Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Acerca de la promocion del cine (10): Avanzando en la direccion correcta

Articulo

enero 30th, 2015cultura, sector públicoMildemonios 1 Comments
Acerca de la promocion del cine (10): Avanzando en la direccion correcta

Acaba de salir el teaser de la siguiente película de Dorián Fernández, el director de Cementerio General y de otro proyecto cuyo nombre no recuerdo, pero que también fue terriblemente rentable.  A muchos les incomoda que este estilo de cine de esté haciendo en el Perú, pero la verdad es que Dorián y su mancha están haciendo mucho dinero haciendo lo que consideran que es exactamente lo que el público peruano quiere ver por el momento. ¿Que eso es una excusa para hacer cine de mala calidad? Pues ahora tiene la oportunidad de demostrar lo contrario.  Con Desaparecer pareciera que se manda a hacer algo mucho más elaborado y difícil de ejecutar.  Chequeen el tease que menciono.

Es curioso.  Hace apenas un par de años había un escuadrón de críticos y cineastas que andaban pregonando a los cuatro vientos que la única manera de que peruanos fueran a ver películas peruanas era si el Estado intervenía y obligaba a salas de cine a pasar películas peruanas por encima de las películas que las salas quieren pasar (léase, las que hacen plata).  Y cuando alguien les decía que más conveniente podría ser enseñarle a los peruanos a hacer películas que hacen plata, respondían que eso no era una opción, porque había una conspiración de salas de cine, distribuidoras y medio mundo que no quería que eso se consolide y bloqueaban esa opción.  Hoy en día, enero del 2015 ya quedó definido que esos señores que opinaban eso y andaban pidiendo esa intervención del Estado estaban bananas y que hicimos bien en no hacerles caso.

En el 2013 tuvimos el quiebre, con dos películas que nos demostraron que películas peruanas sí pueden hacer dinero si quieren: Asu mare y Cementerio general (también de Dorián Fernández).  Y según este grupo de personas, esos dos fenómenos no se repetirían nunca jamás.  Pero en el 2014 sí se repitió, con A los 40 y con Casa Matusita (que en teoría no se sabe quién la dirigió, pero si la hubiese dirigido Dorián Fernández y él hubiese tomado la decisión de no poner su nombre por el mero chongo de aportar a la promoción de la película, estaría demostrando precisamente que estamos ante un director que entiende cómo funciona el mercado del cine hoy en día, por encima de las ansias de figuración o de reconocimiento).  Por supuesto que también hubo otros intentos de capitalizar la atención que el cine peruano estaba recibiendo.  No todos estos experimentos funcionaron.  Pero eso está bien.  Es positivo que se experimente y se pruebe y que no todas las películas hagan dinero.  Eso es normal.  En Estados Unidos también sucede: El porcentaje de películas que hacen dinero es mínimo.  Pero es tan taquillero que financia todo lo demás.

Pero por supuesto, esto no es suficiente.  Ahora se salen con el rollo de que todas las películas peruanas deben ser masivamente vistas o algo por el estilo.  O sea, una versión evolucionada del rollo que casi echa todo a perder hace tres años.

Con ustedes, Jalisco. Ya saben, la que nunca pierde.

Ahora, recuerden que esto tiene costos.  Cuando salen a decir que lo que el cine peruano necesita es una cuota de pantalla, de tal manera que se obligue a salas de cine a exhibir películas que no necesariamente la gente quiere ir a ver, se está generando un costo.  De hecho, son dos costos: Primero, el costo de mantener esa sala operando, a pesar de que hay poca gente ahí dentro viendo la película.  Segundo, los ingresos que se pierden por no exhibir ahí una película taquillera, sino una que no tiene mucha demanda.  Es decir, para que puedan exhibir películas peruanas que no necesariamente la gente quiere ir a ver, se le carga a la sala de cine dos fuertes costos.  Lo esperable sería que eso se traslade a un mayor precio de entrada para todas las películas.  Al final, todos terminamos pagando más por la medida.  Incluso los que no queremos tener nada que ver con películas mal hechas.  No tengo ningún problema en que se use mi dinero para hacer otra Teta asustada.  Pero yo no gusto del futbol. ¿Por qué se tendría que usar mi dinero para financiar Blanquiazul?  No tiene sentido.

Ahora estamos en ese periodo de transición, en el que algunos están aprendiendo la lección y están haciendo dinero con el cine.  Otros creen que es un asunto de simplemente hacer cualquier cosa y ya.  Pero el punto es que en el 2015 el mercado se va a sofisticar.  Los peruanos ya no van a ir a ver cualquier cosa que sea promocionada como película peruana.  Es decir, ha llegado el momento de considerar los intereses y gustos del público a la hora de armar tu proyecto.  Y puedes tomarte la molestia de aprenderlo y así hacer industria.  O puedes irte por el camino de insistir en que eso no se puede hacer y seguir presionando para que el Estado intervenga en el mercado de alguna u otra manera.  Y esto último, como ya deberíamos de haber aprendido, no hace industria.

(Dibujito de arriba: http://paperwalker.blogspot.com/)

'One Response to “Acerca de la promocion del cine (10): Avanzando en la direccion correcta”'
Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
enero 2021
L M X J V S D
« Dic    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031