Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Acerca de la promocion del cine (1)

Articulo

mayo 3rd, 2010cultura, UncategorizedMildemonios 18 Comments

proyeccion_cine_teatro_cervantes

Hace un par de meses escribí un artículo acerca de la promoción de la industria del cine en el Perú.  La vaina es simple.  Si hay películas peruanas que andan ganando concursos en Europa y en festivales en distintas partes del mundo, ¿cómo es que no podemos contar con una verdadera industria del cine como la que sí tienen otros países de la región? En ese sentido, me parecen curiosos los casos de México y Argentina y en menor medida Brasil.  Si en algo se puede usar como aproximación las nominaciones de películas latinoamericanas a la categoría mejor película en idioma extranjero de los óscares de 1990 a 2010…

cine02

En el proceso de pensar cómo promocionamos el cine nacional creo que tenemos que tener cuidado con muchos puntos.  Primero, recientemente se ha incrementado fuertemente el presupuesto de Conacine, incluyendo nuevas categorías.  Yo no celebraría esto con mucha vehemencia.  O sea, no me malinterpreten.  Yo quiero que haya industria del cine y que los guionistas, luminotécnicos, actores, etc., obtengan pagos decentes por hacer películas en este país.  Pero no estoy seguro de que Conacine sea la forma ideal para lograrlo.

Mi primera preocupación es que Conacine no es un programa sostenible.  Es decir, el Estado peruano se puede dar el lujo de meter más plata a la promoción del cine… porque la tiene por el momento.  Pero ésta es una situación excepcional.  En cuanto tengamos épocas de vacas flacas, pueden estar seguros que entre reducirle el presupuesto a Conacine o reducírselo al Programa Juntos, no lo dudaría ni un segundo en decidir quién saldría perdiendo.

Nuevamente, no es porque no quiera que haya cine en el Perú.  Todo lo contrario.  Pero precisamente por eso tenemos que pensar las maneras sostenibles de apoyar a esta ocupación.  Y un sistema de subvenciones no estoy seguro de que sea la manera adecuada.  Con ese mismo dinero se puede plantear otra opción que al largo plazo nos dé mejores resultados.

Porque como lo comento en el artículo, Conacine no está presentando resultados muy impresionantes que digamos.  Claro, ocho gatos se benefician de lo lindo.  Y lo que es peor, esa subvención año tras año hace que la poca industria que tenemos dependa del fondo que aporta el Estado, no del mercado o del dinero que pueda hacer la película por su cuenta.

Así que con el pasar de los años tenemos una industria más y más dependiente de la intervención asistencialista del Estado.  Y claro, eso seguramente le parece genial a los que no quieren mover un dedo para adaptarse a las nuevas tendencias o a preocuparse por ver la manera de incorporar nuevas tecnologías.  Pero para los que quieren que de verdad haya una actividad sostenible y creciente es fatal.

Mientras se siga con esta tendencia asistencialista, los directores nacionales no tienen por qué pensar la manera de acceder a mercados mayores, un esfuerzo que claramente sí han hecho en México, Argentina y Brasil, cuyas películas son mucho más digeribles para un mercado global, que las peruanas.

Esto por supuesto que no quiere decir que hay que pacharaquear el cine peruano.  Pero algo tenemos que hacer para enmendar el curso, porque corremos el riesgo de quedarnos con generaciones de cineastas que produzcan material para un público de apenas ocho individuos: los jueces del Conacine.

'18 Responses to “Acerca de la promocion del cine (1)”'
  1. […] cineasta se esfuerce.  Total, al único al que tiene que convencer es al jurado.  A nadie más.  Ni al público luego, ni a sus compañeros profesionales: Tu película no tiene que hacer dinero en lo más mínimo.  Los críticos igual te van a reventar […]

  2. Mildemonios dice:

    Checho: Uf, menos mal aclaro que no se trata de quitarle el apoyo al cine nacional, sino de encontrar la manera de hacerlo de manera más constructiva a largo plazo. No vaya a ser que alguien venga, no lea o no entienda el post y escriba un comentario exactamente como el que me has dejado. Menos mal.

