visita inspectiva al mismo tiempo en tres empresas… Y el que el caso de concertación en el precio del pollo haya demorado 15 años en resolverse es prueba de que no es cuestión de pocos días…

    • Mildemonios dice:

      Ricardo: No seamos tan duros, tampoco. Como digo en el post, es cierto que el cine puede cumplir una labor social. Creo que el Estado sí debe intervenir para ayudar a que aparezca una industria de cine nacional. Pero eso no se está haciendo. Si retiramos Conacine, cuántos de los que viven de estar ganando premios podrían seguir operando? Y tomemos en cuenta que Conacine está ahí por décadas! Ya debería de haber reportado resultados mucho más contundentes.

      Javier: Sobre las copias… Con mayor razón, la responsabilidad es en mayor proporción de los productores de la película! Por qué entonces se le chanta a los exhibidores los costos de una difusión en condiciones especiales?

      Pepe: Mentira. Constantemente hay noticias de Indecopi cuadrando empresas, lo que pasa es que no las estás considerando. Una revisión fugaz me arroja que hoy salió esta noticia: http://semanaeconomica.com/articulos/73623-indecopi-dispuso-pago-de-medidas-correctivas-a-favor-de-consumidores-por-s-1-79-millones

  6. Javier Becerra dice:

    Aunque es cierto que CONACINE ahora es la dirección de industrias culturales del Ministerio de Cultura. Toda comunicación hacia el gremio es desde su web conacine.pe y su mail: conacine@mcultura.gob.pe.
    Hans me acabo de enterar que los exhibidores hacen un ratio entre espectadores vs # de copias para saber qué películas se queda o cuales se van. Entonces el factor qué tipo de copia y el número es vital para cuánto jalas y cuánto tiempo te quedas.

  7. Ricardo Montero dice:

    Lo de promocionar el cine local puede sonar muy romántico, pero la verdad es que si algo no es negocio por sí mismo es porque los costos de producción son más altos que lo que el público está dispuesto a pagar. Esa disposición a pagar no es otra cosa que el valor que la gente le aplica a las cosas. Si el cine/teatro local no son negocio es porque no son valiosos para la sociedad.

    Entiendo que pueden ser palabras duras, a nadie le gusta que le digan que lo que hace no es valioso, pero ocultar la verdad no la hace menos cierta. El punto es que si hay que obligar a las personas a que vean cine/teatro doméstico (poniéndolas artificialmente en el mejor horario), entonces hay que reconocer que el problema no es el público ni los empresarios desalmados, sino el producto que se está ofreciendo.

  8. Marco dice:

    Hay aspectos sobre los cuales tienen razón los comentaristas, una gran distribuidora de películas tiene poder de negociar mejores horarios para sus exhibiciones; una producción peruana por si sola, dudo que pueda negociar mejores condiciones como la hollywoodense. Finalmente, en este asunto, es como en cualquier negocio, obtiene mejores condiciones quien tiene mejor poder de negociación.

    ¿Qué hacer frente a este dilema?. Podríamos intentar las cuotas de pantalla, pero puede ocurrir que al final las salas de cine encuentren una manera de esquivar la ley; y de otro lado, si se hace una ley muy rígida (sin posibilidad de sacarle la vuelta) al final puede ocurrir que las salas empiecen a cerrar con el tiempo, al colocar películas que no tienen mucha acogida por el público en horarios estelares, y que el cine termine precarizándose aún más.

    Sé que muchos estarán en desacuerdo, pero creo que @mildemonios tiene razón cuando señala que los autores tienen que encontrar un equilibrio entre el cine que quieren hacer (cine de autor) y lo que desean los consumidores finales. Creo que los cineastas no deben ser tan soberbios y deben escuchar el feedback de su público, y preguntarles que le gustó y que no le gustó de su película. Eso les ayudaría mucho, por ahí hay que empezar.

    El hecho de que una película de autor sea muy premiada, no significa que tengan acogida comercialmente o que le guste al público. Como dicen hay películas como La Teta Asustada u Octubre que fueron muy aclamadas, pero que acá no conectaron con el público.

    En mi opinión personal, LTA me pareció una película diferente visualmente a lo que normalmente se hace en el cine nacional, pero me pareció que tenía un argumento absurdo y muy sufrido que lo hace irreal (¿qué mujer guarda un cadáver bajo su cama o se coloca una papa en sus partes intimas?); y de otro lado Octubre, que personalmente me aburrió y me pareció que tuvo un final muy cortante e incomprensible.

    En conclusión, creo que tiene que haber una mejor regulación para mejorar la proyección de nuestras películas nacionales, pero está salida no me parece que sea por cuotas de exhibición, ya que ello no sería beneficioso para la industria del cine; una mejor salida, como dicen sería mandando a estudiar a nuestros cineastas al exterior, cambiando la forma en que se financian las películas a través del CONACINE.

    En segundo lugar, me parece loable que los cineastas no quieran hacer películas de vedettes, ni tipo Al fondo hay sitio, pero si deberían de bajarse de su nube y empezar a hacer películas que no busquen ser solo películas de culto, sino deben buscar el equilibrio con lo que les gustaría al público, como digo: escuchen al público, den el mejor producto que quieran vender pero tomando en cuenta también lo que el consumidor quiere, solo así podrán mejorar las producciones y los cineastas nacionales tendrán más dinero en el bolsillo que los motive a que su ópera prima deje de ser su única película.

  9. Renzo dice:

    Por cierto iletrados, YA NO EXISTE CONACINE. informense por favor

    • Mildemonios dice:

      Pepe: Si el problema es que hay un cártel, eso se resuelve en Indecopi. Y de hecho, se soluciona en pocos días. Así que vayan y hagan su denuncia. No necesitas molestar ni más ni menos que a una ministra. Si hay trato que atenta contra la competencia, eso se resuelve bien fácilmente. Ejemplos sobran. Indecopi se encarga.

      Renzo: Pero la ha habido por muchos años. Aquí estamos hablando de ese tipo de intervención.

      Marco: Tú lo has dicho. Hacer cine que haga click con el público no es fácil. Y requiere oír el feedback, algo que definitivamente no está pasando.

  10. Pepe dice:

    El problema de fondo es que siendo el cine un negocio, no se respetan las reglas que rigen los negocios, especialmente las de libre competencia.

    Es sabido (pero nadie se atreve a denunciarlo porque es difícil conseguir las pruebas) que las grandes distribuidoras de Hollywood dominan el mercado como un cártel y ejecutan prácticas consideradas abuso de posición de dominio por la legislación sobre libre competencia.

    Quieres que te dé Transformers y Harry Potter? Pues exhíbeme estos otros blockbusters misios y manda a la 1 PM a las películas peruanas que yo no distribuyo. Hay muchos casos de ventas atadas, discriminación de precios, y muchas otras modalidades.

    En Europa las comisiones antimonopolio ya sancionaron con cientos de millones de dólares a las majors por estas prácticas, pero aún estamos a años luz de tener mecanismos efectivos de resguardo de la libre competencia en el Perú. INDECOPI tiene buenos profesionales pero no los recursoss suficientes (el año pasado no se sancionó a nadie por prácticas anticompetitivas, ¿el mercado funciona de maravilla entonces?).

  11. Javier Becerra dice:

    Sorry por la numeración, pegue el texto sin corregir, te respondo de atrás para delante:

    Teatro: No me has entendido, no es que esté mal que sean textos escritos en el extranjero, sólo que de las X miles de obras que se presentan en off-broadway, las que se RE-ponen acá son justo las 2 más exitosas y por ende tienen más probabilidades de funcionar. Manyas? Montar a Molieres es distinto riesgo que montar una obra mía, que casi nadie me conoce. Mariana de Althaus te respondió no hay boom del teatro, hay harta fotocopia.