  3. checho ibarra dice:

    jaja este post si me hizo reir. Creo que ni Huntington tiene un enfoque tan aislado de la realidad. La cultura, es una inversión que realiza el Estado y que a cambio no espera dinero, sino cosas un tanto mas abstractas como identidad, ideologia, sentido de nación, ciudadania, es decir desarrollo cultural y todo lo que pueda implicar. Desde ahi el analisis ya es fallido. Y si asi fuese, las reglas actuales del mercado cinematografico local son tan adversas a la producción local, que haria imposible alcanzar una recaudación que cubra los costes de inversión. No hay que dejar de verel cine en sus dos aspectos, como industria y como elemento cultural. sobre los gustos del jurado, jeje bueno, el conacine premia proyectos, guiones, cosas asi, que las pelis salgan mal es algo en lo que se tiene que ir mejorando.

  4. […] un tiempo escribí un post sobre los problemas que tenía la actual legislación que supuestamente promueve el cine en el […]

  5. […] un tiempo escribí un post sobre los problemas que tenía la actual legislación que supuestamente promueve el cine en el […]

  6. […] de una verdadera industria del cine en el país.  Parte del material del artículo lo plasmé en un post que escribí hace como dos semanas, el cual recibió comentarios bastante interesantes y twitts […]

  7. […] de una verdadera industria del cine en el país.  Parte del material del artículo lo plasmé en un post que escribí hace como dos semanas, el cual recibió comentarios bastante interesantes y twitts […]

  8. Julio Larrabure dice:

    A ver: la industria Argentina y la Brasilera son las que, actualmente, llevan la batuta en esta parte del mundo. La Mexicana, por el contrario, tiene buenos elementos aislados que han sabido colocarse en el extranjero, pero una industria como en los tiempos de Cantinflas, Negrete, María Félix y demás, ya fue ya. Su TLC se la comió. Además, las telenovelas le salen mucho más rentables. Para ver en qué anda el cine en Mexico, prueben ver “Intimidades de Shakespeare y Victor Hugo” (Pasaje 18 de Polvos Azules :P)

    Dicho esto, ambas industrias (la Argentina y la Brasilera) tienen iniciativas estatales para su financiamiento. No les regalan la plata, pero la tienen. Esto porque, me parece, saben perfectamente que el cine si es negocio y lo que vale tener una industria como esa en sus países.

    Vamos, el cine mueve miles de millones de dolares en todo el mundo ¿Cómo no puede ser negocio?

    Para que la industria sea una de verdad, debe producirse industrialmente. Y para eso, hace falta plata. No se trata de hacer películas que vayan de acuerdo con el público peruano, o que sean populares. Digamos, no se trata de inventar una película para un público imaginario ¿Qué es exactamente “el gusto popular”? No podemos garantizarle a todo el mundo, que tal o cual película va a ser de su agrado. Basta con ir al cine con tus amigos ¿A quién no le ha pasado que una película muy anunciada, de mucho presupuesto, gustó a unos y a otros no? Cuando vamos al cine a ver una película, prácticamente cada asistente ha visto una película diferente.

    ¿La película del “Grupo 5” no trató de acertar con lo llamado “gusto popular”? Y sin embargo, no tuvo mucho éxito en cuanto a taquilla que digamos.

    El asunto está en la oferta. Ofrecer varias películas. Los géneros y los públicos cinematográficos están fuertemente ligados. En cuanto a contenido, podría regresarse a eso… Pero falta producir industrialmente, y entonces regresamos al huevo y la gallina. Y a la única respuesta: No hay plata.

    ¿Dónde está en el negocio entonces? En saber hacerse de una tajada del pastel. Y para eso, hay que atender a los productores y cineastas, los exhibidores y las distribuidoras. Atender de forma diferencial (y no marginal) sus necesidades.

    En cuanto a la piratería, una nota aparte. Aunque es la excepción y no la regla, la película “Tropa de Élite” (Brasilera y extraordinaria) se filtró a la piratería antes del estreno. Un empleado logró sacar una copia de la edición final, nadie sabe como, y se multiplicó en el circuito pirata como pan caliente. Hoy, es la película que más taquilla ha tenido en Brasil, y ha ganado muchísimos premios internacionales.