    8.- EJEMPLOS: Octubre, Contracorriente, Ella, Bolero de Noche, El guachiman, etc, etc., y sin estrenar Como quien no quiere la cosa, Cielo Oscuro… entre muchas otras. Acá la lista compare:http://paginasdeldiariodesatan.blogspot.com/2010/01/lista-completa-de-concursos-premios-y.html

    7.- DINERO: Lee bien, no se ha dado el dinero completo que le corresponde por LEY, el Estado no ha cumplido. Ese dinero que falta podría servir desde ayudas a la promoción de las pelas (para que la gente sepa por propaganda) a fondos de formación en distribución (que es lo que más nos falta y es lo que pides) Entonces: Por qué ando mal? Tu posición es radical, abajo los fondos bienvenido una nueva propuesta que no tengo clara que cosa propones. Yo propongo: Den el dinero completo para hacer lo que falta en la promoción del cine.

    6.- FORMACIÓN EN EL EXTRANJERO. Cómo afirmas eso??? No hay fórmulas en el cine, es un arte no una ciencia exacta. Si hubieran fórmulas Hollywood no tendría los problemas económicos que tienen. Algunas pelas resultas otras que piensas que si no lo hacen tanto. Bajo que indicios afirmas tan libremente eso????? ultra-archi-plop total.

    5.- FALSO, demuéstrame que pelas peruanas han entrado a uno de los top 5 de festivales realmente importantes, dime qué premios? Sabes de lo que estás afirmando???. Nuestro más laureado director, Lombardi, ha tenido participación mayoritaria en festivales de ámbito hispanoamericano, ganó dos merecidas conchas de plata en San Sebastian, festival menor comparado a cualquiera de los top 5, y uno que otro festival de nivel mediano pero entrar a uno de los festivales top en el mundo, nunca. No estoy desmereciendo su participación, es nuestro cineasta vivo más importante pero NUNCA una película peruana había entrado a competencia oficial de BERLIN (o similar) y ganado el OSO DE ORO + el premio de la crítica, nunca habíamos estado compitiendo en el OSCAR (ojo ahora se puede repetir con OCTUBRE). Nunca habíamos ganado un premio en CANNES (con la justas nominación con Lombardi en el 85). De donde sacas lo que dices????

    4.- Lo de Suecia para un filmografía tan fuerte como la sueca, pero para cines emergentes no puedes hacer “ecuaciones”. Hay un montón de factores, por ejemplo ahoritita el Guachiman está en salas con 5mil espectadores vs 22 mil de una pela gringa, y mira que uno de socios es de una distribuidora. Pela “pensada” para el público la igual que “bolero de noche” que fue “pensada” para el público y naranja…

    3.- La cuotas puede ir contra liberación del impuesto municipal a la proyección (10% por el distribuidor) o igv o qué otras formas de promoción vs cuota puede haber. Pero negar la cuota de cuajo, no lo sé. Siento que es una respuesta más viceral que informada de tu parte. Es como que tu chip del mercado te fuerce a creer que todo debe regirse de ese modo. Hay matices y hartísimossssss ejemplos de ello.

    2.- Las copias las paga el productor de la película. El DCP es digital, y es un sólo transfer, la copia en 35 cuesta un par de miles de dólare cada una. Es decir que si tienes 20 proyecciones, son 20 copias vs 1. En Brasil es una política cultural la implementación de salas DCP y salas de proyección via satelital. Por qué? Porque así igualas condiciones vs. los grandes estudios.

    1.- Hay un trato inadecuado, no digo que no estén protegiendo su negocio pero que hay mal-trato. Lo hay.

    Me parece en gran medida valioso tu post pero me da pena que afirmes cosas tan fácilmente y pongas rótulos amarillistas como “ley vengaza” o volver al velazquismo sin entender la lógica de la producción o experiencias en otros países. Creo que hay más impetu que información y + chévere hubiera sido que te informes bien o entrevistes a alguien del gremio y puedas contrastar tus ideas con algún cineasta para no caer en medias-verdades.

    El cine peruano ha subido su calidad, tanto técnica como narrativa y la poca llegada al público tal vez tenga que ver con un tema de promoción y difusión además de una estructura de proyección hecha a medida para cierto tipos de películas. Tenemos que abrir espacios, ganarlos y ganar al público. Pero para eso debemos forzar esos espacios sino nunca el cine mejorará.

    • Mildemonios dice:

      Javier: A ver, veamos. Nuevamente vamos por partes. Teatro: Y? El caso es que se alternan obras comercialmente exitosas con obras más artísticas. De eso precisamente se trata. 8. Aguanta, en serio no notas un hilo conductor en todos los ejemplos que citas? Entonces estamos en un problema y mejor dejamos la discusión ahí, no más. (Por cierto, POR SUPUESTO que he leído la lista de ganadores del Conacine. Qué clase de persona crees que soy que se manda con semejante artículo sin haberle dado por lo menos un vistazo!) 7. Ya, si quieres. Pero ése no es el punto. El punto es que ya se ha dado un rehuevo de plata. Y ni así. Es una estructura que no genera los incentivos adecuados. Ya expliqué esta vaina en el texto. Si no estás de acuerdo, ni modo. Déjemoslo ahí, no más. 6. Oh, en serio no vas a reconocer que existe una ocupación llamada marketing que analiza esto? Ya, entonces ni modo. Ahí no más. 5. Nuevamente: Si vas a acotar la afirmación a los premios que tú consideras válidos no vamos a llegar a ninguna parte. Ok, que eso también quede ahí, no más, entonces. 4. TODA intervención del Estado debería ser cuantificable y medible. Eso es buen gobierno. Desde programas sociales hasta intervenciones monetarias. Y nuevamente, tu ejemplo me da la razón a mí: Aquí no saben cómo hacer click con el público! Ése es el origen de todo el problema! Tú solito me estás dando la razón en este comentario en varias partes. Finalmente, tu mención a Guachiman TAMBIEN me da la razón. Estás seguro de que sabes lo que estás argumentando? Date un tiempo para meditar sobre esta vaina. 3. Primero, no pongas palabras en mi boca. Convénceme de que las cuotas tienen sentido y puede ser. No me cierro a la opción. Segundo, no me ataques a mí, ataca al argumento. Date cuenta en tus puntos anteriores que solito me estás dando la razón antes de acusarme de cerrado. Así como dices que hay matices, también hay muchas opciones para promover el cine. Muchas de ellas. Por qué te cierras a una sola? Prueba otro chip. 2. Nuevamente me das la razón. Según lo que dices, ese fenómeno que mencionas es culpa del productor que no le da las facilidades al exhibidor para que compita en igualdad de condiciones. En ese caso, por qué el exhibidor es el que debe pagar los platos rotos? 1. Argumenta. En qué te basas para decir eso? Sobre tu comentario final, estás partiendo del supuesto de que estoy equivocado para decir que estoy calificando injustamente, cuando estoy haciendo el esfuerzo de argumentar. Tú solito me has dado la razón en varios de tus puntos sin darte cuenta. Ataca a los argumentos, no me ataques a mí. Doy harta información y hartos datos en los enlaces. Los has visto? Y de dónde sacas que nunca he entrevistado a nadie del gremio? De hecho, sí lo he hecho, pero no pongo sus nombres para que no se les vayan encima. A esto que estás haciendo se le llama prejuicio y no es válido para argumentar. Arguméntame y hablamos. Por último, si tanto ha subido de nivel, por qué los peruanos no van a ver películas peruanas? Ah, espera. Le vas a echar la culpa a fuerzas malévolas invisibles? Hm.. No, así no funciona el mundo. Los peruanos nos hemos abierto paso en varios mercados a punta de creatividad y empeño. Pero si el Estado te lo da todo masticadito no tienes por qué hacer ese esfuerzo. Ése es el punto aquí.

  12. […] qué no exigió el mismo trato para otras películas como El Último Guerrero Chanka? Como bien señala Hans Rothgiesser, esto equivale a que el Estado haga lobby o tenga como favorita a una empresa en desmedro de […]

  13. Javier Becerra dice:

    Aunque creo que tienes un punto de vista interesante creo que tu enfoque es sesgado a entender la dinámica del cine como mera industria regida por el libre mercado, cosa q no es cierta en la gran mayoría de países

    1.- TRATO INADECUADO: Es cierto que los exhibidores sacan las películas porque no va público pero son ellos quienes la ponen difícil ara que esto suceda, colocándolas en horarios imposibles desde un inicio o apartar de la 2da semana. Cuando uno tiene una pela bajo el brazo, sabe a qué exhibidor tocar y a quien es por las puras. Es una realidad innegable que el público se a alejado de las salas para las pela peruanas pero eso no niega que existe un mal-trato o inadecuado-trato a cierto tipo de películas que no provengan de las grandes distribuidoras. Y esfuerzos de distribuidoras como CINE-Star, que son negocio son diametralmente opuestas al trato de UVK CInemark. Por qué si ambos son negocios?

    2.- PROYECCIÓN: No has contemplado el aspecto técnico de las salas, en el Perú existen en la actualidad cerca 50 salas DCP (digitales) y el resto son salas de 35mm, si ves el costo de una copia en 35mm vs una en DCP y las exigencias de los exhibidores para que cierto porcentaje de la exhibición sea en 35mm ya estas compitiendo en desigualdad con cualquier blockbuster. No es tan fácil de tener tantas copias para un gran cantidad de proyecciones simultáneas, y este es uno de los muchos puntos técnicos que nos sitúa a desventaja de cualquier pela gigante.

    2.- JURADO: En los concursos de ficción (porque el cine documental brilla en su ausencia para los distribuidores) si hay un criterio para lo que el público le gusta, y por eso se cayó en el facilismo de la calata o la droga durante los 90 y comienzos del 2000. Ahora nuestra pelas tienen otra temática y si te das cuenta las pelas que han ganado premios importantes (los de veritas) no entran dentro de tu categoría A y B.

    3.- LAS CUOTAS El cine desde sus inicios es un medio de promoción de la identidad cultural de un país, pasando al extremo de la propaganda política en las grandes industrias, ayer, hoy y siempre. Por ende los países promueves y propulsa sus cinematografías por uno u otro motivo. Las “cuotas de pantalla” es una medida que puede ser sostenible porque generas un HÁBITO hacia cierto tipo de cine. Y ahí has obviado el aspecto de que el CINE ES UN LENGUAJE. Y no es que el público sea ignorante sólo que se ha acostumbrado a leer “subtítulos” todo el tiempo, tener producciones de más de 40 millones de dólares y un tempo cinematográfico particular. Es como si en el colegio todo el mundo leyera SOLO cuentos de 2 páginas y de pronto quieres que lean los alumnos novelas o las obras de más extensas de Vargas LLosa, qué pasa, se aburren. X Q? No porque sean tontos o brutos sin porque no están acostumbrados a sostener el tempo que exige una novela. La única forma de generar una cinematografía SOSTENIBLE es poder ver nuestro CINE en salas y no en dvd. Cómo? Las cuotas de pantalla es una vía archihiperusada en todos lados, con libre mercado incluido, es cuestión de dar por exigir a los distribuidores, negociar.

    4.- .AYUDAS A LA PRODUCCIÓN/ INCENTIVOS -“Conacine introduce los incentivos incorrectos”… Cuál es lo correcto, según que visión? Es incorrecto porque el público no va, eso es un tema más complejo que los meros incentivos. La afirmación es falaz, dado que la gran mayoría de cineastas en el mundo hacen uso de incentivos públicos para producir, grandes cineastas como pequeños o emergentes. Negar las ayudas a la producción es negar la realidad de la producción cinematográfica y en eso evidencia que no eres cineasta dado que no conoces la dinámica real en la que se maneja la producción en cualquier lugar del mundo. Por eso la existencia de un fondo como IBERMEDIA, HUBERT VALS, JIAN FRIJMAN, etc etc etc. o los fondos estales en España, francia o Canada. Que son: Fondos de fomento a la producción en todas sus etapas.

    5.- NIVEL DE NUESTRO CINE: Nunca antes en el cine peruano habíamos tenido el nivel de reconocimiento internacional y los estándares de calidad en nuestras películas. ¿Cómo mido calidad? De manera técnica y mediante los festivales. Los festivales y premios al fin al cabo determinan el “ámbito de expertos” que determinan qué películas quedarán en la historia del cine y cuales son olvidadas. Un premio da a una película la oportunidad de ser”reconocida” en otros ámbitos. Es como el nobel, q a propulsado a MVL a otros lugares que antes no llegaba. Acá nadie habla de BUEnAS o MALAS películas porque eso depende en gran parte del gusto pero a pesar de todos los que no nos gusto LA TETA ASUSTADA, es una de las más reconocidas y destacadas películas latinoamericanas de la historia. si? Sí aunque no les guste a muchos. En cualquier libro o escuela de cine en latinoamerica y en el mundo se verá esa pela, y porqué? Porque gano uno de los 5 festivales más grandes , Berlín.

    Eso lo hace buenísima? no necesariamente, pero por unos momentos se hablo del Perú y una peruana cambio nuestro medio cinematográfico para siempre. Hay un antes y un después de Claudia Llosa, y aunque no sea santa de mi devoción nos ha permitido creer a los cineastas que podemos llegar lejos y tener distribución fuera de las mezquinas salas peruanas. LTA tuvo una distribución internacional importante y la ayuda de CONACINE a la pela fue imprescindible. Ojo Octubre gano un premio en Cannes, y es otro cantar, veamos que tal le va en la ruta la oscar.

    Hablar de esto sin los incentivos de CONACINE sería imposible… Y estamos hablando de cineastas, que esas “becas” que mencionas no servirían tanto como el incentivo.

    6- BECAS : Eso de mandar “becas” donde el cine funciona, es un comentario un poco raro dado que nuestros cineastas jóvenes más prestigiosos personajes como Josue Mendez, Clauida Llosa, Rosario Garcia Montero (de las malas intenciones) entre muchos otros salen de escuelas de cine gringas importantísimas. Entonces de que diablos le va a servir una “beca” donde el cine funciona???? Lo que necesitamos es pensar el cine de manera global, no sólo en la “producción” sino también la distribución y ahí nuevamente las cuotas es una de las tantas maneras, que el CONACINE y el ESTADO ayude a la difusión sería buenísimo, y hay otras ideas que se pueden generar.

    7.- LEY DE CINE: debemos analizar legislaciones en otros países, y esa “intervención” de la que te parece no sostenible, hasta lo que sé está presente en casi todos los países de la región. Estoy de acuerdo que dar “fondos” para la producción no basta, pero comencemos por exigir que nos del al cine lo que por LEY no corresponde y hasta el momento el ESTADO PERUANO no ha cumplido NUNCA en el monto que la actual ley exige. Con el monto completo se podrán hacer muchas otras cosas, entre ellas las capacitaciones que no dejan de ser una buena idea pero no es el reemplazo de los incentivos que criticas.

    El cine no es vender chocolates y no se debe insertar en una dinámica de libre mercado, es un bien cultural que necesita del Estado. Es industria sí pero también es Cultura y ahí entramos a otra discusión creo no? Me parece de lo más tendencioso decir que volvemos a los 70 con la nueva ley de cine, no sólo es tendencioso sino es ver una dinámica desde lejos y sin conocimiento real del tema.

    8.- Dices que todas las películas nacionales son o A y B. Es un estereotipo, tal vez correcto hasta hace 5 años creo pero si ves la lista de pelas financiadas por los premios de conacine en los últimos años no podrías calificarlas en algún de esta categorías.

    Y por último el BOOM del TEATRO PERUANO al que haces mención, es una falacia, dado que se da por obras exitosas afuera que son repuestas o remontadas acá. Si va más público al teatro a verlas es porque funcionan, aunque son artes distintos sería como decir que existe un BOOM del CINE peruano porque la gente va al cine a ver películas. La gente va más al teatro pero no necesariamente a ver obras con nuevas propuestas o dramaturgia nacional, de nuestra realidad. Ese tema que cualquier teatrero te lo podría refutar fácilmente. Creo que existirá un boom del teatro cuando nuestras obras y sus montajes den la vuelta al mundo y exista un público que las respalde, antes es simplemente crecimiento análogo al crecimiento de la ciudad.