    El tema es complejo, y da para mucho. Ahora, sólo he disparado algunos tiros al aire. Personalmente, creo que debemos reconocer que no estamos en la capacidad de competir libremente en el mercado mundial, por más “Teta Asustada” que tengamos. Personalmente, creo que si hace falta una iniciativa estatal. Pero una coherente. Y desgraciadamente, la coherencia no es la característica que más resalta en este gobierno, ni en el anterior, ni en el anterior a ese.

    • Mildemonios dice:

      Anónimo: Chequea el link al artículo que coloqué en el post. Ahí propongo varias opciones.

      Garry 1: Ahí hay dos detalles. Primero, que parte de las ganancias que una película peruana pudo haber sacado se lo lleva la industria de la microcomercialización informal de películas. O sea, la piratería. Y eso es un huevo de plata. Segundo, parte de la gracia es que los hacedores de películas peruanas no tienen por qué aprender a darle en el gusto a nadie, porque a los que tienen que contentar son los jueces de Conacine y nadie más que ellos. A menos que cambiemos el modelo.

      Garry 2: ¿Por qué lo harían? Cada uno representa a un aspecto de la actividad del cine. Cada uno tiene un incentivo definido. No debe sorprender que siempre ganen películas de estilo similar.

      Julio: No estaría tan seguro en que la industria del cine en México esté de capa caída. Está produciendo bien y además varios cineastas mexicanos están teniendo éxito en el mercado internacional. Más bien, si bien el cine puede llegar a ser un negocio millonario, como lo dices, por el otro lado produce cultura, que a todo país le interesa que haya. Así que no se le puede aplicar las mismas reglas que cuando se quiere promover la producción de azúcar o gas natural.
      Sobre eso del gusto popular, me parece que estás en un error. Eso se puede perfilar. Si no fuese posible, no existiría la carrera de marketing. Claro, no es una ciencia exacta, pero se puede hacer el esfuerzo. Yo no creo que eso se haga actualmente. Y es que no es necesario. ¿Para qué si tu película ya está prepagada por Conacine y un concurso que ganaste hace uno o dos años?

  9. garrymolero dice:

    A lo que me refiero es que justo estos jueces de conacine deberían beneficiar películas que estén mas ligadas al gusto popular de forma que se generé industria.

  10. garrymolero dice:

    Un asunto que conacine debería tener en consideración es que las películas que ganan sus concursos deberían estar un poco mas ligadas al gusto popular porque sino de donde sale la industria? La mayoria de la gente ve al cine peruano como una mala inversión, si van a pagar 15 lucas quieren que la película les haga pasar un buen rato y en ese aspecto estamos fallando mal. La teta asustada por ejemplo, por mas premios que tenga y todo, la película deja ese sin sabor a mala-inversión en el espectador popular.

  11. ANONIMO dice:

    ¿Y que opción mas sostenible sería esa?

  12. Julio Larrabure dice:

    (Y con esa pregunta al aire, quería preguntarte a ti qué te parecía, para que siga la discusión. Me gusta mucho el tema ^_^)

    PD: Agradecería que borraras este post, para no romper con el hilo.

    • Mildemonios dice:

      Julio 1: Buenas ideas. Alternativas hay un monton. Es solo cuestion de que nos decidamos a cambiar Conacine por una opcion mas sostenible.

      Julio 2: Y te cuento que las peliculas peruanas suelen ser hechas aunque sea en parte con capital extranjer tambien. Asi que en ese sentido no estariamos muy lejos de Mexico o Argentina.

      Julio 3: Ah, ése es exactamente el punto. El modelo de Conacine fomenta eso, precisamente. Parte del financiamiento es asistencialismo del Estado… y la otra mitad es capital español. Esto hace que la poca ganancia que se haga se vaya y no se pueda invertir aquí. ¿Te das cuenta? Es un círculo vicioso que nos condena a nunca tener una industria del cine floreciente y moderna.