    • Mildemonios dice:

      Javier: A ver, planteas varios puntos interesantes. Te respondo por partes. 1. Ni creas. Como siempre digo, éste ha sido un proceso lento. En los últimos diez años, los peruanos van cada vez menos a ver películas peruanas. En diez años, los cines siempre han comenzado poniendo a las películas peruanas en buenos horarios y las van degradando semana tras semana conforme la gente no va. Así que no creo que por ahí vaya la cosa. 2. Lo de las copias, ni idea. Pero de quién sería la idea? Me suena a que del promotor de la película misma. O es que los exhibidores también van a tener que correr con ese costo? 2 (Te quinceaste en la numeración de tus puntos!). Insisto: Aquí parte del problema es que se premia lo que la gente no quiere ver. OBVIAMENTE no digo que se premie la basura. Pero tiene que haber un punto intermedio. Además, toda la estructura de la premiación está incompleta. 3. Cierto, el cine PUEDE ser usado para promoción cultural y para manipulación política (no te olvides de esto último, sobre todo cuando el que decir qué obligarte a ver es el Estado, como lo propone la ministra). Pero por encima de eso es un negocio. Quién paga la cuenta de esa promoción? Por qué lo tendríamos que hacer nosotros o las exhibidoras, cuando el que decide los criterios es otro? Las cuotas son usadas en muchos países, pero sujetos a muchas restricciones. Aquí me gustaría que se planteen por lo menos un par, a ver qué pasa. 4. Ya he escrito posts sobre lo incentivos incorrectos que introduce Conacine. En simple es así: Se regala el dinero y se borra de la ecuación el riesgo de que la película guste o haga click con la audiencia. En otros países eso se incorpora al sistema de promociones. Por ejemplo, en Suecia había un sistema por el cual solamente podías acceder a un premio una vez en tu vida. Si con eso no te hacías conocido, fuiste. Si jugabas bien tus cartas, luego podías conseguir financiamiento en otros lados. Aquí tú puedes vivir eternamente de Conacine. Eso está mal. Y la evidencia de que eso está mal es, precisamente, lo que ha pasado con Las malas intenciones. Pero verlo es más complicado que echarle la culpa a… las salas exhibidoras? Las distribuidoras? Quién es el villano de turno? 5. Chequea hacia atrás. El cine peruano SIEMPRE ha sido premiado en distintos círculos. Eso no es nada nuevo. Y eso no es lo que estoy criticando aquí. Lo que critico es que justamente apuntar a ganar esos premios ha hecho que los cineastas se desconecten del público. Nuevamente, Las malas intenciones es buen ejemplo de ello. 6. Exactamente! Son gente que se han hecho en el extranjero y cuando tratan de hacer cine nacional no se conecta con la gente. Pero quizás no me expresé correctamente. Cuando decía lo de las becas, me refería a todo el espectro. Incluso en producción. 7. Quieres MAS dinero para Conacine? Estás mal. En el mundo civilizado (ése que quieres usar como referencia) si algo no funciona, se le quita dinero, no se le da más. 8. Dame ejemplos concretos. Yo digo que todos, menos un par de excepciones. Sobre el teatro, qué tiene de malo que sean textos escritos en el extranjero? Igual es teatro! vas a descalificar a una obra porque Shakespiere no nació en Huacho? O porque Moliere no es cusquerño? Lo siento, pero ese argumento está demasiado jalado de los pelos.

  14. Todas las películas tienen esos ingredientes que le achacan a las pelis peruchas. Todo esta inventado, el asunto esta en como lo cuentas. Por eso es que no pegan.
    En cuanto al BOOM del teatro ¿Cual BOOOM? por los conos y provincias solo es un cohetecillo y eso es mucho decir.
    A excepción de una o dos pelis, en casi todas las demás se perciben los mismos actores, la misma manchita, o amiguetes de ellos, tanto en la producción como en la dirección, es por eso que no hay nada fresco, no hay ideas nuevas.
    El conacine solo tiene valor en la medida en que son los encargados del dinero y su manejo ¿ A alguien le interesaría pertenecer al conacine si no es porque manejan los premios?
    Democraticen el cine, y al igual que la comida, recién consumiremos cine peruano.

  15. Oskar G. Herrera dice:

    Juan Carlos Romaina, mildemonios, el “equilibrio” que manifiestan ocurre en un país, como los EE.UU., donde se mueven cifras exorbitantes para las producciones incluso “menores”. En nuestra realidad, un proyecto tiene la ‘obligación’ de ganar algunos festivales para conseguir su inclusión en una sala comercial, y de paso la atención (mezquina) de la gente; y no solo hablo de cine patrio, pues sólo películas premiadas del cine europeo o del asiático pasan por alguna sala limeña. En provincia esto pinta peor.

    Por otro lado, cuando hablo de la mente del espectador común en lo que se refiere al turno en que ubican una cinta nacional, dificilmente sales ganando en un horario estelar cuando en la sala contigua está proyectándose Harry Potter, Crepúsculo, Batman o una película con Jennifer Aniston. Pero no por esto tendría que hacer un filme en 3D.

    En consecuencia, estar a la expectativa de lo que el consumidor quiere sería lo menos aconsejable. Fijémonos cuáles son los programas de tv. que tienen más rating en nuestro medio y sabremos que es lo que la gente aquí quiere ver. Contribuir a la idiotización sería algo así como un pecado capital.

    En cuanto a Las Malas Intenciones, no es una gran película pero deja verse con agrado, merece su oportunidad como cualquier truño hollywoodense que acapara dos o hasta tres salas de un mismo multicine.

    • Mildemonios dice:

      Carlos: Genial, gracias por los enlaces. Lo que pasa es que varios por aquí citan el caso argentino y había leído sobre él, pero no de la fuente original. Quería entenderla mejor. Gracias.

      Oskar: Me parece o estás sugiriendo que solamente en el Perú y en Estados Unidos se hace cine? Porque hay muchos otros países (citados en le post y en los comentarios) que han logrado ese equilibrio. E insisto: No es arremetiendo contra el cine extranjero. Es complementándolo. Por otro lado, es mentira que un proyecto cinematográfico peruano TENGA que apelar a festivales para conseguir su inclusión en una sala comercial. Estás haciendo un análisis harto sesgado. Citaría hartos ejemplos que me vienen a la mente, pero los vas a descalificar a todos. No me sorpende, entonces, que me preguntes cuáles son los programas de TV más vistos. Si te refieres a la señal abierta, son programas nacionales. Eso descalifica tu propia hipótesis. Si estás hablando te televisión por cable es que estás haciendo un análisis sesgado, como decía arriba. Finalmente, me preocupa muchísimo que digas que Las malas intenciones se merece una oportunidad como películas que vengan de USA. Nuevamente: Análisis sesgado. Ahí la tienes en horarios estelares gracias a presión política (no por méritos propios). Listo. Y ahora? Esta semana se estrena Guachiman. SUPONGO que reclamarás los mismos derechos para esta otra película nacional.

      John: Eso! Que democraticen el cine peruano. Sobre el teatro, siempre va a haber camino por recorrer. Pero de que ha crecido un rehuevo en los últimos años, lo ha hecho. De eso hay harta evidencia.

  16. carlos marron dice:

    Son dos conceptos en sí: la cuota de pantalla, que es la cantidad de películas argentinas obligatorias mínima que debe de exhibir una pantalla y la media de continuidad que es la forma que asegura que no sea sacada a dedo sino bajo un concepto de competitividad:
    http://www.incaa.gov.ar/castellano/nuevo_fiscalizacion_detalle.php?id_fis=19
    http://www.incaa.gov.ar/castellano/assets/images/fiscalizacion/cuota.ppt
    Pero no es mi interés hacer un traslado de políticas, no quisiéra proponer nada parecido, siempre fracasamos trasladando modelos probados en otros mercados por dejar de considerar la idiosincrasia, lo autóctono del dinamismo nacional: nuestro consumidor tiene problemas mayores que nuestras obras.

  17. Oskar: es cierto que tanta pelicula extranjera ha hecho que la mayoria de las personas se acostumbre a grandes producciones visuales, pero hay algo que no estas considerando: por cada transformers que recauda miles de milones de dolares, las productoras pueden arriesgar en sacar películas menos “masivas” y más “artísticas”. Sin ellas tampoco tendríamos lo otro. Muchos piensan que las peliculas megataquilleras se jalan todo y no dejan nads para las demas, pero eso tamopoco es tan cierto. Una pelicula como Super 8, x ejemplo, simple y llanamente no llama la atencion tanto como las otras.

  18. Tania Swayne dice:

    El problema de los horarios y el tiempo de duración de las películas peruanas es algo que viene de hace mucho tiempo. Que haya salido a la luz ahora por astucia de los promotores de las películas o por indignación de los pocos adeptos al cine peruano, quizás sea contextual, quizás sea la gota que derramó el vaso, quizás sea que esta vez fueron muy descarados al hacerlo: vamos, tampoco nos hagamos los ciegos, ¿calificar a una película para mayores de 14 años a la 1:50 p.m. de la tarde?, cuando además, de mayores de 14 años la película no tenía nada.

    Por cierto, yo sí vi la película. No por decir que la vi, no por el escándalo que se armó, sí porque es peruana, sí porque estoy metida en el medio, sí porque me prometí hace como 8 años que no compraría ni una sola película peruana pirata y que las vería todas en el cine. Sé que no es el caso de la mayoría, pero en mi caso fue así.

    Fui al cine el martes que pasó, en una sala con 80 o 100 personas aproximadamente (cosa que me sorprendió gratamente -sea por el motivo que fuera que hayan ido a verla-) y salí contenta con la película. No voy a decir que me encantó ni que fue mi película peruana favorita. Creo que tuvo partes muy contemplativas y con una acción dramática blanda (a mi parecer, no es que sea experta en el tema, pero sentí que “algo” faltó”), pero en líneas generales me pareció una buena película: un buen texto, una buena dirección, actuaciones muy interesantes. La pasé bien en el cine en esas dos horas que duró (quizás tengan razón en que pudo ser hora y media, pero no es algo que me mató).

    ¿Es cierto que cada vez los peruanos vamos a ver menos películas péruanas? Yo pondría esto en tela de juicio. Es cierto sí que son pocas las salas que las exhiben, en horarios terribles y con tres semanas como máximo. Pero, ¿acaso no han aparecido más películas que generan el interés del público? Independientemente de la calidad de las películas y de que nos hayan -o no- gustado, pero acaso ¿La teta asustada, Octubre, Contracorriente, Dioses, Las malas intenciones, no han llamado de una u otra manera la atención del público? No tengo las cifras de la taquilla de las mismas, pero creo se está educando un público interesado en el cine peruano.

    Hablas del boom teatral, ¿pero estamos viviendo realmente un boom? No nos engañemos, la industria ha crecido sí, hay más producciones teatrales, sí, ¿pero hay más público? Haz una encuesta rápida en las salas y verás que no es así. En estos momentos existe un exceso de oferta teatral, ¿y qué con la demanda? Créeme, ha bajado. Y te lo pueden confirmar productoras como La Plaza, Raquel en llamas (que acaba de cerrar) y teatros más pequeños tambipen. Va a existir un verdadero boom teatral el día en que una sala pequeña como El Galpón, en Pueblo Libre, tenga la misma demanda (en proporción a la capacidad de la sala) a La Plaza.

    Y sobre lo que dices de David, ¿has esuchado realmente la entrevista? Porque me parece que estamos entendiendo cosas totalmente distintas. ¿En qué momento David dice que el teatro ha empezado a considerar lo que le gusta al público y que los promotores teatrales se han adaptado a eso? Creo que no es el mismo que dice en esa misma entrevista que “El boom (del teatro) ha dependido del público, no de nosotros. Nosotros hemos seguido haciendo lo que siempre hemos hecho. Yo no he hecho nada distinto, ni he hecho que el público venga, simplemente he persistido y el público ha empezado ha llegar”. No confundas: De hehco, David empieza diciendo que “el teatro en sí mismo, no ha cambiado. Yo siempre vi muy buen teatro y en épocas muy difíciles (…) El teatro siempre ha sido muy bueno, yo creo que el que ha cambiado es el público. Creo que el público ha cambiado porque tiene más tiempo de ocio, tiene más ganas de esparcimiento, tiene un poquito más de plata, sino no habría tanto concierto (…) creo que las obras que tienen éxito en la actualidad son obras donde la recomendación ha primado (…) y eso sumado a que ven una publicidad, o veo el aviso en el periódico… entonces, para nosotros el público es nuestra gran publicidad, por eso digo que el público ha mejorado. Porque ahora es más frecuente tener sala llena porque hay más público recomendador.”

    Además, ¿hablas de un boom sostenible? ¿Perdón? Sí, es cierto que no hay apoyo del Estado para desarrollar teatro, pero sin la empresa privada no se haría NADA. No existiría La Plaza, ni el Británico ni el Larco. Y eso no solo nos sucede a nosotros por tener una producción mucho más pequeña que Argentina (por poner un país cercano) o Estados Unidos o Francia. Sucede en todos lados y es porque no somos un sector progresista de la economía, sino parte todavía de un sector arcaico; en donde existe una brecha de ingresos más grande que los ingresos ganados. En Francia, los espectáculos son financiados en su mayoría por el Estado y en Estados Unidos y América Latina, a través de la empresa privada.

    El teatro al igual que el cine es una industria, y evidentemente buscan generar ingresos. Así como los que hacemos cultura buscamos vivir de eso; pero para ello hay que generar condiciones. No digo que Conacine sea lo mejor que exista, ni que esté bien constituido, pero es un aporte. No digo irnos a los extremos de obligar a que haya una película peruana en cada sala, quizás esa no sea la salida. Pero es importante una presencia por parte del Estado para generar las políticas culturales necesarias para que la industria cultural (cinematográfica y teatral, entre ellas) se desarrollen en nuestro país. Como dice David, nos falta unificarnos como sector y que se cree el “Apega” del teatro y del cine. Solo así creceremos como industria. Y el solo hecho de que exista ahora un Ministerio de Cultura y que se preocupe por estos temas es un gran paso. Hace un par de años, ni siquiera estaríamos discutiendo este tema porque habría pasado totalmente desapercibido.

    • Mildemonios dice:

      Solal: Para todo eso que citas (abuso de posición de dominio, integración vertical, etc) hay procedimientos en Indecopi. Pero ahí para aplicar medidas tienes que demostrar técnicamente que existen. Y eso es mucha chamba, aparentemente. Para qué molestarte, si la ministra puede intervenir directamente y ya? Digo, si te me pones economista en la discusión. Pero ése no es el tema. No creo, en todo caso. Eso es para evitar abordar el problema de fondo.

      Tania: Lamentablemente hay cifras sobre los peruanos que vamos a ver películas peruanas. Si nos ponemos a discutir sobre la base de percepciones, no llegaremos a nada. Sobre lo de la audiencia que va al teatro también hay cifras. Chequea los enlaces que pongo. Y sí hay más gente que va al teatro, incluso a producciones independientes. Tampoco partamos de percepciones. En todo caso, cuando hablo de que el teatro es sostenible me refiero a que se mantiene sin intervención del Estado. Obviamente que es la empresa privada la que ha tomado la batuta.

      Juan Carlos: Totalmente de acuerdo. Ese Hollywood que tanto miedo les da incorpora en sus sistema el financiamiento de proyectos de autor, de tal manera que haya un equilibrio. El ejemplo que siempre cito es Wes Craven, que tiene un trato con el estudio: Una película comercial por una película de autor que él quiera hacer. Si se fijan en su filmografía, mantiene ese ritmo desde que regresó con Scream.

  19. solal dice:

    no pues, por un lado, tú que eres economista, es un tema de acceso equitativo al mercado: economías de escala, integración vertical del negocio, abuso de posición de dominio, etc. por otro, la diversidad cultural frente a la cultura hegemónica: ignoras el contexto a partir del cual se justifica fomentar una industria cultural propia. el cine es clave. todo es mucho más complejo que tu maniqueísmo de considerar velasquistas (con s) a quienes no se resignan a pensar que el arte y la cultura son cualquier mercancía más.