      Julio 4: Con tu permiso no lo voy a borrar para ver si así otros se animan a comentar. Veo aquí en el Wassup que este post ha sido uno de los más leídos de mi blog en mucho tiempo.

  13. Julio Larrabure dice:

    Claro, la mayoría (si no es todas) las películas peruanas se hace con cooperación española. El problema es que, finalmente, como el capital es fundamentalmente extranjero, la plata que hace la película se va afuera. La industria cinematográfica mexicana como tal se fue a pique y sin retorno después de su TLC. La crisis afectó tremendamente el cine Argentino también, sin embargo, son paises que tienen una tradición cinematográfica histórica. Abastecen un público interno. Brasil, ni que decir: La mayoría de sus películas se han visto sólo ahí y jamás han salido del país. Recién están internacionalizándose.

    Más allá de las funciones que tiene Conacine, quizás la primera pregunta sería ¿el estado debe intervenir en estos asuntos? ¿o debemos dejarlo al mercado para lo regule solo?

  14. Julio Larrabure dice:

    Y por cierto, El laberinto del fauno, Los crímenes del padre Amaro y Amores perros se hicieron con capital extranjero (en su mayoría español). El cine mexicano se fue en picada cuando firmaron su TLC y no supieron poner las reglas de juego sobre sus bienes culturales. Y estamos hablando de un país con una tradición cinematográfica extensa…

  15. Julio Larrabure dice:

    Personalmente, estoy de acuerdo con lo que sostienes. Conacine es un programa asistencialista estatal. Sin embargo, el cruce económico de la industria del cine en el Perú lo requiere, al menos hasta que alguien lleve a cabo un plan para reactivar la industria.

    A grandes pinceladas, el asunto es revisar las agendas de los productores, los distribuidores y las exhibidoras, pues estos actores son los que llevan la batuta en cuanto a la industria se refiere. En el Perú, me parece que es bastante obvio que las exhibidoras están amarradas a las distribuidoras extranjeras. Basta ver la cartelera y notar que la mayoría de películas que se exhiben en los cines son mas o menos las mismas -salvando los cineclubs y afines-. Estamos hablando de películas producidas por las mayors cinematográficas, hechas con miles de millones de dolares ¿Cómo puede competir una productora nacional con ellas a la hora de exhibirlas? ¿Y cómo justifican las distribuidoras nacionales colocar una película nacional a competir en cartelera, si los exhibidores saben que no es negocio? Decir que es un deber cultural es muy bonito, pero vamos, esto es un negocio como cualquier otro.

    Creo que este asunto va más allá de las tendencia, y aunque “La Teta Asustada” nos traiga mucho orgullo, es la excepción y no la regla.

    En el Brasil, por ejemplo, el sistema cinematográfico funciona permitiéndoles a los productores colocar su película en la bolsa. Entonces, diferentes compañias nacionales y transnacionales compran acciones de la película y levantan el presupuesto, y al hacerlo, se ven beneficiados a nivel tributario.

    Es una buena idea, aunque personalmente creo que aquí no funcionaría (dado lo frágil que es la bolsa peruana) pero es un ejemplo.

    Argentina tiene un fondo estatal, el cual es armado en base a lo que se factura a nivel nacional en publicidad. Ahora, esta plata no la regalan, sino que la dan a préstamo con tasas de interes blandas. Esa es, por ejemplo, otra alternativa.

    Ambas iniciativas son estatales a modo de capitalizar el cine nacional, en tanto negocio y en tanto cultura, a sabiendas de que el negocio del cine mundial no es tan “liberal” como se pretende. Una película es un tipo de bien/servicio muy particular. No es como un pantalón o una camisa, y tampoco se rige por la oferta y la demanda y se regula solo por obra y gracia de la mano invisible.

    Conacine es una iniciativa asistencialista, si. Tiene sus problemas, también. Pero mientras el cine no sea un problema importante en el Perú, mientras no se le valore y no se forme una agenda pertinente al respecto, es lo único que hay.

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031