  20. Ana Maria Guerrero dice:

    creo que tienes razón en varios puntos y que tus reflexiones ayudan a quienes conocemos poco de los entuertos del cine peruano… sin embargo, leí tu articulo con un interés que fue costándome sostener hasta el final. leí los comentarios de la gente, leí tus respuestas y alguna cosa me quedaba incomodando. escribes bien, tienes argumentos y todo va de maravillas. y ahí creo que radica la cosa que me disgustó al leer tu artículo: tu texto da la impresión de que tuvieras todo mega claro, te preguntas y te respondes, no dejas pensando al lector, no lo convidas a seguir cuestionándose y a debatir. hay varios momentos en que aparecen atisbos, pero cuando uno comienza a reflexionar, a medida que va leyendo, inmediatamente aparecen respuestas tajantes, en tonos irónicos y hasta medio agresivos para quien se considere susceptible. teniendo tan buenos argumentos me dejaste con la sensación (incluyendo tus respuestas a la gente) de que no estás muy abierto al diálogo. y eso, desde mi punto de vista, hace que lo que tengas que decir pierda un poco de validez. pienso que los debates son justamente para intercambiar ideas y modificar pensamientos, pero no unidirecionalmente, sino para modificar y dejarnos modificar, tener más plasticidad de pensamiento. muchas de tus opiniones, aunque argumentadas, son debatibles, pero viendo la forma en que has planteado las cosas y respondido a la gente, yo por lo menos, perdí el interés de enfocarme en el tema del cine. veremos como se comportan tus comentadores… hay blogs en donde se despiertan verdaderos intercambios de opiniones, y creo que ese es uno de los mayores aportes de ese medio, sea del tema que sea… en fin, era eso, saludos…

    • Mildemonios dice:

      Carlos: Estoy de acuerdo con tu análisis del problema. El punto es cómo lo solucionamos? Obligando al público a ver lo que un consejo de iluminados consideran es “buen cine”? Dudo mucho que ésa sea la solución. Por cierto, muy buen dato sobre la ley en Argentina. Si tuvieses una referencia (un enlace?) para leer más al respecto, te lo agradecería.

      Oskar: Discrepo. Lo que ha pasado es que se ha introducido una variable nueva que un cineasta tiene que considerar. Es como los periódicos de hoy en día, que ya no pueden funcionar sin considerar la variable internet. No por eso van a obligar a la gente a leer en impreso. El cine de autor se mantiene en muchas partes manteniendo un equilibrio con el comercial. Obligarte a ver cine de autor definitivamente no es la solución, porque eso no paga las cuentas.

      Ana María: Nada más lejos de la verdad. Me encanta discutir (en el buen sentido de la palabra) de estas cosas. Si tienes comentarios, que vengan. Qué te parece debatible?

  21. Oskar G. Herrera dice:

    Mi opinión es que el cine de Hollywood, el ‘blockbuster’, le ha hecho y le hace daño al cine considerado de autor. La mente del espectador común sólo “digiere” peleas espectaculares, rayos láser, superhéroes y afines. Un claro ejemplo es lo que le ha pasado a la reciente obra maestra de Terrence Malick “The Tree of Life” en su propio país, gente abandonando la sala en media proyección por lo soporífera que le parece un cine fuera de los estándares del cine norteamericano, mientras Transformers 3 superaba los mil millones de dólares de recaudación en el mundo. Por este motivo es que la palabra ‘remake’ suena fuerte, y tiene sus seguidores.

    En el Perú, vivir del cine es imposible. Y hacer cine sólo es posible si tienes los recursos económicos que no te brinda Conacine por no calificar con tu proyecto. El Perú no tiene industria cinematográfica. En mi caso, por ejemplo, por amor a este arte es que trabajo sólo para costearme mis propios equipos para al fin hacer realidad siquiera un proyecto. ¿Cuáles son las expectativas del consumidor peruano? ¿”Al Fondo Hay Sitio La Película” (El capítulo final)? Sí, lastimosamente estoy convencido de que sería un éxito. Pero el cine deja de ser un arte cuando lo concibes para que otros disfruten, y nó para que uno mismo goce de su creación.

  22. carlos marron dice:

    Sí, cualquier medida fascista va a terminar mordiéndose la cola, pero su análisis está incompleto y es tan vacio como lo dicho por la ministra. Estética, legislación y ética.
    Estética:
    Benjamin decía que a partir de la crisis americana de los 30´s las artes operan como otro mercado dónde refugiar capitales. Actualmente existe una atomización de la oferta cultural, todo puede encontrar un mercado, desde las películas zombies sobre las que usted ironiza hasta la mejor película nacional que cumpla con los términos de anacrónica narratividad yanqui que parece usted reclamar. No creo que usted note (y de hacerlo sepa disculparme dado que usted hace meritos para ser un ignorante-consumidor-cultural-imperialista) que hay un problema mayor en la competencia de lectura de los textos audiovisuales consumidos por la masa, rumiante del cine de blockbusters y los dumpings que las distribuidoras aceptan recibir, que en la propuesta temática o discursiva de la película que nos congrega a este intercambio. Para ser justo sí me parece que abundan los problemas formales en las películas nacionales, pero no así en la elección de una temática: buenamente se puede tener una obra valiosa sobre cualquier temática sea esta archiconocida o no.
    Legislación:
    Obviamente esto es un negocio. Se cayó el muro, bussiness son bussiness, alacena vende huancaína, hay un mcdonalds en cusco y un bembos en India. ¿Es a todo lo que usted puede llegar? Si los costos de producción de la obra cinematográfica no fueran los que sabemos y sean, digamos, los de la pintura, estaríamos hablando de porqué las salas no exponen a todos los nacionales y tenemos que soportar la enesima exposición de los artistas hiperealistas de Londres. En Argentina la normativa para el estreno de una película nacional contempla la “cuota de pantalla”, esta es una norma por la cual una película nacional no puede ser sacada de pantalla si cubre determinado porcentaje de butacas con respecto a la semana anterior y con respecto a la cantidad de butacas del total de la sala. Curiosamente la forma en que los distribuidores se saltan esta norma es cambiandole el horario o llevandolas a salsas más grandes, la pendejada no es nacional. En Corea la ley de fomento, que contemplaba un recorte de la entrada de películas extranjeras, dinamizó irremediablemente su cine por casi 12 años, llegando a hacerse allá obras trascendentes hasta la modificación de la ley en el 2007.
    Ética:
    Somos un país pobre y nuestros recursos deben necesariamente estar supeditados a las urgencias que esto significa. No hay más verdades, cualquiera que reclame agua para su chacra rebatiendo esto no ha pasado hambre, no tiene idea de lo que significa ser generoso y por ende es mejor que no haga obras. Yo me centraría en crear una alimentación de la empresa privada, como es el caso de los mecenazgos por impuesto que hacen Brasil, hacia los fondos que tiene el Instituto (que en paz descanse), que las distribuidoras de los blockbusters (porque estas productoras tienen sus propias distribuidoras y no hay más cuentos), eduquen algunos de nuestros técnicos, artistas y productores (esta diferenciación la ha hecho usted, tremenda perla) en su cancha y en reiterarles a los cineastas locales lo siguiente: NO SE SESGUEN EN ESTRENAR EN EL PERU. La obra puede seguir haciéndose con recursos y concursos de afuera y la obra puede existir, que es finalmente lo más importante (¿acaso para la humanidad?). El cambio paradigmático sobre el consumo de cine en el país requiere un conjunto de correcciones apuntando a la génesis de legislación eficiente y a la filosofía por la que esta es creada, pero a priori, la existencia de rodajes, de pensadores y de obras, que el debate de porqué no nos ven. Melcochita tiene toda la razón.

  23. JcRomaina dice:

    Lamentablemente y, para variar, no se ataca el problema sino la demanda de las personas. Pero claro que todo el mundo va a aplaudir cuando salga la ley que obligue a los cines a pasar un porcentaje de películas peruanas en sus mejores horarios (alguien duda que va a salir? ¬¬) y claro que no dirán nada (porque ni se acordarán) cuando nadie vaya a ver las películas.

    Porque, como bien dices, poco o nada nos importa a la mayoría. Y eso que Las malas Intenciones si me llama algo la atención (algo), pero no hay que ser un genio para darse cuenta de que no es exactamente una película para atraer a las masas ps. Nooo ps…

    • Mildemonios dice:

      Robinson: No hace falta que lo plantees como una dicotomía: Para promover cine nacional tienes que bajarte el cine de Hollywood? Para hacer cine nacional atractivo tienes que dejar de hacer cine nacional de calidad? No, las cosas no son así. Ésas son excusas para no hacer el esfuerzo. En Argentina, que citas como ejemplo, sí se hace ese esfuerzo y una película que trata temas sociales es atractiva. Aquí no se hace el esfuerzo. Para qué? Conacine te va a dar el dinero bajo otros criterios y ahora el Ministerio de Cultura nos va a obligar a verla.

      Kat: Oh, hay que acatar, no más, dices? Sabes que piratear está también en contra a la ley, no? Eso también acatas tú, yo y todos, no es cierto? Porque decir que “hay que acatar no más” lo que el Ministerio de Cultura diga, pero no lo que diga la ley sobre la piratería sería doble moral.

      Romaina: Lo que es peor… La data sobre asistencia a las salas la generan las empresas exhibidoras. Y obvio que a ellas no se les va a creer cuando salgan los datos mostrando el rotundo fracaso de esta medida. Así que será un problema insoluble.

  24. KAT dice:

    gracioso pero he ido al cine en horarios estelares y he visto hartos bodrios extranjeros (incontables).. si tengo q ver bodrios.. prefiero los peruanos.. los q exhiben pelis saben q hay pelis buenas y otras malas.. y siempre ha sido así.. q acaten y punto.. a trabajar e incentivar el buen cine.. sería bueno tb q analices la problemática para producir cine nacional y no sólo lo mires desde afuera y desde el punto de vista “empresarial”… apoyo totalmente al ministerio de cultura.

  25. Aparentemente, el artículo parece tener razón cuando denuncia una posible imposición de películas peruanas en las salas, lo que de alguna manera mermaría la calidad misma del cine nacional, ya que los cineastas peruanos no se esmerarían en la calidad de las cintas pues tendrían asegurada su pantalla.

    ¿Pero qué opciones tienen los cineastas de competir con Hollywood? No voy a negar que el cine nacional es mediocre. ¿Pero las cintas de Hollywood no lo son acaso? ¿Transformer 3 o Conán representan un cine de calidad solo porque atraen a miles de personas en las salas? Si el autor revisara un poco de la historia del cine, sabrá que Hollywood siempre ha tratado de monopolizar el cine mundial, acabó con los estudios UFA de Alemania, impone sus películas alas distribuidoras con amenazas de dejarles sin copias en el futuro, etc., etc, etc. ¿Por qué no vemos en nuestras salas cine europeo o cine asiático, quizás el mejor que se hace en este momento? Porque la gente prefiere las cintas americanas, y para nadie es un secreto que Hollywood pasa una aguda crisis creativa con cintas mediocres.
    El cine peruano es malo, lo admito, pero en los últimos años ha levantado cabeza. Las películas de Llosa, Méndez, los hermanos Vega y Gálvez y García Montero han tenido buenas críticas aquí y en el extranjero, han ganado festivales y han puesto en el panorama al Perú. Yo he sido testigo de eso, al ver “Las Malas Intenciones” en Berlín donde generó aplausos y el interés del público. ¿Qué hacemos entonces? Si estas películas no tienen la acogida esperada (y aquí hago una apreciación: nunca en una sala de cine vi el trailer de Paraíso, Octubre ni de Las Malas Intenciones, los posters no son exhibidos y se les coloca en mal horario. ¿Eso tampoco repercutirá en la baja asistencia?). debemos renunciar a intentar cintas de calidad para alcanzar el público. Uno de los mayores éxitos de taquilla en el Perú fue La Era del hielo 3, cinta pésima que fue unánimemente mal recibida por la crítica. ¿Debemos aspirar hacer ese cine para captar el público?

    El público peruano, para bien o mal, tiene el gusto hollywoodense. El cine peruano además de buscar legítimos beneficios económicos debe buscar su propia identidad, su propio modelo, debe fortalecerse y consolidarse como un cine de calidad. El gusto del público debe ampliarse, además, no solo consumir basura norteamericana y de vez en cuando una cinta de calidad como las de los Coen o Eastwood. Al hablar de cine estamos hablando de cultura. CULTURA. Y eso debe formar parte de la educación. Por lo tanto, la cultura, educación y salud no se puede dejar a manos del mercado, y que esta decida. Ya tenemos una televisión hedionda que muestra que el mercado allí no funciona, pues el dinero se impuso a todo, tanto en calidad y, lo que es peor, ética.
    Por lo tanto, creo que sí es necesario una ley que proteja el cine nacional como en Argentina o Francia. Que asegure un buen trato en las salas de las cintas peruanas. Pero no solo eso. También un incentivo para que los aspirantes a cineastas estudien en le extranjero. Y que se eduque en materia audiovisual a las jóvenes. Es una pena que no se incluya materias a los escolares donde se analice el lenguaje audiovisual. Eso podría darnos hombres con mayor capacidad para comprender lo que ve, mayor exigencia y una amplitud mental para ver obras de todo tipo, ya sea desde las banales obras gringas hasta las sesudas películas de Tarkovski.

    Y para finalizar: vayan a ver Las Malas Intenciones. Es una película que vale la pena ver y que no cae en los tópicos que muchos comentaristas denuncian del cine peruano.Es una película honesta, interesante y arriesgada. Y no merecía para el maltrato de las salas que no exhibían sus traileres ni sus afiches y que la catalogaron como mayores de 14 años, cuando pone a muchas películas norteamericanas como apta para todos a pesar de ser mucho más violentas. Felicito al Ministerio de cultura por su queja, es la primera vez que hacen algo.

  26. Berto dice:

    Sólo para incrementar tus conocimientos sobre cine; Argentina cuenta con una ley de cuota de pantalla desde el gobierno de Ménem, quien se supone fue un gobierno neoliberal, y así mismo, muchos países europeos cuentan con cuotas de pantalla. No se puede comparar al cine, y en general a cualquier actividad artística, como simples productos comerciales, éstos necesariamente tienen que tener un tratamiento diferente. Ahora, según tú, todas las películas del mundo deberían manejar el mismo lenguaje que cualquier película gringa, por la sencilla razón de tener éxito de público, bajo ese concepto yo no podría nunca más disfrutar de un buen cine argentino o un buen cine francés. Cada país está en la necesidad de cuidar su cinematografía, porque ésta es una manifestación cultural propia. Por último, es casi un chiste tu reclamo a cerca de las salas que no exhiben películas como el Guachiman o de zombies peruanos, si Las Malas Intenciones goza de la predilección de la ministra es por los premios y festivales en los que la película ha destacado, y sí, todos deberíamos verla.

    • Mildemonios dice:

      Mavi: Aquí no tenemos por qué hablar sobre la base de percepciones. Sobre esto hay cifras. Chequea los enlaces que pongo.

      Sludge: Sobre lo que dices también hay cifras. Chequea los enlaces que pongo. Y justamente ésa es la pregunta que yo también me hago. Por qué Conacine deja pasar todo lo que no sea la misma película de siempre?

      Berto: Tranquilo. Estás leyendo demasiado entre líneas. En varias partes del post insisto en que el Estado sí debe intervenir. Pero no de esa manera. Ahora, como tú dices, no se puede comparar así no más. Argentina tiene toda una estructura de promoción de verdad al cine. No es solamente dar dinero y obligar al público a ver el producto. Finalmente, quién decide qué es una buena película y cuál no? Porque ganó premios y festivales? Entonces estamos más fregados, porque los incentivos serán a hacer películas que ganen eso, que no necesariamente es lo que le gusta al público. Aquí el problema de fondo es ése: Que lo que se está haciendo está desconectado de lo que el público quiere ver. Quieres compararte en Argentina? Allá las películas que tratan temas sociales sí son vistas. Porque han encontrado la manera de que interese. Aquí hacer ese esfuerzo no hace falta. Porque nos obligarán a verlas.

  27. Mavi dice:

    No hay boom del teatro. Sobre todo este año, se fue a picada. No te apresures a decir eso porque le ha ido bien a algunos… Fue una buena etapa el año pasado. Nada más.

  28. @sludgeman dice:

    No puedo confirmarlo pero estoy seguro que el publico que asiste a los cines ha aumentado en estos ultimos 10 años, a pesar de que cada vez es más facil obtener peliculas piratas.
    Sin embargo el mercado de cines apunta al blockbuster, me ha pasado más de una vez que no he podido ver una pelicula “regular” porque estuve ocupado por un par de semanas y para la 3ra habia sido reemplazada por Transformers, Twitlight, que puede ser vista en 4 salas más en 3D.
    Vi la teta asustada luego de muchos años que no veia una pelicula peruana. Siempre los mismos temas, pareciera que desde Gregorio hasta hoy, se siguiera el mismo formato, salvo algunas excepciones.
    ¿Que tal una comedia? ¿Es posible producir algo asi? Que opinará Conacine?

  29. Omar Mejía dice:

    ¿No es Las MALAS intenciones?

    • Mildemonios dice:

      Juan: Exactamente. Ésa es buena parte del problema.

      Dante: Yo nunca digo que el Estado no deba intervenir. De hecho repito en varios momentos que sí debería intervenir. Pero no de la manera como lo está haciendo ahora. Y mucho menos con las políticas que se aplicaron en el gobierno militar, que no dieron resultado alguno. Tampoco digo que con las becas se solucione el asunto. Digo que eso fue lo que hicieron varios de los países que pudieron revertir la situación.

      Omar: Sí, me pajareé. Ya hice la corrección…

  30. La primjera conclusión de tu excesivamente extenso artículo es:

    1.- El Estado NO debe intervenir en el cine. Ergo, deben eliminar CONACINE.

    2.- Para hacer buen cine hay que tener talento y estar en el ambiente mucho tiempo. No hace falta “incentivos” con becas. Fallaste.

    3.- Hay que rechazar cualquier ley del cine y toda intervención del Estado. Hay que enseñarle a la gente de este país que las cosas no se arreglan con la intervención del Estado. Estamos hartos de oír a incompetentes y mediocres quejándose del fracaso “porque no hay una política de apoyo por parte del Estado”.

    Saludos.

  31. Juan Alfonso dice:

    La cuestión es que el mecanismo de incentivos no es el adecuado. Ciertamente el CONACINE se basa en un sistema de fondo concursable, lo cual debería fomentar la competencia y que los mejores proyectos sean favorecidos, atendiendo a criterios oibjetivos sin prejuicios ni sezgos ideologizados, pero al final los criterios de selección de las películas ganadoras terminan siendo bastante subjetivos y premian aquellos proyectos que responden a la concepción de lo que según el jurado debe ser “el buen cine péruano”.

  32. Completamente de acuerdo con este análisis. No sé si le quite o le ponga, pero además he visto la película en cuestión y no me gustó, lo cual es irrelevante pero me permite entender por qué no le está gustando al público peruano.

    • Mildemonios dice:

      Rafael 1: Ten cuidado con decir eso. A mí por decir que no me gustaron algunas películas peruanas casi me han pegado en una que otra reunión.

      Jaico: Primero, discrepo. Acaso el cine mundial es monotemático? No. Para nada. Eso es una conclusión bien sesgada. Chequea los rankings en imdb.com, en rottentomatoes.com, en oscars.com, etc. Segundo, también discrepo. No toda la clase media alta son drogadictos que se violan los unos a los otros. Ésa es una visión particular que puede ser, pero es recontra hiper cliché y sesgada. Tercero, también discrepo. El Perú en los últimos años ha cambiado mucho. La pobreza se ha reducido, así como la pobreza extrema. Persisten problemas sociales, pero no son los mismos que hace 10 años. Por qué el cine no se adapta a eso?

      Rafael 2: Bueno, es cierto. Te permite rajar con conocimiento de causa.

  33. jaico dice:

    “siempre tienen los mismos temas – como tu mencionas – drogas, homosexualidad, violación, problemas familiares, terrorismo, etc”… pero si esos temas son los que toca el cine mundial. El problema es que menospreciamos lo nuestro, no queremos ver nuestra pobreza, nuestra gente de barrio, la basura de nuestros barrios..pero nos deleitamos con la basura, drogas,matanzas , vagos, drogadisctos, violaciones, orgías, bombas que suceden en el Bronx, en New York, en Moscú, Paris, Londres… seamos siceros, no nos gusta nuestro país y adoramos lo de afuera , así sea su basura.

  34. Completamente de acuerdo con este análisis. Por lo demás, y sin que venga necesariamente a cuento, yo sí he visto la película aludida y no me gustó. La verdad sea dicha sin pelos en la lengua. Felicitaciones por la claridad de la argumentación.

  35. Javier dice:

    Me parece que exageras con el eso del Velasquizmo…Comparto tu idea sobre la carta de la ministra pero ¿Velasquismo? No tiene ni punto de comparación.

    • Mildemonios dice:

      Rodrigo: Por ahí en uno de los enlaces está el dato de cuánta gente fue a ver La teta asustada. Harto decepcionante. Cualquiera creería que por lo menos ésa fue un éxito de taquilla.

      Marco: Exactamente. Ahí puedes ver a lo que me refiero cuando digo que el sistema no crea los incentivos correctos. Para qué esforzarse en promocionar la película, si tienes acceso a la ministra que después ejerce presión política sobre decisiones privadas? Muy buena la frase de tu abuela. Se aplica completamente!

      Javier: Quizás. Pero específicamente esto de las cuotas es lo que se aplicaba en la época del gobierno militar. Lo siento si ofende.

  36. Marco dice:

    La gente se queja que las malas intenciones fue proyectada en un horario inapropiado, en parte fue así, y en parte si faltó promoción de la película, de la cual recién me enteré de su existencia leyendo el twitter de cinencuentro.

    Sin embargo, al ver los horarios tan feos en que se proyectaba la película, opté por ir el día sábado a la función de las 9:55pm en el cine de Risso (Hubiera querido ir a Alcazar o al Jockey Plaza, pero era el único lugar donde proyectaban esa película en ese horario).

    ¿Acaso aquellos que criticaron tanto los horarios inadecuados de la película fueron?. No nos engañemos, no fueron; y observando ese cine, si había bastante gente que fue a mirar otras funciones de otras películas americanas.

    Yo al menos no le echo la culpa al cine americano, pero si le echo la culpa a los productores de la película, por no buscar mayor promoción y mayores auspicios.

    De otro lado, al ver la película, me pareció buena hasta cierto punto, pero de ahí empezó a decaer, y una película que debió durar a más tardar una hora y treinta la estiran como chicle a más de dos, tanto que mi enamorada se estaba durmiendo y miraba la hora para acabar la función.

    El cine peruano debe cambiar, y estar a la expectativa de lo que el consumidor quiere. Al final, como decía mi abuela que era comerciante: tú no vendes lo que quieres, vendes lo que tu cliente demanda.

    Saludos

  37. Rodrigo dice:

    Muy interesante el artículo. Particularmente, a mí nunca me han llamado la atención las películas peruanas porque siempre tienen los mismos temas – como tu mencionas – drogas, homosexualidad, violación, problemas familiares, terrorismo, etc. Sin embargo, sí quiero ver Las malas intenciones. A mí me interesó ver La teta asustada, pero nunca recibí buenas críticas, al final opté por ver El Secreto de sus Ojos (Argentina) y me quedé con la boca abierta por la buena producción y trama hecha. Si hay algo que cambiar, además de Conacine, es la creatividad de y enfoque del peruano.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
noviembre 2020
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30